Connect with us

Investigación

Tienen de todo: así viven los civiles privilegiados en Fuerte Tiuna

Foto del avatar

Publicado

/

Caracas / Foto Portada: Cortesía.- Habitantes de Fuerte Tiuna en Caracas pasan la cuarentena en silencio, protegidos por la Policía Nacional Bolivariana (PNB) y efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB). Desconocen de apagones, de racionamiento de luz o de agua. Fuerte Tiuna es otro mundo. Una burbuja en la que no entran las penurias del socialismo.

Lea también: «Tenemos corona hambre»: El drama de los indígenas venezolanos en La Guajira

Comida a buen precio y seguridad permanente. En Fuerte Tiuna, un complejo militar de Caracas, la crisis pareciera no sentirse. Sus habitantes reconocen que afuera, la crisis golpea a los venezolanos. Se sienten privilegiados, dicen, de tener todo lo que en otros lugares del país escasea.

Médicos de Barrio Adentro caminan por las calles de "los rusos". Foto: Cortesía familia Ramírez.

-¿Cómo sobrevivir un mes más en cuarentena?

-Creo que estaremos bien, porque estamos resguardados, es peor estar en la calle exponiéndonos. La cuarentena no nos ha afectado mucho económicamente porque han traído proteínas y combos al urbanismo a buenos precios y seguimos cobrando en nuestros trabajos Alfredo Ramírezl, habitante de urbanismo Ciudad Tiuna, Fuerte Tiuna

Jornada de venta de gas para el bloque 1 de Ciudad Tiuna, Las Mayas. Foto: Cortesía familia Ramírez.

Ramírez conversó con El Cooperante y explicó que ha aprovechado los días de la cuarentena para descansar y compartir en familia, junto a su esposa y su hijo de 30 años. Esta familia petareña tiene tres años viviendo en el urbanismo Ciudad Tiuna, ubicada en Las Mayas y conocido como "los rusos".

"Lo que más nos ha afectado es estar encerrados. Salimos uno a la vez para comprar lo que haga falta en la casa y siempre antes del mediodía. Todos los negocios han estado abiertos para comprar lo que necesitemos, nos han traído la caja del Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), nos han traído combos de proteína, de carne, polllo, mortadela y huevo. Nos traen las cosas para evitar que salgamos del urbanismo", detalló.

Advertisement

En Fuerte Tiuna, los alimentos se compran a través de transferencias bancarias. Un representante del consejo comunal avisa mediante un grupo de WhatsApp sobre la recepción de productos, y cada beneficiario acude con vecinos de su mis piso: intentan evitar las aglomeraciones, debido a la pandemia.

Habitantes compran en negocios de Ciudad Tiuna. abril 2020. Foto: Cortesía familia Ramírez.

Ramírez aseguró que en lo que va de cuarentena, los servicios públicos no han fallado, a diferencia del resto del país.

"Hemos tenido luz todo el tiempo. El servicio de agua ha estado funcionado muy bien. Los camiones de gas llegan al urbanismo dos veces a la semana y específicamente al bloque 1. Cada dos semanas nos mandan un camión y compramos solo los que habitamos en la torre. El aseo está funcionando bien y hay camioneticas. En general no tenemos problemas con los servicios públicos", dijo.

Personas han sido detenidas

Efectivos de la GNB custodian permanentemente las calles de “los rusos” y vigilan que los habitantes cumplan las medidas decretadas por el Ejecutivo: uso de tapabocas, distancia de más de un metro entre personas, prohibición de aglomeraciones y los negocios estarán abiertos hasta máximo las 2:00 p.m.

En este sentido, Ramírez dijo que la GNB ha sido estricta.

"Conozco a dos vecinos que los detuvieron porque estaban caminando pasadas las 7:00 p.m. Se los llevaron porque a esa hora no se puede estar en la calle. Los retuvieron por un rato y luego los soltaron, solo que estaban en el comando de la alcabala 7 y no se pudieron venir a esa hora a Las Mayas y se quedaron hasta el otro día", indicó.

