article-thumb
   

Así fue como el expresidente José Mujica se resistió a la locura en prisión, según Álvaro Brechner

El Cooperante | 25 septiembre, 2018

Caracas.- El filme del uruguayo Álvaro Brechner, que fue ovacionado en el último Festival de Venecia, donde tuvo su premier mundial, se estrenará el jueves en Argentina y compite en la sección Horizontes Latinos del Festival de San Sebastián.

Lea también — Crece la preocupación entre los fans: ¿Justin Bieber recayó en las drogas? (+Video)

La película es un viaje al infierno de los calabozos en los que José Mujica junto al escritor Mauricio Rosencof y Eleuterio Fernández Huidobro -posterior ministro de Defensa- estuvieron aislados, a oscuras y en condiciones inhumanas los 12 años de la dictadura uruguaya (1973-1985), y cómo sobrevivieron, según refiere Reuters.

“Como no podemos matarlos, vamos a volverlos locos”, dice un militar al inicio del filme protagonizado por el español Antonio De La Torre (Mujica), el argentino “Chino” Darín (Rosencof) y el uruguayo Alfonso Tort (Fernández Huidobro), quienes debieron adelgazar unos 15 kilos y pasar tiempo lejos del sol para interpretar el deterioro que sufrieron los presos.

Mi intención nunca fue hacer una película carcelaria ni sobre la dictadura (…) me interesaba explorar una lucha existencial que tiene que ver con el desafío mental de resistir a la locura, al barranco. Es básicamente un ataque interno al que ellos tienen que enfrentarse”, dijo Brechner a Reuters.

El filme muestra cómo los tres rehenes, miembros del movimiento guerrillero tupamaro, se aferran a la imaginación, a la creación de un lenguaje propio a fuerza de golpes de nudillos en la pared -a través del cual hasta logran jugar al ajedrez- y a sus fantasías como forma de resistir y encontrarle sentido a la vida. En 12 años, sólo se vieron las caras una vez.

“La película no narra ni siquiera las desventuras físicas, como torturas y demás que sufrieron, sino que pone especial hincapié en cómo se busca vencer esa última resistencia que tiene el ser humano, que es internamente cómo decides enfrentar tu condición ante un cúmulo de circunstancias”, dijo Brechner.

Foto: Agencia Camaratres / AFP

 

“Como dice (Jean-Paul) Sartre, que cada hombre es lo que hace con lo que hicieron de él porque en el fondo la libertad sigue dada, a pesar del tremendo determinismo del universo. Un hombre libre es aquel que siempre puede elegir qué actitud personal toma para enfrentar esas circunstancias”, agregó.

Sin golpes bajos, la película, que retrata el silencio, la soledad, la angustia y el paso interminable del tiempo, está inspirado en el libro “Memorias del Calabozo”, de Rosencof, y en diálogos que Brechner mantuvo durante cuatro años con los tres hombres, que le contaron sus vivencias y le dieron total libertad para filmarla.

Hacia el final, la cinta muestra a Mujica, quien gobernó Uruguay entre 2010 y 2015, sufriendo un estado cercano a la locura, del que lo termina salvando la lectura gracias a la intervención de una psiquiatra interpretada por la actriz argentina Soledad Villamil.

Mujica, quien donó el 90 por ciento de su sueldo y siguió viviendo en su modesta casa de campo durante su presidencia (2010-2015), dijo en una reciente rueda de prensa en Buenos Aires que los 12 años de reclusión solitaria le sirvieron para pensar y determinaron su filosofía de vida posterior.

“En mi vida personal considero que esos años fueron los que más remodelaron mi manera de pensar (…) Me ponía contento la noche que tenía un colchón para dormir, llegué a cuidar las hormigas, les guardaba migas a las ratas (…) Y ahí aprendí que no se precisa tanta cosa para ser feliz, que la felicidad está ligada a los afectos”, contó.

“La vida es hermosa y vale la pena vivirla con ganas porque al fin y al cabo es el único milagro visible, el milagro de haber nacido y estar vivos”, agregó.

La escena final de la liberación fue filmada en el penal uruguayo que lleva el paradójico nombre de “Libertad” y muestra a Mujica cargando un orinal rosa que su madre le había acercado a la cárcel, en la que había logrado germinar una flor. Brechner contó que fue tan conmovedora que se olvidó de decir “corte” y que todo el equipo terminó llorando.

“La gente (actores, extras) sola se puso a gritar por su cuenta ‘nunca más, nunca más, nunca más’ (…), todos estaban reviviendo algo. Sin ningún tipo de indicación, llegaron a un lugar de recrear un momento histórico y nosotros estábamos ahí con la capacidad de filmarlo”, concluyó Brechner.

Comentarios

comentarios