article-thumb
   

Expertos cuestionan la dolarización: «Ata más a los vaivenes del mercado petrolero»

El Cooperante | 22 marzo, 2018

Caracas, 22 de marzo.- Una de las propuestas que hay en la opinión pública ante el recrudecimiento de la crisis económica, el proceso hiperinflacionario y la constante devaluación del bolívar es la sustitución de la moneda nacional por el dólar.

Lea también: “Eso es gasolina pura”: Advierten que la liquidez monetaria aumento 2000% en un año

Los ciudadanos ante este escenario buscan la manera de proteger sus activos y su dinero. Muchos profesionales, por ejemplo, cobran algunos de sus servicios en dólares. Otros prefieren vender sus inmuebles en esta moneda para evitar tener bolívares que en cuestión de horas valen menos por el golpe de la inflación.





Ante la constante devaluación del bolívar ha surgido entre la opinión pública la dolarización como solución, tal como ocurrió en Panamá (1904), Ecuador (2000) o El Salvador (2001). Estos tres países adoptaron el dólar como su moneda de uso corriente y hoy gozan de inflaciones bajas. Sin embargo, expertos afirman que ese no es el único indicador que se debe tomar en cuenta para que la economía funcione de manera óptima.

Le puede interesar: El desgarrador testimonio de una mujer que debe decidir entre comer o curarse (+Video)

Los economistas Luis Oliveros y Jesús Casique indicaron a El Nacional que el proceso de dolarización no es la mejor opción: consideran que el país perdería su soberanía monetaria y la capacidad de aplicar una política cambiaria en caso de que ocurra una crisis externa.





“La dolarización funciona en economías pequeñas que dependen de Estados Unidos. Si dolarizas, pierdes la política monetaria y cambiaria. Eso te ata mucho más a los vaivenes del mercado petrolero. Los países que se han dolarizado no son el mejor ejemplo en crecimiento económico”, explicó Oliveros.

Por su parte, Casique dijo que la dolarización, efectivamente, bajaría rápidamente la inflación en el país y estabilizaría los precios, pero se elimina la posibilidad de controlar la política fiscal. “Cualquier golpe o situación complicada con el dólar impacta a estas economías de forma inmediata y se pierde la competitividad. Hay que analizar los pros y los contras de este proceso», agregó.