Connect with us

Economía

Asdrúbal Oliveros: Gobierno prefiere sanciones antes que perder el poder

El tipo de cambio podría cerrar el año por encima de los 60 bolívares por dólar, y la inflación podría cerrar en 220 %

Foto del avatar

Publicado

/

Caracas / Foto Portada: Anaisa Rodríguez.- Luego de que a finales de 2021 y durante el primer semestre de 2022 la economía venezolana mostrara signos de crecimiento, para los meses que han corrido de 2023, la economía está estancada, y es probable que siga este curso. Así lo explicó el economista y socio director de Ecoanalítica, Asdrúbal Oliveros, durante la presentación de Prospectivas 2023 segundo semestre de mano del Centro de Estudios Políticos y de Gobierno de la Universidad Católica Andrés Bello. Oliveros afirmó que el Gobierno prefiera seguir con sanciones económicas antes de tomar medidas que impliquen ceder el poder.

Lea también: LVL: Proyección económica del 2023 seguirá siendo una «incertidumbre»

Lo que vimos en materia económica a finales de 2021 y el principio de 2022, Oliveros precisó que era un crecimiento que no podía mantenerse solo por algunas medidas que tomó el Gobierno. "Ese ambiente no lo gestó el Gobierno, si bien es cierto que este se volvió un poco más pragmático dando espacios al sector privado y permitiendo algunas cosas como la dolarización y la flexibilización en términos de importaciones; eso llevó a un caldo de cultivo para que la economía manifestara signos de crecimiento", pero Venezuela sigue teniendo problemas estructurales que no se han resuelto, respondió en ronda de preguntas a El Cooperante.

En sus palabras, era obvio que este crecimiento no era sostenible. "No es que se reventó la burbuja, como dicen y el Gobierno se puso más radical y por eso la economía está estancada. No. Es simplemente que tenemos una economía muy frágil y la capacidad de crecer sostenidamente no está garantizada. ¿Que la crisis perjudica al Gobierno? Claro, total. Porque esto implica que el Gobierno no puede vender la sensación de bienestar que necesita de cara a unas elecciones presidenciales".

En este escenario, no cabe duda de que el talón de Aquiles de Nicolás Maduro y su Gobierno está en la dinámica económica. Oliveros descartó que pueda venir otra etapa de crecimiento como vimos el año pasado.

Advertisement

"Es un Gobierno cuya generación de ingresos tiene un límite, que le cuesta subir. Por ahora, no tiene acceso a financimiento internacional; falta ver qué pasará con las sanciones o China, pero por el momento no lo tiene y su capacidad de que la economía mejore en los próximos meses sutancialmenete, y vender otra dinámica de bienestar es muy cuesta arriba", remarcó.

Por tanto, de plano, Oliveros afirmó que Nicolás Maduro no cederá un ápice para procurar mejoras en el tema económico. "¿Podría estar dispuesto a negociar algo de flexibilixación de sanciones para mejorar un poco el flujo? Sí, pero si eso implica ceder en lo político, no lo hará. Las medidas que toma el Ejecutivo, siempre lo evalúa desde cómo retener el poder. Si eso implica no ceder en temas políticos, pese a que esto provocaría que relajen sanciones, preferirá retener el poder, apostará siempre a nada que implique sacrificios de perder el poder".

"Si para mejorar la economía debe tomar medidas que impliquen de alguna manera ceder en temas políticos para que relajen sanciones, y esto a su vez, implicaría perder poder, estamos convencidos de que preferiría enfrentarse a un escenario más débil en lo económico. Así lo va a hacer y va a jugar lo electoral en ese escenario, pero nada que implique sacrificios en términos de perder el poder o posibilidad de que eso ocurra".

Datos y estimaciones

Además, Oliveros presentó las últimas cifras de Ecoanalítica que reportan que la caída de la economía venezolana en el primer trimestre de 2023 fue de 4 % y en el segundo trimestre estima un retroceso de 3,5 %.

“Eso da una caída general de casi 4 % para todo el primer semestre, después de haber crecido 15 % en el primer semestre de 2022″.

Advertisement

Asimismo, precisó que 52,7 % de las transacciones en Venezuela se realizan en dólares. «Hay una leve caída, pero todavía es importante el uso que se le da a la divisa en comparación con el uso del bolívar. Ya eso ha calado en la sociedad venezolana».

Detalló que, de acuerdo al último monitoreo que hizo Ecoanalítica, estima que el efectivo circulante en Venezuela es de 4 825 millones de dólares; mientras que la liquidez en bolívares es de apenas el equivalente a 1 279 millones de dólares.

Al tiempo dijo que el tipo de cambio podría cerrar el año por encima de los 60 bolívares por dólar, y la inflación podría cerrar en 220 %.

Oliveros calificó como una "bomba de tiempo" que el tipo de cambio está en 28 bs; el no oficial en casi 30 bs y el de equilibrio en 70 bolívares.



Advertisement

Tendencias