article-thumb
   

Amy Winehouse pudo rehabilitarse, pero su padre dijo que no le hacía falta

El Cooperante | 23 julio, 2018

Caracas.-Amy Winehouse podía rehabilitarse, pero su padre consideró que no hacía falta. El 27 de agosto de 2007, un doctor advirtió que si cuál sería el desenlace de la estrella si esta volvía a sufrir una sobredosis como la de ese día. En efecto, fue así. El 23 de julio de 2011, justo hace siete años, a las cuatro de la tarde, la Policía encontró el cadáver de la cantante junto a tres botellas de vodka en su casa de Candem.

Lea también: La noticia sobre la falsa muerte de Mr. Bean que propaga un peligroso virus

Los forenses no hallaron esta vez restos de drogas ilegales, pero sí 416 miligramos de alcohol por cada decilitro de sangre en su menudo cuerpo. Un nivel que supera con creces el considerado letal.





“Con la cantidad de heroína, crack, alcohol y cocaína que su hija lleva en las venas, es un milagro que no esté en coma, le dijo el doctor a la madre de Amy Winehouse, el 27 de agosto de 2007. La cantante tenía 23 años y acababa de sufrir su primera sobredosis. “Si se repite, morirá”, le advirtió el médico.

“Todos escuchaban su música, pero nadie conoció a la Amy real. Todo el mundo cree que sí, pero la mayoría ni siquiera sabía que ella escribía las canciones, que tocaba la guitarra o lo divertida, lista y feliz que era al principio. Una persona sana, que tenía amigos y gente que la quería. El problema vino cuando se hizo famosa y se volvió complicada”, contó Asif Kapadia, en conversación telefónica con ABC, desde Londres.

Kapadia dirigió el documental “Amy”. En la primera escena del documental queda constancia de esa Amy luminosa y llena de talento, a través de una grabación casera realizada en 1998 por una amiga. En ella puede verse a una desconocida niña de 14 años con un cigarro en la mano, sonriente y absolutamente relajada, cantando el “Cumpleaños feliz” como si fuera la misma reencarnación de Dinah Washington o Sarah Vaughan. Eran, a fin de cuentas, dos de sus ídolos juveniles.





Comentarios

comentarios