Conéctate con nosotros

Hola, ¿qué estás buscando?

La Lupa

Apure: Una guerra irregular no se gana con arengas

Los 8 militares secuestrados por grupos violentos en Apure están libres. Una buena noticia, que no debe opacar que hay dos soldados desaparecidos. Deseo que tengan la misma suerte de sus 8 compañeros. Se debate si fue negociacióno rescate. Pienso fue una negociación. El gobierno optó por la estabilidad y no profundizar una guerra que arroja un resultado que no es satisfactorio. Si bien las acciones de las FAN tuvieron efectos en los grupos violentos, la lección es que una guerra irregular no se gana con arengas o discursos vocingleros sino con una comprensión de lo que este tipo de guerra implica

FANB elcooperante

Caracas. El día 31-5-21 el Ministerio de la Defensa anunció el rescate de 8 militares
secuestrados e informó que dos soldados siguen desaparecidos. Los profesionales liberados están en buenas condiciones.

Me alegra la liberación de los uniformados, que se hallen bien, y estén junto a sus familias. También es mi deseo que los dos militares desaparecidos sean encontrados en buen estado, y regresen a sus hogares. Mientras se buscan, no olvidarlos. Parte del "ethos de la profesión militar" es que "uno no muere por la patria, sino por sus compañeros". En sencillo, no se abandona a compañeros de armas. 

Aunque no me pareció correcta la foto de los soldados con una lata de Pirulín y un Cheetos. No porque no los puedan comer o quieran mostrar su alegría por estar libres -más que justificada- pero cierta solemnidad aplica porque todavía hay dos compañeros desaparecidos. Hubiera sido más formal.

Pero lo anterior no es algo solo de los militares. Esa es la sociedad venezolana. Opositores que se llenaban -o llenan- la boca con discursos tipo "genocidio silencioso" (de lo que llaman "la estructura criminal") se registraron con explicaciones "sensatas" para recibir su vacuna "porque es mi derecho". Qué duda cabe que es su derecho - deseo que el plan de vacunación que adelanta el gobierno sea exitoso, y se inmunice a millones de venezolanos- pero me crea ruido registrarme en un sistema de una "estructura criminal" que me "extermina de manera silenciosa".

Afortunadamente no pienso de esa manera. Pero así es el mundo de las élites, a la que le encantan sus bizarras contradicciones de discursos muy intensos pero siempre aprovechan las políticas del Estado, buenas, regulares, o males, antes de 1998 y ahora, a pesar de su discurso irresponsable. Cuando las élites tengan seriedad, tal vez la sociedad las respete.   

Vuelvo con el análisis de la liberación de los 8 militares ¿Fue una negociación o un rescate? Pienso fue lo primero. En el video "fe de vida" que los militares enviaron y en el cual mencionaron a Diosdado Cabello, es un indicador que fue una negociación.

Cabello tiene fama de "deal maker", forzados o consensuados, pero es la persona para las tareas difíciles, probado en otros momentos como su juramentación el 13-4-02 mientras Chávez regresaba al poder, cuando acompañó a Leopoldo López durante su entrega en 2014, o la reunión que tuvo con Guaidó en vísperas del 23-1-19.

Luce que si fueron liberados, Cabello tiene algún crédito. De hecho, estuvo en el aeropuerto para recibir a los uniformados, junto a Padrino y Ceballos. En su programa del día 2-6-21 afirmó que "en lo personal, estoy muy alegre" por la libertad de los uniformados. Algo tuvo que ver.   

El gobierno negoció la libertad de los soldados porque ponderó más la estabilidad política y de la institución militar que una operación contra grupos violentos. Es decir, no se atrevió a romper con el status quo en la frontera, a pesar que cuando se iniciaron las operaciones en marzo, el discurso de los jefes militares fue de arengas, de "sobrados". En cambio, el tono del último comunicado de fecha 31-5-21 es modesto.

Anuncio. Desplácese para continuar leyendo.

"En cumplimiento de instrucciones precisas impartidas por el ciudadano Nicolás Maduro Moros, Presidente Constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, nuestro Comandante en Jefe, continuaremos combatiendo a las organizaciones delictivas que pretendan usar el sagrado territorio nacional para ejecutar delitos transnacionales que afecten la paz, el desarrollo y la estabilidad del país".

Pero antes de este comunicado, el tono era de arenga, de victoria. El comunicado del 15 de mayo destacó que:

"En estricto cumplimiento de los lineamientos impartidos por el ciudadano Nicolás Maduro Moros, Presidente Constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, nuestro Comandante en Jefe, ratificamos el inquebrantable compromiso de garantizar la integridad territorial y soberanía de la nación, lo cual no es negociable, reiterando contundentemente, que no toleraremos grupos armados al margen de la ley, en ningún espacio de la geografía nacional ¡Venezuela se respeta!".


Se pasó del "estricto cumplimiento" en mayo al "en cumplimiento" en junio.

