article-thumb
   

Alto mando chavista metió la mano en la “Operación Jericó”, según director del Foro Penal

Admin

Saimar De Santis.- “Operación Jericó” fue el nombre que difundió el presidente Nicolás Maduro para un supuesto plan de Golpe de Estado en el que diferentes puntos de Caracas, como la sede del SEBIN en Plaza Venezuela, el Ministerio de la Defensa y de Educación y el Banco Central, serían bombardeados.

El General Oswaldo Hernández, quien cumple condena acusado de formar parte de este plan, declaró durante su juicio que, mientras estuvo recluido en la Dirección General de Contrainteligencia Militar, recibió visitas de altos funcionarios del Gobierno Nacional y de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana.

Las declaraciones fueron reveladas por el abogado Alonso Medina Roa, del Foro Penal Venezolano, durante una rueda de prensa en la que se denunciaron diversas irregularidades en el juicio a los militares implicados en el caso.

La primera visita, relató Medina, fue del Capitán Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional. Hernández afirmó que el número dos del Gobierno Nacional le propuso que involucrara en el caso a diferentes oficiales y a representantes de la oposición política. Cabello le habría prometido borrar los cargos y enviarlo al exterior.

La otra visita habría sido de la entonces ministra de la defensa, Almiranta en Jefe Carmen Meléndez, quien también le ofreció involucrar a diferentes oficiales en la rebelión, incluyendo al General Vladimir Padrino López.

El dirigente del Foro Penal Venezolano señaló que este caso debe ser difundido y analizado, pues a su juicio deja en evidencia cómo día a día se violentan los principios del derecho, se desconocen las normas constitucionales, se atropella el Estado de Derecho. “Esto era un juicio para imponer una condena y no para hacer justicia”, finalizó.

Un juicio con muchas “vulgaridades”

Alonso Medina Roa declaró que el juicio con el que condenaron a entre siete y ocho años de prisión a los militares implicados en la “operación Jericó” hubo situaciones irregulares, que el abogado señaló como “vulgaridades”.

“Testigos presentados por el Ministerio Publico Militar se identificaron con número de cédula falso. Lo más triste es que no hubo un pronunciamiento por parte del tribunal”, indicó Medina. Además, aseveró que en el proceso hubo tortura y ningún organismo se pronunció por esto.

Otra irregularidad manifestada es que el juicio se hizo en Caracas, a pesar de que los hechos ocurrieron en la ciudad de Maracay. Además, a pesar de que el proceso fue rápido, el tribunal se ha tardado más de 20 días en publicar el texto íntegro de la sentencia necesario para ejercer el recurso de apelación, lo que denunciaron como “una violación más del debido proceso en Venezuela”.

Comentarios

comentarios