article-thumb
   

Banca Privada de Andorra pretendía hacer “limpieza” de venezolanos

Jose G Martinez

Estaban alerta. En la Banca Privada de Andorra (BPA) existía la sospecha de que se había iniciado una investigación que podía incluir la intervención de llamadas telefónicas, despertando la prudencia y la imperiosa necesidad de lavarse las manos, publica hoy el diario ABC de España, basándose en los resultados del informe de la llamada operación Clotilde de la Guardia Civil. Simulación o no, altos ejecutivos hablaban de salir de los rusos y los venezolanos.

“Tenemos que ir haciendo limpieza con éstos (los rusos) y con los venezolanos”, indicaba Xavier Crespo Tomas, director general adjunto del área de Internacional para la época, en una conversación con Santiago Roselló, quien fuera el director financiero.

Para los investigadores, esto indicaba que en la BPA estaban conscientes de que sus clientes de esas nacionalidades “no eran precisamente virtuosos en sus negocios” y sabían que la entidad estaba siendo utilizada para blanquear enormes sumas de dinero por elementos del crimen organizado ruso y magnates venezolanos que movían fondos millonarios presuntamente procedentes de la corrupción en Venezuela.

A confesión de partes, relevo de pruebas. Las grabaciones revelan la razón por la cual nunca se concretó dicha “limpieza” de clientes rusos y venezolanos, pues los ejecutivos admiten en una conversación: “con esa gente nos ganamos mucho la vida”.

Diego Salazar, primo hermano de Rafael Ramírez, encabeza la lista de clientes de la BPA, quien habría logrado desbloquear 200 millones de dólares de sus cuentas gracias a la mediación del exmagistrado de la Audiencia Nacional Española, Baltasar Garzón.

Con información de ABC

Comentarios

comentarios