Conéctate con nosotros

Hola, ¿qué estás buscando?

Destacados

Arráiz Lucca sobre Rómulo Betancourt: «La vigencia de su pensamiento es permanente»

A Betancourt le tocó enfrentar con coraje a los extremos de derecha e izquierda; sufrió un atentado; varios alzamientos militares y durante sus gobiernos se construyeron centenares de obras materiales e inmateriales. Para Arráiz, «la vigencia del pensamiento de Betancourt es permanente porque la democracia es el destino de los venezolanos»

Caracas.-  Un saco beige, pantalón blanco, lentes y sombrero de pajilla acompañaban a Rómulo Ernesto Betancourt Bello desde muy joven, quien en su trinchera como estudiante se desempeñaba como activista político y organizaba clandestinamente los comités del Partido Democrático Nacional, mejor conocido por sus siglas PND. Se había convertido en una leyenda, pues en los años 20 del siglo pasado Venezuela era gobernada por el dictador Juan Vicente Gómez y el país desconocía la democracia.

Rómulo Betancourt nace el 22 de febrero de 1908, en Guatire, un pueblo para aquel entonces lejano a Caracas. Un tiempo después de haber convertido las tertulias clandestinas y manifestaciones de calle en hechos políticos, fue dos veces presidente de la República. Fundador del partido Acción Democrática (AD), reformó la Constitución de 1947, impulsando la democratización a través de elecciones universales, secretas y directas. Funda la Organización de Países Exportadores de Petróleo; dio inicio a la construcción del puente sobre el Lago de Maracaibo, además de los canales de penetración agrícola y tomó la decisión fundamental de arrancar la construcción del Guri, la central hidroeléctrica -que cuando se inaugura en el gobierno de Raúl Leoni- pasa a ser la segunda en el mundo.

De carácter recio y siempre adelantado al futuro, combatió con gallardía al comunismo y sufrió un atentado en Los Próceres ordenado por el dictador de República Dominicana, Rafael Leonidas Trujillo.

«Yo soy un presidente que ni renuncia ni lo renuncian», dijo el 13 de febrero de 1962, en un histórico discurso en El Silencio, cuando ya enfrentaba rebeliones militares, la primera división de Acción Democrática y sus detractores lo criticaban por duras reformas económicas que a la postre, derivaron en saneamiento de la situación fiscal del país y en el crecimiento de 5,8% del Producto Territorial Bruto.

La democracia como destino

En conversación con El Cooperante, el historiador y doctor Rafael Arráiz Lucca cuenta cómo aquel joven se convierte durante el siglo XX en un hacedor de la democracia. 40 años después de muerte, su pensamiento continúa vigente en el país.

“Siempre estará vigente en la medida en que la democracia sea en Venezuela un proyecto inconcluso (…) La vigencia del pensamiento de Betancourt es permanente porque la democracia es el destino de los venezolanos. El mejor sistema político para alcanzar la libertad es el de un estado de derecho. Un gobierno que se rija por las leyes y una sociedad abierta que pueda elegir libremente a sus gobernantes y siempre que ello ocurra, el nombre de Betancourt estará entre los primeros”.Rafael Arráiz Lucca.

Betancourt no era el único joven interesado en un cambio sustancial en la forma de hacer política en Venezuela. En sus ideas lo acompañaron Luis Beltrán Prieto Figueroa, Ricardo Montilla, Raúl Leoni, Gonzalo Barrios y Valmore Rodríguez.

Aquel estudiante con lentes, sombrero de pajilla y una icónica pipa estaba convencido de lograr -lo que llama Arraiz- “una democracia liberal representativa”, por lo que en los años 40 se inician negociaciones para establecer el sufragio universal, directo y secreto. Tras varios intentos fallidos, Betancourt, junto a importantes dirigentes de AD, y en actuación conjunta con un grupo de la Fuerza Armada, derrocan al general Isaías Medina Angarita en un golpe de Estado el 18 de octubre de 1945, denominada la «Revolución de Octubre»

“Gracias al golpe del 18 de octubre se convocaron unas elecciones para la Asamblea Nacional Constituyente en las que por primera vez en la historia votaban las mujeres por ser elecciones universales, directas y secretas, se redactó una constitución absolutamente democrática, y se convocaron unas elecciones donde ninguno de los siete miembros de la junta revolucionaria de gobierno se presentó como candidato (…) Gallegos ganó con una gran holgura. De modo que esos son los hechos y eso apunta que la democracia liberal representativa se instituye a partir de esos hechos del 18 de octubre de 1945”.Rafael Arraiz Lucca.

Arráiz asegura que en aquel golpe del 45 se unieron dos grupos con modelos políticos antagónicos: el de Betancourt, considerado como democrático, y el de Marcos Pérez Jiménez y Delgado Chalbaud, como gobiernos militares.

