article-thumb
   

América incrementa medidas para controlar la caótica migración venezolana

El Cooperante | 27 agosto, 2019

Caracas.- Ecuador solicita visa a venezolanos que deseen ingresar a su territorio. Colombia implementa un plan de contingencia en el Puesto de Control Migratorio de Rumichaca, en Nariño, con el fin de evitar posibles incrementos en los flujos migratorios.El puente internacional Simón Bolívar colapsa de migrantes. En Perú y Chile se multiplican los actos de xenofobia y Estados Unidos todavía no aprueba el Estatus de Protección Temporal para venezolanos. Ha comenzado un caos en América y las medidas para regular el flujo migratorio, calificado como el más grande del mundo después del ocurrido en Siria, comienzan a incrementarse drásticamente.

Le puede interesar: Embajador René de Sola instó a los venezolanos a cumplir recaudos migratorios de Ecuador

El grupo de venezolanos que este lunes bloqueó el acceso a Ecuador en el puente internacional Rumichaca, en protesta a la exigencia de visa por parte del Gobierno de ese país, se convirtió en un punto de inflexión en la crisis migratoria que afecta a América desde hace varios años. Los migrantes venezolanos, que huyen de una pavorosa crisis política, económica y social, comienzan a padecer los efectos de los nuevos controles impuestos por varios gobiernos para evitar que se multiplique el caos. El control preferido es la visa, un documento al cual muchos venezolanos desesperados por la aguda crisis humanitaria no pueden acceder tan fácilmente.





La oficina del alto comisionado de la Organización de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), estima que más de 4 millones de venezolanos se encuentran fuera de su país. De ellos, al menos 464 000 solicitan asilo, mientras que 1 800 000 personas viven bajo otras formas legales de estadía en las Américas. La cifra puede elevarse a 5,5 millones de venezolanos al cierre de 2019.

De allí que las medidas para regular el flujo migratorio se incrementen. El éxodo ha provocado desde actos de xenofobia, hasta verdaderos caos en presupuesto público de países que han recibido a venezolanos. Colombia, que alberga al menos a 1,3 millones de venezolanos, recibió en julio una donación del Gobierno de Japón para aliviar lo que desde hace rato se convirtió en un problema para el país vecino.

“Los dos proyectos financiados en total representan una donación de 4,5 millones de dólares y ayudarán a aliviar la tensión institucional que se presenta en las zonas que registran mayor recepción de migrantes”, dijo en una conferencia de prensa el embajador de Japón en Colombia, Keiichiro Morishita.





La viceministra de Relaciones Exteriores de Colombia, Luisa Estella Jara, reconoció que el problema comienza a escaparse de las manos de las autoridades. “La crisis migratoria ha dejado todas las capacidades nacionales desbordadas”, aseguró.

 

Comentarios

comentarios