article-thumb
   

BBC: Desolación de puertos de Venezuela contrasta con filas de buques que antes descargaban

Christhian Colina

BBC.- Como quien analiza en una tienda si una ropa le queda bien, los funcionarios toman unas camisetas que llegaron del exterior en un contenedor al Puerto de la Guaira. Vestidos de rojo, son una decena de trabajadores del Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria de Venezuela (Seniat), que junto a la Guardia Nacional inspeccionan todos los contenedores que entran a Venezuela.

Los funcionarios comentan las camisetas, tocan su material, se reparten unas cuantas, las guardan en sus bolsos, cierran el contenedor, firman unos papeles y aprueban su salida del puerto; todo mientras una visita informal de este corresponsal. Los puertos de Venezuela, por donde pasa la mayoría de los bienes que consumen los venezolanos, han sido sindicados durante años como uno de los focos de corrupción más grandes del país.

Y en el último año los puertos también se han vuelto una especie de metáfora de la crisis económica que vive este país petrolero: La desolación de sus muelles contrasta con las filas de buques que años atrás esperaban para descargar.

Entre 2013 y 2014 el tráfico de contenedores total en los cinco puertos principales del país cayó en un 34%, según cifras de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), que hace un índice anual. De 2015 no se tienen cifras, pero, según la Cámara de Comercio Puerto Cabello, en el primer trimestre del año hubo una caída de la actividad portuaria del 50% respecto a 2014. Y, según la Cámara de Comercio del estado Vargas, el puerto está inactivo en un 90%.

Como parte de un proceso de nacionalizaciones en 2009, el entonces presidente Hugo Chávez ordenó la centralización de los puertos bajo la figura de Bolipuertos. “Vamos a crear una corporación de puertos nacionales y una corporación de aeropuertos nacionales e internacionales, bajo control, como siempre ha debido ser, del Estado”, dijo el entonces mandatario.

Escándalos portuarios

Quizá ninguna otra dependencia del Gobierno venezolano en los últimos años ha sido objeto de tantos escándalos de corrupción como Bolipuertos. En Puerto Cabello, por ejemplo, el empresario Walid Makled montó una compleja operación de tráfico de drogas con la supuesta colaboración de altos funcionarios del Gobierno, según les dijo a las autoridades de Colombia, donde lo arrestaron y extraditaron.

Otro episodio, en 2010, que muchos venezolanos recuerdan con facilidad es el escándalo de “Pudreval”, cuando al menos 130 mil toneladas de alimentos podridos fueron encontradas en Puerto Cabello después de que habían sido importadas por Pdval, una empresa de supermercados de la estatal Petróleos de Venezuela.

Los alimentos, en su mayoría carne, habían sido abandonados por sus responsables, que al día de hoy no están plenamente identificados, pese al breve arresto de tres directivos de Pdval en ese momento. La comisión de la Asamblea Nacional que esperaba investigar el caso fue disuelta en 2011 y hoy no se sabe cuánto dinero se perdió en las importaciones o los alquileres del escándalo.

Comentarios

comentarios