Conéctate con nosotros

Hola, ¿qué estás buscando?

La Lupa

Andrés Carrero trabaja en el Ministerio de Cultura y cuenta cómo "vive" con sueldo mínimo

“Tengo meses que no sé lo que es comer pollo o carne porque todo está muy caro, lo poco que uno consigue es para sardinas, mortadela o queso duro y por supuesto para comprar a mi hija lo que necesita, sus frutas y verduras, por lo menos”

Cortesía

Caracas / 11 jun 2021.- Cuando Andrés Carrero empezó a trabajar en la Fundación Biblioteca Ayacucho hace cuatro años el sueldo le alcanzaba para comprar pañales para su hija recién nacida, un poco de carne y verduras. Pero los bonos para compensar la "guerra económica" equivalían a unos 40 dólares. Hoy solo cobra diez millones de bolívares que son unos tres dólares, con lo que solo puede comprar una harina de maíz y medio kilo de queso.

Lea también: Frank Medina es sargento mayor y tuvo que trabajar como taxista para sobrevivir: "El Ejército no es opción"

En 2017, Andrés estaba desesperado porque había nacido su única hija y estaba desempleado. Había regresado de Colombia donde trabajó unos meses vendiendo caramelos para comprar la cuna y pañales para su Mariana, su bebé . Pero, al nacer decidió regresar a país y "resolver" con lo que reunió estando en la nación vecina donde actualmente viven al menos 1.729.537 venezolanos, según Migración Colombia.

200 dólares lo acompañaban en aquel entonces, pero eso se volvió sal y agua. Así que recurrió a una amiga de su familia para que le consiguiera trabajo en "algún ministerio" para tener más beneficios.

"Sabía que tenía que buscar algo fijo, los 200 dólares que logré reunir se me fueron en ropa y pañales para la bebé. Todo lo hice por mi hija y vivir en el extranjero no es bueno. Trabajas como perro, pero vives como rata", comentó vía telefónica a El Cooperante.

Una amiga le ofreció trabajo como asistente bibliotecario, ya que solo es bachiller. Ella le advirtió que ganaría sueldo mínimo, "pero, siempre nos dan bonos".

"Recuerdo que empecé ganando unos 800.000 bolívares, eso no me alcanzaba para comprar pañales para mi hija recién nacida, un poco de carne y verduras. Pero, por la guerra económica el ministro Villegas lanzaba unos bonos de guerra que llegaban hasta a 20 millones, más de 40 dólares".

Para Andrés lo primordial es su Mariana, de quien se hace cargo luego de haber terminado la relación con la madre de la niña. Vive solo con su mamá que es maestra jubilada y cobra "casi lo mismo".

Todo cambió

Mal que bien, el hombre de 38 años lograba sobrevivir. Algunas veces trabajaba como ayudante en el mercado de San Martín o como ayudante de mudanzas para "completar el salado".

Anuncio. Desplácese para continuar leyendo.

En el Ministerio hacian casi de forma mensual unas jornadas donde les daban proteínas -huevos, carne, pollo y mortadela- que le ayudaban bastante. Además, recibían bonos cada cierto tiempo para compensar el salario mínimo.

En diciembre de 2019, antes de la llegada de la pandemia, Andrés cobró el bono navideño. Dijo no recordar exactamente el monto, pero le alcanzó para comprar los ingredientes para hacer hallacas. Recibió una pieza de pernil y el "bono hallaquero".

Esos fueron los últimos beneficios "fuertes" que recibió Andrés. Con la llegada de la pandemia en marzo de 2020, todos los beneficios se paralizaron o al menos para empleados que no cumplen funciones por la pandemia.

Ayudas seleccionadas

Andrés denunció que desde abril del año pasado, paralizaron la entrega regular de bolsas de comida y los bonos por guerra económica.

"En Ayacucho solo reciben bonos los amigos de los jefes o quienes están trabajando por una o por otra razón: empleados administrativos y obreros. A los demás nos han dejado a un lado. Para que nos dieran una bolsa de comida en cuarentena pasaron varias semanas y estuve pasando trabajo porque por la misma pandemia no salía ningún tigrito", lamentó.

Aseguró que empleados que ocupan puestos administrativos o en la gerencia siguen recibiendo bonos mensuales en bolívares que equivalen hasta a 20 dólares, mientras los demás “mueren de hambre”.

“Yo me las he ingeniado, con los bonos que me dan por el sistema patria he invertido comprado dólares y vendo cigarros, revendo dólares, he limpiado patios, he hecho trabajos de albañilería, pero la verdad es que solo gano 10 millones después del aumento del 1 de mayo. Esto no lo aguanta nadie”, reprochó. “Tengo meses que no sé lo que es comer pollo o carne porque todo está muy caro, lo poco que uno consigue es para sardinas, mortadela o queso duro y por supuesto para comprar a mi hija lo que necesita, sus frutas y verduras, por lo menos”.

Andrés dijo desconocer si es una política del gobierno de Maduro que solo los empleados activos reciban estas ayudas o si existe alguna irregularidad dentro del Ministerio de Cultura.

“Me parece extraño que la ayuda sea para pocos cuando el ministro sabe lo difícil que está la situación, ahora más que nunca todos necesitamos bolsas de comida, proteínas y apoyo”, enfatizó.

Anuncio. Desplácese para continuar leyendo.

Este 17 de mayo, el Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de maestros (Cendas) compartió el precio de la Canasta Alimentaria Familiar -CAF- de abril, la cual se ubicó en 321,34 dólares, un equivalente a 803.372.610,22 bolívares. Con respecto al mes de marzo, aumentó Bs. 190.471.665,22 o $76,18.

Tras el más reciente ajuste salarial que ordenó la Administración de Maduro, se necesitan 446,31 salarios mínimos mensuales y 14,87 salarios mínimos diarios para poder cubrir la canasta familiar.





Artículos relacionados

Destacados

Al replicar el comunicado en su cuenta de Twitter, Vladimir Padrino López subrayó que, mientras Faller visita Puerto Carreño, "se realizan ejercicios Tradewinds en...

Deportes

Según la Asociación Uruguaya de Fútbol, el presunto implicado, del cual no se reveló la identidad, regresará a la capital de Montevideo, "donde se...

Nacionales

El mandatario socialista fijó un plazo de 60 días a la comisión para solucionar "el hacinamiento de los centros de detención preventiva del país"

Destacados

El Ejecutivo no ha revelado cifras oficiales acerca de cuántas personas se han vacunado con la primera y segunda dosis de los fármacos disponibles