Conéctate con nosotros

Hola, ¿qué estás buscando?

Destacados

Australia construirá misiles guiados para impulsar la capacidad de defensa

El primer ministro Scott Morrison se asociará a un fabricante de armas para construir los misiles

AP

Caracas.- Australia anunció este miércoles que comenzaría a construir sus propios misiles guiados en estrecha colaboración con Estados Unidos mientras busca aumentar sus capacidades de defensa.

Lea también: Ministerio Público dicta orden de aprehensión contra Jean Mary Curro y Alex Goncálves

La noticia llega en medio de una creciente inquietud en la región del Pacífico por la creciente asertividad y capacidad militar de China.

Citando el "entorno global cambiante", el primer ministro Scott Morrison dijo que se asociaría con un fabricante de armas para construir los misiles en un plan que crearía miles de puestos de trabajo y oportunidades de exportación.

Asegura que inicialmente gastaría mil millones de dólares australianos, es decir 761 millones de dólares americanos, en el plan como parte de una enorme inversión de 10 años en defensa y la industria de defensa.

"Crear nuestra propia capacidad soberana en suelo australiano es esencial para mantener a los australianos a salvo", dijo Morrison.

Han pasado décadas desde que Australia fabricó por última vez misiles avanzados, y actualmente depende de importarlos de sus aliados, incluido EE. UU. Australia actualmente construye un cohete señuelo destinado a interrumpir los misiles entrantes.

Michael Shoebridge, director de defensa, estrategia y seguridad nacional del think tank independiente Australian Strategic Policy Institute, dijo que el anuncio era una buena noticia y llenaba un vacío estratégico.

Asegura que la creciente agresión de China era una gran preocupación para Australia, al igual que la vulnerabilidad de las cadenas de suministro globales que habían sido expuestas por la pandemia de coronavirus.

Para Shoebridge, la necesidad más urgente de Australia era de misiles antibuque de largo alcance que pudieran ser disparados desde buques de guerra o aviones, señalando que los nuevos vehículos de combate del ejército también necesitaban capacidades de misiles.

Afirma que tendría sentido que Australia construyera una nueva generación de misiles hipersónicos en colaboración con Estados Unidos, asegurando que los posibles socios comerciales incluyen grandes fabricantes de armas de EE. UU. Como Lockheed Martin y Raytheon, aunque otros fabricantes podrían estar involucrados en el desarrollo de sistemas específicos, por ejemplo. propulsión.

Anuncio. Desplácese para continuar leyendo.

Australia es parte de la alianza de inteligencia "Five Eyes", junto con Estados Unidos, Canadá, Gran Bretaña y Nueva Zelanda.

"Trabajaremos en estrecha colaboración con Estados Unidos en esta importante iniciativa para asegurarnos de que entendemos cómo nuestra empresa puede apoyar mejor las necesidades de Australia y las crecientes necesidades de nuestro socio militar más importante", dijo el ministro de Defensa, Peter Dutton.

Según Dutton, construir armas en Australia no solo mejoraría sus capacidades, sino que también garantizaría que la nación tuviera suficiente suministro para las operaciones de combate si hubiera alguna interrupción en las cadenas de suministro globales, refirió AP.

Antes del anuncio, el Instituto Australiano de Política Estratégica había estimado que el país necesitaría gastar 100 mil millones dólares australianos durante los próximos 20 años en la compra de misiles y armas guiadas.





Anuncio. Desplácese para continuar leyendo.

Artículos relacionados

Destacados

Saab respondió a una publicación de la periodista, quien vinculó al padre del fiscal con Amir Saab Rada, padre del hoy acusado por lavado...

Destacados

El hecho ocurrió la mañana de este domingo en las adyacencias de la esquina de Jesús

Destacados

El material audiovisual compartido por el primer mandatario muestra cómo varios policías y militares se forman para custodiar a "Otoniel", quien se baja del...

Destacados

Los diplomáticos, entre ellos además los representantes de Holanda, Canadá, Dinamarca, Suecia, Finlandia, Noruega y Nueva Zelanda, fueron convocados a la cancillería el martes