article-thumb
   

Boeing intentará levantar vuelo con el 737 Max 10, tras caída en la bolsa

Gianfranco Ruggiero | 5 marzo, 2020

Caracas/ Foto: Boeing. La empresa multinacional estadounidense, Boeing, efectuó esta semana el primer taxi test (prueba de rodaje) de su nuevo 737 MAX 10 como parte del proceso de certificación de una aeronave, que implicaba maniobras en tierra.

Lea también: «Falleció a los 100 años Javier Pérez de Cuéllar, exsecretario de la ONU»

Para este 2020 está previsto que el MAX 10 lleve a cabo su primer vuelo de prueba, sin embargo, las entregas estaban programadas para iniciarse a finales de este año, pero ahora están agendadas para que comiencen en 2021, reseñó Boeing.

Además, el MAX 10 es el avión más grande de la familia MAX. Puede transportar hasta 230 pasajeros y tiene un alcance de 6.110 kilómetros. Estas pruebas son una parte rutinaria del proceso de certificación de una aeronave, que implica una serie de maniobras en tierra.

La aeronave incorporará la última tecnología de motores CFM International LEAP-1B, winglets de tecnología avanzada, Boeing Sky Interior y pantallas de gran cabina de vuelo.

Dificultades recientes

El pasado 29 de octubre de 2018, el vuelo JT-610 de Lion Air, también con un avión 737 MAX versión 8, se estrelló aproximadamente 13 minutos después de haber despegado de Yakarta, Indonesia. En este accidente, las 189 personas a bordo perdieron la vida.





Asimismo, el 10 de marzo de 2019, el vuelo ET-302, que haría la ruta entre Adis Abeba y Nairobi, Kenia, de Ethiopian Airlines se accidentó seis minutos después de haber despegado, en él iban 149 pasajeros, de 35 nacionalidades, y ocho tripulantes. No hubo sobrevivientes.

Entre ambos accidentes, el de Ethiopian Airlines y el de Lion Air, hay varias similitudes, por ejemplo, que el fallo se registró minutos después del despegue y en ambos casos el capitán reportó que tenían dificultades, en los dos casos se solicitó permiso para volver al aeropuerto y segundos después se perdió contacto con la tripulación.

Ante estas difíciles situaciones, la compañía fue duramente golpeada en 2019 con una caída en sus acciones que descendió casi al 12% de su valoración.





Repercusiones de los accidentes

En marzo de 2019, posterior a los accidentes, al menos diez países y numerosas compañías aéreas de todo el mundo decidieron suspender temporalmente los vuelos del Boeing 737 MAX 8. Reino Unido, Francia, Alemania, Omán, Australia, Irlanda, Singapur, China, Indonesia y Mongolia, fueron los países que tomaron la decisión.

Entre las compañías que optaron por no volar con el Boeing 737 MAX 8 figuraron la noruega Norwegian, Aerolíneas Argentinas, Aeroméxico, la brasileña Gol, la india Jet Airways y Ethiopian Airlines.

Respuesta de Boeing y ayuda a las víctimas

Boeing respondió a esta crisis aseverando que su serie MAX es segura, aunque planea lanzar en breve nuevas actualizaciones de software. Boeing frenó las entregas de su modelo más vendido, el cual estaba destinado a ser pieza clave en la industria pero que ahora está bajo muchos interrogantes.

Otra de las medidas implementadas por la compañía es que realizó importantes cambios de gobierno y operaciones para agudizar aún más su enfoque. 

En ese sentido, el 17 de febrero de este año, Boeing anunció que entregará 50 millones de dólares restantes de un fondo de 100 millones previamente anunciado para apoyar las necesidades humanitarias en las comunidades afectadas por los accidentes Lion Air Flight 610 y Ethiopian Airlines Flight 302.