article-thumb
   

¡Batallas perdidas! Gobierno ha aplicado 10 devaluaciones y la economía sigue en crisis

Jose G Martinez

José Gregorio Martínez.- Desde el 5 de febrero de 2003, cuando se instauró un control de cambio que se mantiene hasta la fecha, el bolívar ha sufrido 10 devaluaciones, aunque el Gobierno solo ha admitido cuatro, pues las otras seis han sido solapadas mediante la creación de nuevos sistemas y fijación de tasas por sectores para intentar frenar el creciente mercado paralelo. Con cada medida el Gobierno ha declarado la guerra al dólar negro pero han sido 10 batallas perdidas.

le revolucion de las devaluaciones 2 (1)

La enorme brecha entre la tasa oficial y la cotización libre del bolívar en la frontera con Colombia da muestra del fracaso de la política monetaria. Recién implementado el control de cambio, el mercado paralelo que surgió  se ubicaba entre 40% y 50% por encima de la tasa fija que establecía la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi); actualmente, con el dólar negro por encima de 1.000 bolívares la brecha es superior a 15.000%.

Ocho años después, la reconversión monetaria que permitió suprimir tres ceros a la moneda luce como una medida inútil. El bolívar fuerte se debilitó en tiempo record, al punto que hoy en día, el billete de 100 bolívares, el de mayor denominación, vale menos de 50 centavos de dólar según la tasa oficial Simadi, cuando en 2008 equivalía a 46 dólares, tomando en cuenta que la única tasa oficial para el momento de entrar en vigencia la reconversión era de 2,15 bolívares.

Para tratar de facilitar las importaciones a las empresas que no calificaban para optar a divisas a través de Cadivi, el Gobierno creó en 2010 en Sistema de Transferencias con Títulos en Moneda Extranjera (Sitme), al que también tenían acceso las personas naturales. Durante la bonanza petrolera de 2011 y 2012, marcada por la subida de los precios del petróleo a más de 100 dólares el barril, el nuevo sistema dio sus frutos pero el pronto colapso era inminente.

El fallecido presidente Hugo Chávez dejó a su heredero el trabajo sucio de acabar con el dólar a 4,30, que se mantuvo durante tres años recordando la emblemática tasa de la llamada Venezuela Saudita. Como presidente encargado, Nicolás Maduro debió enfrentar una dura prueba en el ámbito económico. En medio de la agonía de Hugo Chávez, el 8 de febrero de 2013 Maduro lanzó una devaluación de 46,5% al pasar la tasa de cambio oficial de 4,30 a 6,30 bolívares por dólar.

También eliminó el Sitme, que funcionaba a una tasa promedio de 5,30 bolívares, creando un mes más tarde el Sistema Complementario de Administración de Divisas (Sicad), que comenzó a operar a una tasa que oscilaba entre 11 y 13 bolívares, lo que se traducía en una devaluación superior a 100%.

Así continúo Maduro aplicando devaluaciones parciales al crear en marzo de 2014 Sicad II, que introducía una nueva cotización oficial que comenzaba a tasarse alrededor de 50 bolívares bajo la promesa de “pulverizar” el dólar paralelo, y luego en febrero de 2015 lanzó el Sistema Marginal de Divisas (Simadi) que comenzó a cotizarse a una tasa superior a 170 bolívares y hoy roza los 200 bolívares, a pesar de la afirmación de Maduro de que el dólar se mantendría en 6,30 durante todo el año.

Efectivamente el Gobierno mantuvo una tasa simbólica de 6,30 bolívares para la importación de alimentos y medicamentos, pero la aguda escasez en ambos rubros da cuenta de su fracaso. Lo mismo ocurre con el caso de los boletos aéreos, cuyo cálculo se trasladó a la tasa Sicad y la oferta en bolívares es casi nula.

No es casualidad que la mayoría de las devaluaciones son anunciadas durante el primer trimestre del año. La primera razón obedece a la necesidad económica de fijar las reglas para el nuevo año fiscal y la segunda a la necesidad política de intentar minimizar la reacción popular y Nicolás Maduro ha apelado sin titubear a esta práctica.

En 2013 se estrenó devaluando la tasa oficial el viernes previo a iniciar el asueto de Carnaval y el miércoles de Semana Santa del mismo año aplicó otra devaluación lanzando el nuevo sistema Sicad. El año pasado Maduro repitió la estrategia de devaluar justo antes de Carnaval, aunque esta vez no fue el viernes sino el jueves previo.

Mientras que este miércoles puso fin a una larga espera, anunciando un paquete de medidas en el marco del Decreto de Emergencia Económica, que comprenden el aumento de la gasolina; la devaluación de la moneda de 6,30 bolívares a las 10 bolívares para alimentos, medicamentos y recursos estratégicos; así como un nuevo mecanismo que fluctuará en el mercado, y que iniciará con la última cotización del Sicad 2, es decir 200,07 bolívares.

Comentarios

comentarios