En el comunicado del 26 de abril la FAN aseguró:

Reiteramos la firme decisión de consolidar un estado Apure absolutamente libre, devolviendo la paz y la tranquilidad a los habitantes de la zona.

En este sentido, por órdenes precisas del ciudadano Nicolás Maduro Moros, Presidente Constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, nuestro Comandante en Jefe, continuaremos e intensificaremos las operaciones militares que permitan neutralizar cualquier reducto de estos delincuentes, a los que combatiremos sin descanso con todas las fortalezas morales y materiales hasta su total expulsión y derrota definitiva".

En el último comunicado del 31-5-21, ya no se habla de "un Apure libre". Es evidente que hubo un cambio en la intensidad del lenguaje. Hoy el tono es menos retador, sino afirmaciones más generales tipo "continuaremos combatiendo" o "seguimos en batalla" como tuiteó Ceballos Ichaso el día 3-6-21, expresiones que pueden significar muchas cosas.

Profundizar las operaciones en Apure cuando los resultados no son satisfactorios, pudo alterar la estabilidad política y romper un equilibrio dentro de las FAN. Con una negociación, se evitó. Mucho más cuando la situación fue una guerra real, no maniobras, en un país que no tiene tradición de "enviar a sus muchachos" a la guerra para que eventualmente regresen en "bolsas de color negro" como es en EUA, por ejemplo.

Nuestra cultura es diferente como revelaron los testimonios de madres preguntando por sus hijos y que reclamaron que no tienen información sobre su estado. Somos una cultura afectiva y que espera que quienes están en el servicio cumplan su período o hagan su carrera sin contratiempos, para pasar a retiro o licenciarse del servicio. Las FAN se vieron ante una operación militar de verdad y posiblemente se dieron cuenta que las arengas, consignas, el "tono sobrao", y los manuales no son suficientes.

Optaron por evitar el peor escenario que era que asesinaran a todos o a algunos de los soldados o un largo secuestro. Se decidió por la estabilidad y no por ganar una guerra irregular cuyo criterio de victoria es difuso.

Hay que ver lo que hubiese significado en el plano político y en el plano militar si Maduro hubiera dicho algo como, "Las operaciones siguen, el riesgo de morir es parte de la vida militar...", y los soldados hubiesen sido ejecutados. En este escenario, era posible una crisis política y militar porque las FAN hubiesen responsabilizado al gobierno de una decisión no recomendada por los militares. La presión sobre el alto mando sería intensa.

Es lo que Cabello dejó ver en su programa del día 2-6-21 cuando habló de la liberación de los soldados. Dijo que para muchos eran "trofeos para los enemigos de Venezuela". En esta lógica, actuó el gobierno. Evaluó que mantener la situación de secuestro podría tener un desenlace-ejecuciones, nuevos secuestros- que pusiera a los soldados como "trofeo" para sus adversarios. El gobierno lo evitó. Fue una decisión correcta desde el punto de vista político. Desde el punto de vista militar, la decisión revela que el análisis estratégico no fue el correcto.

Anuncio. Desplácese para continuar leyendo.

II

Hay dos cosas pendientes a partir de esta liberación o rescate.

La primera es que hubo una negociación entre el gobierno y los secuestradores ¿qué acordaron? ¿es lo que se dice en redes sociales, que las FAN se retiran de la zona u otro acuerdo? (un retiro parcial, un "taima" para proseguir luego las operaciones, un retiro mutuo).

Es lo que no está claro y se verá en el día a día de las zonas involucradas en las operaciones militares.

La segunda, el impacto de esta experiencia dentro de las FAN. Principalmente porque el alto mando es muy de arengas, vocinglero, y una experiencia real de combate los aterrizó en el mundo real de una guerra, porque si bien su estrategia fue racional en el sentido de emplear fuerzas especiales, no funcionó. Las FAN pudieron salir peor -por ejemplo, nuevos secuestros ejecuciones de los retenidos- pero tampoco salen ilesas. No fue una victoria militar aunque se presenta así, como una exitosa "operación de extracción".


El orgullo militar y la competencia profesional están heridas aunque se haya preservado la vida de los soldados. Si las FAN dejarán eso así o harán una revisión de sus estrategias, ahora que hay una experiencia real, es lo que se verá en el tiempo.

O quedarán como unas FAN para desfiles y como aparato pretoriano para defender al gobierno en la lógica de la Doctrina de la Seguridad Nacional. Una institución que tendrá limitadas capacidades para la defensa exterior, pero fuerte para defender al gobierno. O replanteará su enfoque: reforzar la tesis de una guerra convencional y lo irregular dejarlo a cuerpos élite, militares, paramilitares o policiales que aborden este tipo de conflictos.
Las FAN tendrán que analizar esta experiencia y evaluar sus capacidades y competencia profesional para operaciones irregulares.

Sin pretender ser conocedor del tema o de los "expertos de seguridad y defensa" y "de temas militares" de Venezuela, opino que el error estratégico de las FAN fue no asumir plenamente lo que significa una guerra irregular. Como comenté, la racionalidad de las operaciones militares no fue mala, pero en una guerra irregular no es suficiente. Al menos para la doctrina militar norteamericana, un conflicto irregular tiene dos aspectos fundamentales.