Dos gobiernos de Betancourt: errores y logros

Betancourt fue presidente interino de Venezuela en el período 1945-1948, y presidente constitucional entre 1959 y 1964, dejando un extenso legado. El más importante de ellos: la República.

Anuncio. Desplácese para continuar leyendo.

«Hay una gran diferencia entre el Betancourt del primer gobierno y el segundo. Diez años de exilio no pasan en vano en la personalidad de un hombre. La diferencia fue sustancial. Él aprendió de los errores: Betancourt reconoció que los gobiernos de él y el de Gallegos incurrieron en prácticas sectarias y que a partir de 1958 cuando se firma el Pacto de Puntofijo, se imponía un cogobierno entre las fuerzas democráticas venezolanas porque para entonces había suficientes pruebas de que un sector importante de la Fuerza Armada no quería la instalación de la democracia. De modo que el segundo gobierno ha tenido la experiencia del exilio de 10 años y el aprendizaje de la necesidad de formar gobierno en alianza con otras fuerzas democráticas como lo hizo con COPEI y URD».

Rafael Arráiz Lucca.

Betancourt asumió más retos en su segundo gobierno, tomando en cuenta que enfrentaba «un fuego cruzado con la dictadura de la derecha militarista de Pérez Jiménez y, por otra parte, la izquierda respaldada por el comunista Fidel Castro. Él enfrentó toda esa situación con el mayor coraje y la mayor determinación”, reseña Arráiz.

Entre sus logros, destaca la creación de la OPEP, la construcción del puente sobre el Lago de Maracaibo, una obra de concreto con una extensión de 8.678,60 metros; construcción de canales de penetración agrícola y la construcción de la central hidroeléctrica Gurí, además de fundar Ciudad Guyana, la quinta del país.

Lucha por la alternabilidad democrática

Pese a que Betancourt era considerado autodidacta y muy bien formado en términos políticos e históricos, decidió no presentarse como candidato a la presidencia en 1973 en un intento de hacer cumplir la alternabilidad de la democracia en Venezuela.

“Él podía presentarse como candidato presidencial. Ya habían pasado 10 años de haber entregado la presidencia, y sin embargo no quiso y le cedió el paso a Carlos Andrés Pérez (…) Él estaba muy consciente de que quería trabajar a favor de la alternabilidad democrática. Él quería un sistema de alternabilidad democrática. Auspició mucho las elecciones internas de su partido, que también es un ejemplo a seguir y que debería retomarse en los partidos actuales. Él conocía a su país de A a la Z, de modo que la inmersión venezolana de Betancourt no solo era geográfica sino histórica y espiritual también”.Rafael Arráiz Lucca.

¿Principios de Acción Democrática basados en el socialismo?

Algunos sectores políticos en Venezuela han catalogado a la tolda blanca como “socialista”, comparando sus doctrina incluso por aquellos que impulsaron mediáticamente al fallecido presidente Hugo Chávez. Ante la interrogante, el historiador Rafael Arráiz recuerda que durante 40 años en el siglo XX quienes gobernaron lo hicieron basados en la social democracia y la democracia cristiana, “que no son exactamente ideologías socialistas”, dice.

“Son ideologías donde se combinan rasgos liberales con algunos interventores que podría ser calificados como socialistas. Pero en términos plenos jamás lo son. Fueron gobiernos que respetaron la propiedad privada, que estimularon el desarrollo de un parque industrial venezolano en manos privadas, también tuvieron unas facetas estatistas muy pronunciadas en el primer gobierno de CAP. De modo que decir que los 40 años de la democracia fueron socialistas es absolutamente inexacto. Fueron gobiernos socialdemócratas y socialcristianos”.

Luego de 80 años de haberse fundado AD, Arráiz considera que, pese a que el partido ha pasado por “momentos de luz y sombra”, se mantiene firme en su ideología central.

“AD es un partido que sigue vivo y la revisión de sus postulados socialdemócratas debería hacerse más a fondo porque propiamente en la práctica política sí creo que hay una larguísima tradición que está viva aún”, concluye.

Rómulo Betancourt entrega el poder en 1964. Se mantiene vigilante de la evolución de Venezuela. Continúa escribiendo, y preocupándose por la corrupción y la ineficiencia del Estado ante los problemas políticos, económicos y sociales. Fallece en Nueva York, el 28 de septiembre de 1981.

Anuncio. Desplácese para continuar leyendo.





Artículos relacionados

Sucesos

El hombre fue puesto a la orden de la Fiscalía Octava del Ministerio Público (MP) en Mérida para ser imputado

Destacados

Durante las reuniones participarían enviados de Noruega y diferentes diplomáticos

Internacionales

La Oficina de Campo del FBI en Washington está investigando el caso

Sucesos

El general en jefe indicó que en la FANB "no hay espacio para la traición"