Connect with us

La Lupa

Argentina abre investigación contra el régimen de Nicaragua por crímenes de lesa humanidad

Tanto Daniel Ortega como su esposa Rosario Murillo aparecen en la lista de todos los involucrados en la violación de los derechos básicos de sus opositores, represión que ha dejado más 335 asesinados, más de mil presos políticos y millares de nicaraguenses exilados. La justicia argentina se ampara en el principio de jurisdicción universal reconocido en su constitución

Foto del avatar

Publicado

/

Caracas.- Un fiscal en Argentina inició una investigación penal contra el dictador Daniel Ortega, su esposa y las altas autoridades del régimen para determinar si cometieron crímenes de lesa humanidad en Nicaragua. Un hecho que la justicia argentina basa en el principio de jurisdicción universal reconocido en su Constitución.

Lea también: Esta es la mujer que engañó a emigrantes venezolanos para enviarlos a Martha's Vineyard

Según publicación del medio argentino Infobae, la causa comenzó a partir de una denuncia presentada por los abogados Darío Richarte y Diego Pirota contra el mandatario nicaragüense, su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo; y todos aquellos funcionarios que integren el aparato represivo que persiguió a opositores políticos desde abril de 2018.

Dichos informes indican una serie de etapas en la estrategia represiva del régimen de Ortega, que ha dejado al menos 355 asesinados en el país, un millar de presos políticos y más de 100 000 nicaragüenses en el exilio. Según la denuncia judicial, a la que tuvo acceso Infobae, entre los elementos característicos de la represión en Nicaragua actualmente “se destaca la detención de un nuevo grupo de personas identificadas como opositoras al Gobierno”, entre ellos siete aspirantes a la presidencia, activistas políticos, figuras públicas de la vida política del país, extrabajadores de organizaciones de la sociedad civil, líderes estudiantiles, representantes campesinos y periodistas.

La denuncia de los abogados Richarte y Pirota también resalta los ataques reiterados contra miembros de la Iglesia, especialmente contra el obispo dela diócesis de Matagalpa, monseñor Rolando Álvarez, quien permanece en arresto domiciliar desde el 19 de agosto. La denuncia judicial radicada en Buenos Aires pide, entre otras cosas, que sean citados a una declaración indagatoria los máximos responsable del régimen de Daniel Ortega y que también puedan declarar como testigos las víctimas de la represión y sus familiares.

Como primera medida, el juez Lijo ordenó enviar un exhorto a la Justicia de Nicaragua y le pidió a la Cancillería argentina que “arbitre los medios necesarios para solicitar a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que informe si se han iniciado procesos referidos a los hechos mencionados en el presente”, relató el medio de comunicación argentino.

Advertisement

El fiscal Eduardo Taiano explicó que la justicia federal argentina está facultada para investigar esos delitos en base al artículo 118 de la Constitución, que reconoce el principio de jurisdicción universal, y los compromisos internacionales asumidos por ese país que “establecen el deber de los tribunales internos de investigar en nombre de la comunidad internacional con independencia del lugar donde se hayan suscitado (conforme párrafo sexto del preámbulo del Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional)”.

Entre los acusados de cometer crímenes de lesa humanidad se encuentran el jefe de la Policía Nacional, el comisionado general Francisco Díaz; el asesor presidencial, Néstor Moncada Lau; el jefe del Ejército de Nicaragua, el general Julio César Avilés Castillo; el ministro de transporte, general en retiro Oscar Mojica; el presidente de la Asamblea Nacional, el diputado Gustavo Porras Cortés.

Otros acusados son: el director del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, Roberto López; el asesor presidencial en temas de defensa y seguridad, Oscar Valladares; la exministra de salud, Sonia Castro; y el presidente del Banco Central de Nicaragua, Ovidio Reyes Ramírez.

En la denuncia presentada describe el contexto social y político que se vive en Nicaragua desde 2018. Y lo hace a partir de una serie de informes e investigaciones realizados por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, el Consejo de Derechos Humanos (ONU), la Organización Amnistía Internacional, el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), la Federación Internacional por los Derechos Humanos (FIDH), el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH), y el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes para Nicaragua.



Advertisement

Tendencias