article-thumb
   

¡Atención, fanáticos! Desorden Público emprenderá gira de 16 conciertos en Estados Unidos

El Cooperante | 7 junio, 2019

Caracas.- Apretada en un pequeño estudio, la banda de ska venezolana Desorden Público ensayó One Step Beyond y otras canciones antes de una gira por Estados Unidos.

Lea también: Fan de Miley Cyrus la jaloneó para robarle un beso y la cantante enfureció (+Video)

El percusionista Oscar Alcaíno, de 60 años, vestía un gorro de cerdo, una firma sartorial de ska. Las paredes forradas de corcho llevaban carteles de música antigua: Dr. Ring Ding, Rubén Blades, Tokyo Ska Paradise Orchestra, Joe Strummer 1952-2002.

Fundada en 1985, Desorden Público escribe letras llenas de ampollas que se nutren de la desesperación de Venezuela en la actualidad. La banda satiriza la corrupción y la disfunción en una nación que ama y lamenta. 

Lo hace para ska de alta energía, un estilo musical en evolución que comenzó en Jamaica y disfrutó de un renacimiento en Gran Bretaña alrededor de 1980.

“Somos un país que tiene muchas razones para enojarse, muchas razones para gritar, para protestar”, dijo Horacio Blanco, cantante y guitarrista de 50 años, en una entrevista con The Associated Press. “Pero también hay razones para demostrar que tenemos alegría corriendo por nuestras venas”.

Muestran esa alegría, o lo intentan, en un país destrozado por la caída económica y el conflicto político. En marzo, los apagones en todo el país perdieron el poder en el estudio de grabación del grupo. 

Los músicos envían archivos de audio a través de Internet, a menudo, poco fiable. Un concierto de Desorden Público en la ciudad venezolana de Valencia fue cancelado debido a preocupaciones de seguridad vial. Los gastos de banda aumentan. Los aficionados gastan el poco dinero en alimentos y medicinas.

El grupo dice que se enfrenta a la censura porque las emisoras dejan caer canciones que ensartan a los poderosos. A medida que la escena artística y de entretenimiento de Venezuela se reduce, los músicos se presentan en lugares más pequeños o, como muchos compatriotas, abandonan el país. 

Si vas a seguir robándonos, al menos cambia a los ladrones”, es una frase de la canción titulada sarcásticamente Todo está muy normal

La canción incluye el antiguo audio del presidente venezolano Nicolás Maduro, ahora encerrado en un concurso por el poder con la oposición respaldada por Estados Unidos, elogiando al grupo por su mensaje antirrobo, una ironía para los venezolanos que lo consideran tan corrupto como cualquiera de sus antecesores.  

El perfil de Desorden Público es más bajo que en el pasado, pero “todavía tienen seguidores”, dijo Mirla Moros, residente de Caracas. Ella dijo que no es una fanática dedicada, pero: “Si tengo la oportunidad de verlos, me iré”.

El presentador de radio Jesús Leandro dijo que Desorden Público es “muy activo”, especialmente considerando las terribles circunstancias de Venezuela, y que los fanáticos internacionales son clave.

Algunos en la creciente diáspora, nostálgica, animan al grupo. Colaboró ​​con otra banda, C4 Trío, para una nominación al Grammy de 2018 al mejor álbum de rock latino, urbano o alternativo.

La banda tiene algunos conciertos en Florida esta semana en una gira de 16 conciertos que termina el 7 de julio en Chicago. Celebra el 25 aniversario de su álbum Canto Popular de la Vida y Muerte, cuya reedición prevista para este año incluye colaboraciones con músicos de otros países.

“En el momento de crisis de nuestro país, es increíble que estemos haciendo el álbum más elaborado de nuestra carrera”, dijo José Luis Chacín, el bajista de 54 años.

El cuarto miembro principal de la banda, con Alcaino, Blanco y Chacín, es el baterista de 55 años Danel Sarmiento, quien cultiva un bigote rizado al estilo de Salvador Dalí.

El nombre de la banda se burla de las camionetas de “orden público” de las fuerzas de seguridad venezolanas de la década de 1980. Desorden Público se inspira en los Especiales de Gran Bretaña, la banda de ska que tuvo éxito este año con el álbum “Encore”, décadas después de éxitos que incluyen “Ghost Town” en 1981.

La banda de ska venezolana preparó un monólogo introductorio para su canción Los Zombis Están de Moda, en la que los apagones cortan el agua y las comunicaciones. El caos se hace cargo. Blanco dice: “La gente que vivía allí comenzó a convertirse en zombies”.

Los que se quedan, los que se van, es una canción melancólica de Desorden Público sobre los millones de venezolanos que abandonaron su tierra natal a lo largo de los años.

“No hay un venezolano que no esté muy cerca de ese drama”, dijo Blanco. “Porque se fue, porque está a punto de irse, porque regresó, porque su madre se fue, su tío, su prima, su hermana, su novia, su colega, su vecino, su amigo”.

Pero los niños rudos de Venezuela, como se les dice a veces los aficionados al ska, todavía se divierten. “A pesar de todo, todavía estamos aquí”, dijo Alcaíno.

AP.

Comentarios

comentarios