El primero, la población civil no es periférica sino central. La victoria no es solo militar sino política, de legitimidad. Si bien al principio las FAN comunicaron la lucha por la legitimidad de la población, luego se dejó por los mensajes sobre las operaciones militares solas en el discurso de arengas.

La legitimidad supone plazos más largos que una operación militar, en la que se enfocó el alto mando. Quizás la estrategia fue que una rápida y contundente respuesta militar venezolana promovería un fin político último: coordinar y conversar con el gobierno de Colombia. Esto no se logró. Incluso, ni siquiera se conoce la respuesta de la ONU a la carta enviada por el gobierno para el tema de las minas. Políticamente, la operación fracasó y
el gobierno quedó aislado en acciones militares sin un objetivo político.

Anuncio. Desplácese para continuar leyendo.

"Clausewitz-vianamente" como afirma Garard (2021), para el autor de "De la guerra" la táctica y la estrategia se definen en función de la lógica de cada una. La lógica de la táctica es la victoria en el campo de batalla. La lógica de la estrategia es el empleo de las victorias tácticas como medios para alcanzar los fines de la guerra. Es decir, los medios se emplean al servicio de los fines. En el caso de Apure, al no haber victorias tácticas, el fin político de la legitimidad -para el gobierno, lograr hablar con la administración de Duque- no se cumplió. La guerra quedó en un limbo que aprovecharon los subversivos.

El segundo aspecto fundamental de una guerra irregular es que solamente las operaciones militares no garantizan la victoria. El grupo irregular buscará un conflicto prolongado para agotar al ejército regular y para ese propósito empleará, entre otras acciones, el secuestro que fue lo que sucedió en Apure. Los grupos violentos lograron agotar la capacidad de las FAN en el sentido que el precio a pagar por seguir las operaciones militares con
uniformados secuestrados, era muy alto. 

Pienso que las FAN calcularon que una operación militar rápida sería suficiente pero obviaron el tipo de terreno en el cual esa operación se daría: uno irregular, en el cual la victoria es más política que militar. Este error estratégico se combinó con un estilo de arengas que no ayudó al éxito militar y político.

III

En la opinión opositora se afirma que la liberación de los militares fue al precio de dejar que los grupos irregulares operen a sus anchas en Apure. No comparto la opinión. Si bien las FAN no salen bien paradas de esta operación militar, los ataques que llevó a cabo tuvieron consecuencias en los grupos violentos. Por eso secuestraron a los 8 militares.

Fueron los "bargain chips" para negociar con el Estado el cese de las operaciones militares porque éstas golpearon a los grupos irregulares. El problema se presentó en la creencia de las FAN que ir a Apure sería cuestión de días o semanas, y la victoria estaba asegurada con arengas. Que derrotar a grupos violentos sería "pan comido", porque las FAN centraron sus esperanzas en el uso de fuerzas especiales y acciones de saturación en el terreno.

Esto no fue así, pero no supone que al conversar con los grupos irregulares, las FAN cedan su meta de cuidar el territorio. El debate -si ocurre dentro de la institución militar- es cómo adelantar la expulsión o poner a raya a los grupos irregulares y se tenga éxito, especialmente en un contexto irregular que por definición tiene límites borrosos. Son conflictos que
pueden durar décadas sin una clara victoria.

Lo que puede suceder es que las FAN redefinan su estrategia para abordar la presencia de estos grupos dentro de Venezuela. Algo como una "retirada táctica" porque proseguir con la estrategia que se venía, no daría resultados y, más bien, se convertiría en un problema político y militar para el gobierno y para las FAN.

Hoy se regresa a la zona difusa entre la presencia del Estado y de grupos irregulares. En el medio, está la población con su vida entre el Estado y el mundo de los grupos violentos.

No se entregó Apure. Tampoco se recuperó. Se vuelve al 21-3-21 pero con una experiencia en el terreno ¿Se quedará el status quo de marzo o el Estado evaluará sus estrategias para que las FAN como instrumento de la nación, ejerzan soberanía en esa parte del territorio nacional?

Anuncio. Desplácese para continuar leyendo.




Artículos relacionados

Destacados

Al replicar el comunicado en su cuenta de Twitter, Vladimir Padrino López subrayó que, mientras Faller visita Puerto Carreño, "se realizan ejercicios Tradewinds en...

Deportes

Según la Asociación Uruguaya de Fútbol, el presunto implicado, del cual no se reveló la identidad, regresará a la capital de Montevideo, "donde se...

Nacionales

El mandatario socialista fijó un plazo de 60 días a la comisión para solucionar "el hacinamiento de los centros de detención preventiva del país"

Destacados

El Ejecutivo no ha revelado cifras oficiales acerca de cuántas personas se han vacunado con la primera y segunda dosis de los fármacos disponibles