article-thumb
   

Banesco, el caso de intervención “roja” que rememora al Banco Federal

El Cooperante | 4 mayo, 2018

Caracas, 4 de mayo.- En 2010, el Banco Federal, una de las diez bancas privadas más importante del país, fue intervenida por el Gobierno, encabezado entonces por Hugo Chávez, quien alegó la medida por la supuesta quiebra de la entidad bancaria y la negativa de su presidente, Nelson Mezerhane, de paliar la crisis con fondos propios y, en cambio, utilizar créditos, entre otras acusaciones. A ocho años, otra banca privada afronta la misma situación, y es que en plena crisis financiera, el Ejecutivo del ahora presidente, Nicolás Maduro, ha intervenido la entidad más sólida del país: Banesco.

Lea también: ¿Por qué los objetivos de Maduro son Banesco y Juan Carlos Escotet?





“Hemos iniciado una investigación administrativa del banco Banesco, donde 90% de esta plataforma facilitaba las transferencias sin verificación”, fueron las palabras con las que el vicepresidente de la República, Tareck El Aissami, anunció la arremetida contra la institución bancaria privada que cuenta con más de 30 años de trayectoria en el país. En una transmisión en vivo realizada a través de Facebook, El Aissami, en compañía del presidente Nicolás Maduro, acusó a Banesco de “prestarse para el contrabando del bolívar”, puesto que, según la información obtenida por el Estado, 90% de las cuentas usadas y bloqueadas por este delito, pertenecían a este banco.

Amenazas de vieja data

Sin embargo, esta no es la primera vez que el Gobierno hace presión sobre la entidad bancaria, fundada y presidida por el empresario venezolano Juan Carlos Escotet, y es que ya en 2012, el fallecido presidente Hugo Chávez, lanzaba sus primeras amenazas contra una de las bancas más importantes del país.

En una alocución realizada en el mes de noviembre de ese año, el entonces primer mandatario nacional instó a Escotet, “colaborar” con la aprobación de créditos a pequeños y medianos empresarios, una medida que, aseguró, no se había cumplido durante 2011, por lo que pronto se crearía una ley para obligar a la banca privada a destinar el dinero de los créditos a un fondo estatal que sería manejado exclusivamente por el Gobierno.


Le puede interesar: Posible estatización de Banesco y Provincial ya tiene fecha tentativa

La solicitud, iba dirigida a Banesco, BBVA Provincial y Mercantil, sin embargo, Chávez enfatizó su llamado a Escotet, a quien advirtió que, de incumplir con la medida , nacionalizaría la banca “sin ningún problema”, un aviso con el que ya había cumplido entre 2009 y 2011, durante la crisis bancaria que atravesó el país, cuando, según Cuentas Claras, fueron intervenidas 22 instituciones, de las que 13, fueron liquidadas.

Nueva crisis, nueva arremetida

Las amenazas se reavivaron a finales de 2017, cuando el primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Diosdado Cabello, aseguró que se iniciaría una investigación a Banesco, por el supuesto de su participación en la venta ilegal de bolívares en la frontera colombo-venezolana. “Señor Escotet, ¿cómo es que su banco se presta en la frontera para la compra de los billetes venezolanos y que las transacciones sólo son con Banesco? (…) Yo le prometo que voy a investigar hasta el último detalle”, dijo entonces el constituyentista, quien cumplió con su palabra, y en los primeros días de enero, aseguró que la venta de Banesco y su traspaso a la banca pública, era un hecho acordado a puertas cerradas que, en pocos días, se haría formal, público y notorio.

“Nosotros no estamos jugando, vamos a comprar Banesco”, advirtió entonces Cabello. En la misma aclaratoria, enfatizó que en el año 2012, Escotet había ofertado comprar las acciones del Gobierno por USD 5.7 millones y, más tarde, en 2017, por USD 3 mil millones, por lo que, tras una serie de discusiones, se acordó a inicios de 2018, la venta del banco por USD 3.5 millones. “(…) Nos lo puso a la venta, barato, en verdad barato. Le agradecemos mucho a Escotet que nos dé esas facilidades”, dijo irónicamente Cabello, a la vez que sostuvo que con la adquisición de la institución, el Gobierno se quitaría el problema “del uso de la plataforma de Banesco para la destrucción del cono monetario. Se llevan los bolívares en físico para Colombia y de allá pa’ acá, hacen la transferencia”. 

Contrario a lo esperado, Escotet se pronunció, y dejó en claro que las afirmaciones realizadas por el personero de la cúpula “roja”, eran falsas, puesto que como ya lo había dicho en 2014, “los hijos no se venden, eso lo saben hasta mis nietos. Banesco no está en venta. Hoy más que nunca, mi apuesta es por Venezuela”, lo que, evidentemente molestó a el Ejecutivo nacional que en menos de tres meses ha iniciado una investigación judicial en contra del banco que tiene más de diez sedes a escala mundial.

