article-thumb
   

Arreaza reconoce “desprofesionalización” en la Cancillería desde que la ocupó Maduro 

El Cooperante | 20 marzo, 2018

Caracas, 20 de marzo.- Jorge Arreaza reconoció que Nicolás Maduro inició un proceso de “desprofesionalización” en la Casa Amarilla, sede de la cancillería de la República.

Lea también: Morales: Sanciones son consecuencias de un Estado que se apartó de la democracia

Según un documento citado por Pedro Pablo Peñaloza al que tuvo acceso Runrunes, Arreaza indicó que  en los primeros cinco años que siguieron la elección de Hugo Chávez, se desarrolló un programa general de accesos, traslados, rotaciones y capacitación de los funcionarios para que tuvieron herramientas para un desempeño internacional.





“A partir de 1999, ingresaron a la carrera diplomática 87 diplomáticos de carrera en la categoría de Terceros Secretarios, en 2001 un grupo de 20, 2004 ingresaron 30 y en el 2005 entraron 37. No obstante, desde el 2005 no se ha llamado a otro concurso público de oposición, a pesar del inusitado aumento de las tareas que ha asumido el MPPRE (Ministerio del Poder Popular para Relaciones Exteriores)”, advierten en el punto de cuenta número 1009 fechado el 2 de noviembre de 2017.

Detalló que después de esos cinco años “el número de funcionarios diplomáticos fue mermando y, dadas las necesidades crecientes del despacho, se le asignó a personal contratado el cumplimiento de estas delicadas tareas, sin que mediara un necesario proceso de selección o capacitación”.

Vale acotar que para ese periodo, después de 2005, Maduro era canciller de la República por seis años consecutivos. Luego le siguieron Elías Jaua, Rafael Ramírez, Delcy Rodríguez y Samuel Moncada.  Arreaza detalló que la disminución en el número de funcionarios diplomáticos tuvo como consecuencia “una desfavorable práctica de los despachos de Viceministros” que optaron por “desarrollar su propia política de recursos humanos, procediendo a la contratación de personal de forma desarticulada”.





“El último ascenso fue en el año 2002, y a partir de ese momento se cerró la movilidad en los rangos, hecho que causó la desprofesionalización del MPPRE en momentos en que tal situación resulta muy negativa para la institución. El resultado de esta situación es que, según datos de septiembre de 2017, hay 127 contratados que están bajo la modalidad de contrato indefinido, llevando a cabo labores sustantivas sin que haya mediado un proceso de formación”.

Pese a no tener la formación ni la estabilidad laboral necesaria, los contratados a tiempo indeterminado “manejan escritorios de países, ejercen funciones con carácter diplomático, se relacionan a diario con los agentes extranjeros, han salido a misiones en el exterior, participan como negociadores en las comisiones binacionales y muchos han sido designados como attaches diplomáticos”.

Por ello, Arreaza tiene pensado realizar   un proceso de homologación a funcionarios diplomáticos de carrera.    Su programa también incluye  “el cierre de misiones diplomáticas, tomando en consideración el principio diplomático de reciprocidad y el inexistente impacto en los intereses nacionales”, y “la apertura de otras con mejores perspectivas para el desarrollo del país”.

Lea el artículo íntegro en Runrunes

Comentarios

comentarios