article-thumb
   

Atentado cerca de centro de inmunización contra la polio en Pakistán deja 15 muertos

Admin

EFE.- Pakistán sufrió el peor atentado contra su campaña para combatir la polio, un ataque suicida cerca del principal centro de inmunización en la convulsa ciudad de Quetta (oeste), con al menos 15 muertos, la mayoría de ellos policías que iban a escoltar a los vacunadores.

En el último día de la campaña de vacunación que comenzó el lunes en Quetta y otros distritos de Baluchistán para inmunizar a unos 2,4 millones de niños, un atacante suicida hizo detonar los explosivos que portaba cerca de donde se encontraban los servicios de seguridad destinados a escoltar a los equipos de inmunización.

Como consecuencia del ataque murieron al menos doce policías, dos civiles y un soldado paquistaní, y otras 24 personas resultaron heridas, en su mayoría miembros de las fuerzas de seguridad, según explicaron varias fuentes policiales.

El primer ministro paquistaní, Nawaz Sharif, condenó “enérgicamente” el atentado, tuvo palabras de afecto para “los mártires para que sus almas descansen en paz” y lanzó un duro mensaje a “los terroristas”, a los que “extirpará de raíz” de Pakistán.

“Estos ataques están motivados por la frustración y una mentalidad cobarde. Continuaremos (…) hasta que eliminemos al último terrorista. Eliminaremos esta ideología extremista”, señaló Sharif en un comunicado.

El principal grupo talibán paquistaní, el TTP, reivindicó el atentado a través de una escueta nota, en la que su portavoz, Muhammad Khurasani, sentenció que “una unidad especial” de los insurgentes mató e hirió a “muchos miembros del personal de seguridad” en Quetta.

Entre otros argumentos, los integristas alegan que la campaña contra la polio forma parte de un complot occidental para esterilizar a los musulmanes y que los vacunadores trabajan como espías para la CIA.

Comentarios

comentarios