article-thumb
   

“Aquí cuentan conmigo”: Médico venezolano dirige escuela de medicina en Chile

El Cooperante | 24 marzo, 2018

Caracas, 24 de marzo.- El médico venezolano Francisco Arocha fue escogido para ser el primer director de la recién abierta Facultad de Medicina en la Universidad de Atacama, una zona desértica al norte de Chile.

Lea también: EEUU donará 10 millones de dólares para ayudar a desplazados venezolanos

En la Universidad de Atacama no existía la Facultad de Medicina; sin embargo, el proyecto de abrir esta línea estaba planteado. Hasta hace unas semanas la oferta era de carreras relacionadas con la ingeniería, sobre todo por la zona que los rodea: minas de cobre, oro, hierro. “Aquí fue donde ocurrió el accidente de los 33 mineros”, apuntó el doctor.





Pensó que podría ofrecer algunas horas de clases en la institución, pero en la Universidad quisieron algo más. “Me contactaron desde la universidad. Vieron en mi curriculum lo que había hecho durante 25 años en La Universidad del Zulia, que había publicado 15 trabajos científicos en revistas internacionales y les gustó. Me pidieron que les ayudará a hacer el diseño curricular de la carrera, de las asignaturas. Comencé en junio del año pasado”, detalló Arocha.

Un buen día dijeron que necesitaban a alguien para el cargo de director y le preguntaron: ¿Usted está interesado? “Les dije que no, yo no quería dejar mi consulta, a mis pacientes. Pero ellos llegaron a un acuerdo con la dirección del Hospital para compartir mi tiempo entre la atención médica y el trabajo en la universidad. Así fue que acepté el cargo, en diciembre”, narró.

Francisco Arocha viajó junto a su esposa e hijo menor para reencontrarse con sus dos hijos mayores, Manuel Francisco y Andreina Elizabeth, quienes decidieron en el año 2015 emigrar a Chile después de vivir amargas experiencias con la inseguridad y la persecución política. En el caso de su hija, por ser activista de un partido opositor al gobierno venezolano.





Pasó poco más de un año –noviembre del año 2016–, después de la graduación como Contador Público del menor de los Arocha, el profesor, su esposa y Ricardo Andrés dejaron su hogar en Maracaibo para comenzar una nueva vida, ahora como extranjeros.

Mis hijos impulsaron esta decisión, ya tenía casi un año sin verlos. Ellos nos decían que estaban preocupados, que veían las noticias sobre los disturbios y los muertos; nos pedían que nos fuéramos y que nos ayudaban a empezar nuestra vida en Chile”, cuenta Arocha.

En los últimos meses, antes de emigrar, la mayoría de los pacientes del profesor murieron por falta de antibióticos. “Yo trato a personas con infecciones graves, como la septicemia; es algo muy frustrante… En mi caso, sufro de tensión alta y ni siquiera como médico podía conseguir la medicina que debo tomar. Aquí en Chile la consigo en todos lados. Es evidente que hay una crisis de sanidad, si no ¿cómo se explican los miles de venezolanos que a diario atraviesan las fronteras de Brasil y Colombia en busca de un mejor futuro?”, cuestionó.

Para leer la entrevista completa realizada y publicada por El Pitazo, haga click aquí.

Comentarios

comentarios