article-thumb
   

AN resaltó la necesidad de un cambio político para superar la hiperinflación en el país

Gianfranco Ruggiero | 15 enero, 2020

Caracas/ Foto: El Cooperante. La Asamblea Nacional debatió este miércoles en su segundo punto del orden del día acerca de la crisis salarial y las consecuencias en el poder adquisitivo del venezolano ante la emergencia humanitaria compleja, en el que denunciaron la galopante hiperinflación en Venezuela y determinaron que la sociedad venezolana en la actualidad está marcada por la exclusión, entre los que ganan salarios en divisas y los que lo hacen en bolívares.

Le puede interesar: “A pesar de las agresiones, diputados y maestros debatieron crisis del sector educativo”

“En los últimos años han habido 27 aumentos de salario y el último que cobró los venezolanos es de dos dólares. Aumentos que hacen más pobre al trabajador, porque se financian con emisión de dinero del Banco Central de Venezuela. En el sector privado el salario promedio es de 60 dólares. Los únicos que ganan salario mínimo son los empleados públicos”, comentó el diputado y presidente de la Comisión de Finanzas, Ángel Alvarado.





Alvarado agregó que para aumentar la producción, es necesario hacer solvente al Estado venezolano y promover la empresa privada, por lo que dijo que la única salida para parar en seco la hiperinflación es lo que está contenido en el Plan País, un conjunto de propuestas que, entre otras cosas, los trabajadores podrían pasar a ganar en el plazo de un año 120 dólares.

Por su parte, el parlamentario, Luis Silva, detalló con cifras lo que implica el aumento de salario más reciente que anunció el régimen: “El ahora usurpador Nicolás Maduro aumentó a 450.000 bolívares el salario integral, pero hoy el dolar oficial está por encima de los 70.000, y no hablemos del paralelo. Ahora un venezolano gana 6,37 dólares”.

Silva aseveró después de seis incrementos de salario, los venezolanos pasaron de ganar 30 dólares a seis dólares, que es menos de los ingresos que percibe un trabajador en menos de una hora de trabajo en casi cualquier país del mundo.





“Todo el que gane el salario básico está en pobreza extrema. La canasta básica cerró en más de 15 millones. El salario mínimo no sirve para comprar un kilo de queso blanco, menos sirve para comprar un cartón de huevos y el bono de alimentación ni siquiera sirve para comprar un kilo de carne de segunda”, afirmó.

Además recordó que el salario mínimo en Brasil son 260 dólares, y que en países como Chile, Ecuador y Uruguay el salario está por encima de los 400 dólares.

“Tenemos la obligación de buscar soluciones. La solución no es seguir aumentando los salarios, la solución es empezar a producir, y quién invierte en un país donde no hay confianza en un régimen. La solución a los problemas económicos es política, hay que elegir un CNE justo e imparcial. Acá los diputados honestos retamos a Nicolás Maduro a hacer elecciones legislativas y presidenciales juntas, pero eso sí, con un nuevo CNE. Cuando todos empujamos juntos no hay puerta que no podamos abrir”, sentenció Silva.

¿Cómo era hace unos años? 

Por su parte, el diputado Simón Calzadilla precisó las diferencias de cómo ha cambiado Venezuela en los últimos años, a partir de las políticas en materia económica que implementó Hugo Chávez y Nicolás Maduro.

“En la gestión pública cada vez se gastaba más y se ingresaba menos, este fenómeno económico empobreció al país. En 1999 el precio era de 5,7 el precio de barril, a partir del año 2007 se disparó a más de 100 dólares del barril, paradójicamente la deuda externa aumentó, iba destrozando el aparato económico venezolano, expropiación inflación galopante y la ineficiencia que destruyó nuestra industria petrolera y las empresas básicas”, enfatizó.

Calzadilla rememoró que el tipo de cambio de 2012 era de 13,5 dólares y que el salario mínimo era de aproximadamente 212 dólares, no obstante, la gente comenzó a sentir que su moneda no valía nada.

“El gremio sindical de la salud, el sector de los trabajadores públicos tiene que protagonizar la confrontación y Guaidó tiene que ser la caja de resonancia de un pueblo que clama por un cambio. Es la única forma. Por las buenas no se quieren ir, así que tendremos que empujarlos, tenemos que obligarlos”, dijo el parlamentario.

Intervención de Guaidó 

Por otra parte, el presidente (E) Juan Guaidó, cerró la sesión afirmando que la misma, debió hacerse en el Palacio Federal Legislativo, como corresponde, pero que el régimen lo evitó, ya que su plan desde el comienzo fue ver que existe una división en la bancada que lo respalda, sin embargo, agregó que no esa circunstancia, no será suficiente para “detener a los maestros, a los venezolanos, para detener el cambio porque hay una fuerza incontenible que no se puede detener”.

“Mientras nos mantengamos unidos empujando en una sola dirección rumbo a esas protestas generales, cuentan con el respaldo del Parlamento en esa lucha. El reconocimiento internacional, el objetivo sigue siendo la materia uno pendiente, para que todos los sectores tengan garantías”, expresó.

Guaidó dijo que continuará conversando con todos los sectores para recuperar Venezuela, e hizo un llamado a los venezolanos a “levantarse con fuerza” para exigir el cambio que se busca.

“La dictadura va a querer arremeter de nuevo, aquí nadie se chupa el dedo. Nuestro deber es proteger a los venezolanos y al futuro, por eso denunciamos también a los grupos irregulares. Este año 2020 debe ser el de las realizaciones, ese es el reto pendiente a pesar de los riesgos que el mundo vio hoy. Enfrentando a paramilitares armados y terroristas, vamos a sacar el pecho y recuperar a Venezuela”, cerró.

Comentarios

comentarios