article-thumb
   

Así será la marcha que tendrá como objetivo la toma del Palacio de Miraflores

Danny Leguízamo | 29 marzo, 2019

Caracas.- Fase de máxima presión, dijo Juan Guaidó esta semana. El objetivo es la toma del Palacio de Miraflores. Todas las opciones siguen sobre la mesa, y ninguna se puede tomar a la ligera. Es la hora de convocar a la calle. Calle por los cuatro costados. No en un punto. Ni en dos. En muchos puntos de Caracas. Al este y oeste. Una gran marcha. Quizás un millón de personas. Habrá “simulacro” previo. Ejercicio de calentamiento. Este sábado las concentraciones serán hacia el oeste de la capital. Se eleva el costo de la represión. Y Nicolás Maduro responde con contramarchas, advirtiendo que también se alista para lo que pareciera ser el último round, aunque en política no existe el out 27.

Le puede interesar: Se aproxima el choque de trenes entre Juan Guaidó y Nicolás Maduro

Es el propio Juan Guaidó, presidente interino de Venezuela, que ha llegado la fase de máxima presión contra el régimen. La hora de la denominada “Operación Libertad“, que se ejecutará en los municipios, estados y a nivel nacional. Guaidó sabe que Maduro juega al desgaste, y que en los últimos días, empezó una operación para quebrar su entorno, una estrategia ya ejecutada contra otros dirigentes de la oposición, como Henrique Capriles y Henry Ramos Allup.





Pero en la oposición saben -entienden- que el tiempo es un factor que opera más en contra de Guaidó que de Maduro. Por esto se habla, de una vez, de la máxima presión y de acciones definitivas. La estrategia no es secreta. Una marcha al Palacio de Miraflores, pues esa es la sede del Ejecutivo y Guaidó es el presidente interino.

Se elevan los costos para Maduro de la represión. Ese es el plan de la caminata, que todavía no tiene fecha. De allí que la convocatoria sea no en un punto de Caracas, sino por los cuatro costados. Para ello habrá una fase preparatoria. No es lo mismo reprimir en la autopista Francisco Fajardo -2017 dixit- que reprimir en todos lados al mismo tiempo. Podrían desbordarse las fuerzas policiales. Y terminar de quebrarse la cadena de mando, dejándole a Maduro únicamente la opción de los colectivos para reprimir. Por algo ya fueron convocados “a la resistencia activa”, en palabras del propio Maduro, quien le ha puesto un precio también elevado a su salida del poder.

¿Quién gana la batalla por la toma del Palacio de Miraflores? ¿La civilización o la barbarie?





 

 

Comentarios

comentarios