article-thumb
   

Arias Cárdenas: “El bachaqueo ataca y destruye los planes de Chávez”

Christhian Colina

Christhian Colina.- El gobernador del estado Zulia, Francisco Arias Cárdenas, aseguró la mañana de este domingo que el bachaqueo más allá del problema económico que representa ya forma parte de la cotidianidad de los venezolanos. “Tiene que ver con la viveza criolla (…) Es decir, por las puertas del cielo primero yo, que mi padre. Esa es una visión irresponsable de las cosas que tenemos que trabajar, en conjunto con los medios de comunicación (…) El bachaqueo ataca y destruye los planes de Chávez”.

El mandatario local manifestó que el bachaqueo y el paramilitarismo son dos de los grandes desafíos que afrontan en la entidad, pero que su “relaciones permanente” con el presidente Nicolás Maduro le ha permitido enfrentar el escenario. “Tenemos problemas, obviamente, la propia situación de frontera porque si en algún sitio se concreta el hecho final del contrabando es precisamente ahí (en la frontera), ahí es donde está el intercambio, ahí está el motor de los succionadores que llevan cantidad de productos, combustible, lubricantes y alimentos hacia Colombia”, denunció.

Entrevistado en el programa José Vicente Hoy, transmitido por Televen, Arias Cárdenas reveló que en la zona no se da un “contrabando tradicional”, ya que a este se le suman “nuevos ingredientes”, como las mafias provenientes del paramilitarismo colombiano y el factor de violencia, que “es un ilícito demasiado rentable”, que se une a otros elementos como el sicariato y el cobro de vacunas.

Asimismo, propuso nuevamente que en la frontera se expendan los productos a otros precios fuera de los regulados y que puedan ser pagados en pesos colombianos. “Hemos planteado el tema de vender los productos de frontera a precios internacionales o por debajo, a peso colombiano o en divisa extranjera. También la posibilidad de que los estudiantes que viajen a Venezuela paguen en divisas” para evitar que paguen con bolívares del mercado negro, igualmente en el caso de las clínicas y hoteles.

Comentarios

comentarios