Advertisement

Pese a la vigilancia del cuerpo militar, el domingo 5 de julio, el obrero Jadiel Alberto Montiel González (19) falleció luego de que un hombre le propinara varias puñaladas, cuando se encontraba en el urbanismo Simón Rodríguez, cerca de la alcabala 4.

El hecho ocurrió aproximadamente a la 1.30 p.m y los familiares dijeron que se trató de una venganza porque Montiel había tenido un altercado con un hombre que lo amenazó de muerte.

Montiel vivía en "los rusos" y trabaja como recolector de basura en Supra Caracas.

Habitante de "los chinos" pasea con un carrito de mercado. abril 2020. Foto: Cortesía

"Acá tenemos todo, no tenemos que salir"

Nancy Martínez vive en otro urbanismo de Fuerte Tiuna, conocido como "los chinos". Maestra de oficio y con 32 años, pasa los días en casa cuidando de sus dos hijos y adelantando las cosas que tenía pendiente y que no podía hacer por su empleo como docente en "El Simoncito Ciudad Tiuna", que queda en el mismo complejo.

Martínez contó que durante los días que ha durado la cuarentena han sido pocas las veces en las que ha tenido que salir del fuerte militar.

"Aquí venden de todo, hay varios supermercados, hay panaderías, tiendas Clap y lo que no lo consigues en los negocios lo puedes comprar por los grupos de venta del urbanismo", expresó.

Advertisement

En los grupos creados por los mismos vecinos, cada quien ofrece lo que vende: pan, tortas, golfeados, hamburguesas, pizzas, galletas, helados de yogurt, refrescos, jugos naturales, empanadas, tequeños, perros calientes, panques, verduras, frutas, harina, arroz, leche, mantequilla, huevos, pollo, carne, pescado, queso, jamón y todo lo que tenga que ver con alimentos.

Personas hacen fila guardando el distanciamiento social en "los chinos". marzo 2020. Foto: Cortesía

Según Martínez, los precios son accesibles y hay grupos de trueque. También, hay grupos de venta de ropa, de celulares y electrodomésticos.

Las calles de "los chinos" están perfectamente limpias. Jardines rodean las aceras donde caminan efectivos de la PNB y se puede ver uno que otro GNB de rango que vive en el urbanismo. Se observan personas caminando con tapabocas y en los negocios solo pueden pasar de tres en tres para evitar la aglomeración de personas.

A la docente, estos días no les han afectado mucho y sabe que debe permanecer en casa "porque la salud tiene un precio". Además, considera que las medidas fueron implementadas a tiempo por el gobierno para que el fc infeccis n se expandiera.

A diferencia de la familia Sandoval, Martínez explica que le han ofrecido ventas de productos pero al mismo precio que venden en la calle.

"Acá a nosotros no nos traen jornadas de alimentos con precios solidarios, porque dicen que somos boliburgueses. El pescado que vendieron en Semana Santa estaba en el mismo precio de la calle, igual la leche y otros productos como mayonesa, harina, pasta. Antes nos traían jornadas a precios solidarios, pero eso se acabó desde hace mucho. Esto es porque muchos vecinos tienen altos ingresos y se debe dar prioridad a quien de verdad lo necesita. Yo estoy de acuerdo, aunque a veces el bolsillo falla, pero bueno", lamentó.

Advertisement
Parada de metrobús "los chinos". Foto: Cortesía

Los servicios públicos tampoco faltan en este lado del Fuerte Tiuna.

"No se nos ha ido la luz, tenemos gas directo, el agua nunca la quitan, no sufrimos racionamiento de ningún tipo, Cantv estuvo haciendo reparaciones hace días y si estuvimos sin línea y sin internet, pero luego lo solventaron. El aseo funciona, los ascensores también. Doy gracias a Dios por vivir en Fuerte Tiuna, porque sé cómo está el país y el trabajo que pasa la gente con los apagones, sin agua y con la escasez de casi todo. Es difícil y ojalá todos los venezolanos pudieran vivir en lugares como este", reconoció Martínez.

Antes de vivir en "los chinos", Martínez vivía en Coche, pero le fue asignada una vivienda porque su esposo es funcionario público.



Tendencias