Lea también: ¿Metiendo miedo? Efectivos del BAE se presentaron en el Banesco de Bello Monte

Las amenazas en contra de la entidad financiera continuaron. Este miércoles, El Aissami nuevamente se pronunció para hablar del caso Banesco, y adelantó que el Ministerio Público instruyó el bloqueo y el congelamiento de 206 nuevas cuentas. Según el Vicepresidente de la República, en Táchira de 1.133 cuentas bloqueadas en Táchira, 90% son de la mencionada banca privada.

Intervención “roja”

A tan solo un día de este anuncio, a través de Venezolana de Televisión (VTV), se informó formalmente que Banesco será intervenido por los próximos 90 días, alegando que el banco incurrió en delitos tipificados en la ley, “al faltar en sus obligaciones de prevención de legitimación de capitales”. Asimismo, se designó inmediatamente a la viceministra de Finanzas, la arquitecto Yomana Koteich, como la máxima responsable de la junta interventora, que tendrá la misión de “hacer respetar los derechos de los usuarios y accionistas”.

Aunado a esto el fiscal general de la República, designado por la Asamblea Nacional Constituyente, Tarek William Saab, informó que el MP libró 11 órdenes de aprehensión contra la junta directiva de la entidad privada. En respuesta, Escotet manifestó que regresará al país para hacer frente a la situación, la cual, calificó de injusta y dura. “Quiero decir que estamos comprometidos en aclarar lo necesario. Nosotros hemos cumplido con todas las normativos (…) Quiero socorrer a mis compañeros de trabajo que están en este duro e injusto trance”, indicó  a través de un seriado de videos publicados en su cuenta personal de Twitter.

Al igual que en 2009, el banquero advirtió que el sistema financiero está en inminente colapso. A su juicio, esta quiebra se hará pública y notoria, y la intervención de la banca privada no es la acción que ayudará a solucionar el inevitable problema.

Lea además: Escotet rompió el silencio: “Banesco siempre ha trabajado ajustado a derecho” (+Videos)

“Las proyecciones de carácter técnico indican que el sistema financiero venezolano está próximo al colapso en los medios de pago. Esta afirmación la hago del modo más responsable. El otro problema, que quizás escapa a la primera visión de los lectores de esta carta, es de carácter espacial: las computadoras no tienen campos para incluir todavía más ceros. Solucionarlo puede requerir de un tiempo aproximado de ocho meses”, explicó Escotet a través del último comunicado emitido públicamente, en el que concluyó que, “el en supuesto negado de que Banesco pasara al estado venezolano, no haré nada que signifique destruir lo que tanto esfuerzo, mío y de miles de compañeros, ha significado a lo largo de los años”.

Similitudes con caso Banco Federal

A mediados de 2010, el Banco Federal, una de las diez bancas privadas más importante del país, fue intervenida por el Gobierno, encabezado entonces por Chávez. ¿La razón? La supuesta quiebra de la entidad bancaria y la negativa de su presidente, Nelson Mezerhane, de paliar la crisis con fondos propios y, en cambio, utilizar créditos, entre otras acusaciones. La investigación, llevada a cabo por el superintendente de Sudeban, Edgar Hernández Behrens, supuestamente arrojó irregularidades en el sistema financiero del Federal, el cual, habría incumplido con el lapso de tiempo otorgado por el ente para solventar la situación.

Ante esto, el Ejecutivo accedió a la intervención del banco y el Ministerio Público dictó medida preventiva de privativa de libertad para Mezerhane, quien también era accionista de Globovisión, y 17 directivos de la institución. El empresario respondió a las acusaciones del Gobierno, alegando que “no aceptaron préstamos de otras empresas y ¿para qué sirve el crédito? Esto ha sido un programa premeditado para asfixiar a los empresarios que hemos sido accionistas de Globovisión. La semana pasada le tocó a (Guillermo) Zuloaga y ahora me tocó a mí, que me venían asfixiando”.

Le puede interesar: La arquitecta que dirigirá la intervención chavista de Banesco por 90 días

Según Chávez, Mezerhane se robó los fondos del banco y los escondió en paraísos fiscales, dejando a casi tres mil ahorristas afectados con el fraude. Para el fallecido Jefe de Estado, tanto el banquero como el presidente del principal canal opositor de la época, acusado de divulgación de informaciones falsas e incertidumbre pública y ofensas al Presidente de la República, eran dos ladrones que habían trabajado en conjunto para estafar al país. “Algunas personas me acusan a mí de que yo le estoy quitando la plata a los pobrecitos del Banco Federal , cuando yo, lo que estoy haciendo es recuperando la plata para devolvérselas a ellos”, sostuvo Chávez al respecto.

Comentarios

comentarios