article-thumb
   

Bolsonaro podría develar las andanzas de Diosdado y Jaua en Brasil

Elizabeth Fuentes | 29 octubre, 2018

Caracas.- “Contra la corrupción”, fue la oferta mayor de Jair Bolsonaro para derribar en las elecciones al candidato de Lula. Con este giro a la derecha en Brasil, el temor de algunos comienza a asomarse y no solamente por razones ideológicas sino porque, tal como ha ocurrido en Argentina, en cualquier momento se podría desatar la “cacería de brujas socialistas” que permitiría develar el entramado de negocios, corruptelas y alianzas que han mantenido entre si los gobiernos de Brasil y Venezuela.

Le pude interesar:Así funciona el sistema de torturas en el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional

Y así como se ha develado que entre Hugo Chávez y Néstor Kirchner se repartían las comisiones en la venta de los bonos argentinos, quizás no pasará mucho tiempo sin que los venezolanos finalmente sepamos en qué consistieron los negocios del gobierno chavista con Lula y sus amigos, entre ellos los dueños de la empresa JBS, los hermanos Joesley y Wesley Batista, hoy acusados no solo por vender carne adulterada sino por soborno y corrupción.

Cabe recordar que en junio de 2014, cuando Diosdado Cabello aún era el presidente del Congreso de Venezuela, pasó cuatro días en Brasil con una comitiva que incluía a su hermano José David Cabello -en ese momento ministro de Industrias-, Rodolfo Marco Torres entonces vicepresidente del área Económica y actual ministro de Alimentación, así como de Giusseppe Ioffreda ex ministro de Transporte acuático y aéreo.

Y de acuerdo a la información de Bloomberg, Cabello viajó para encontrarse con Joesley Batista, “el más viejo del clan multimillonario formado por cinco hermanos que controla a JBS, la mayor empaquetadora de carnes del mundo”. En tres días, Cabello visitó las fábricas y hasta cenó con los corruptos de la familia Batista. Y si bien Bloomberg no obtuvo posición oficial sobre el viaje de Cabello , si logró descubrir que el acuerdo culminó en un contrato de 2 mil 100 millones de dólares que pagaría Venezuela a la empresa de los Batista por la compra de carne y pollo.


También puede leer: Por no pagar impuestos: retenido vehículo de diplomática venezolana en Guyana

Solo que al año siguiente – ya con la oposición venezolana controlando la Asamblea Nacional, estalló un escándalo mayúsculo en Brasil porque se descubrió que la empresa JBS vendía carne en mal estado, denuncia que en Venezuela llevó el diputado Carlos Paparoni, quien informó que el Ejecutivo había pagado pagó 2 mil 100 millones de dólares a compañías brasileñas que adulteraban las carnes para poder venderlas a nuestro país.

El diputado declaró que esas compañías exportaron carne hacia Venezuela desde 2011 y mediante contratos supuestamente suscritos por la estatal Corporación CASA. “El gobierno paga siete dólares por cada kilo de carne que le están comprando a Brasil, mientras que con esa cantidad nosotros podemos producir 14 kilogramos más (…) pero ellos prefieren comprar carne podrida a Brasil»

JBS tuvo un trato privilegiado de parte del gobierno venezolano. En 2012 y 2013, las exportaciones de JBS a Venezuela sumaron 324.3 y 517.4 millones de dólares respectivamente. Y en 2014, cuando la empresa vendió 1 mil 200 millones de dólares en alimentos, recibió el pago en 90 días, según documentos obtenidos por Bloomberg, mientras innumerables empresas extranjeras y locales nunca lograron que el gobierno de Venezuela les pagara con semejante rapidez.

De hecho, competidores brasileños de JBS, las empresas BRF y Marfrig, dejaron de exportar productos a Venezuela por temor de no ser pagados. Y Minerva, competidora directa de JBS, informó que sólo exportaría carne a Venezuela si recibía el pago anticipadamente.

Lo cierto es que el año 2014, el nombre de la empresa salió en la lista de frigoríficos que habrían incurrido en sobornos a funcionarios de Agricultura y otras prácticas irregulares en la comercialización de carne en mal estado en Brasil “y hacia otros países”. Escándalo que desnudó sobornos a inspectores para que aprobaran la venta de mercadería en mal estado y la utilización de químicos para tratar de esconder la pobre calidad del producto.

En julio de 2016, los hermanos Batista también fueron vinculados a la operación Lava Jato y en septiembre, la Policía de Brasil lanzó un operativo investigando fraudes a los Fondos de Inversiones en Participaciones que abarcaba a gestores, corredores y grandes empresarios, entre ellos los hermanos Wesley y Joesley Batista. El año pasado, fueron acusados de varios delitos, desde corrupción hasta el uso de información privilegiada para beneficiarse de las operaciones bursátiles de su compañía en la bolsa de Sao Paulo.

Le puede interesar: “Excremento con piernas”: La descarga de Ramos Allup contra Rafael Ramírez

Con esas notitas fue que negociaron los Cabello y Marco Torres la compra de carne y cabe la pregunta: ¿Podrá el nuevo gobierno descubrir en qué consistieron realmente los negocios entre Venezuela y la empresa JBS? ¿Por qué le pagaban con tanta eficacia la compra de carne – y además podrida-, mientras a sus competidores no?

Cabe igualmente preguntarse si finalmente se podrá saber en qué consistió el otro misterio que ha involucrado a ambos gobiernos: el viaje de Elias Jaua a Brasil en un avión de Pdvsa y donde el entonces Ministro de Comunas fue a hacer contactos políticos con el movimiento de Los Sin Tierra entrando “por la puerta de atrás”, sin participarlo oficialmente al gobierno de Brasil y solo se descubrió por el caso de la niñera armada. Asunto que si bien fue reclamado por la administración de Dilma Rouseff, no pasó a mayores. Pero ahora con Bolsonaro en el poder, decidido a combatir a la izquierda y acabar con la corrupción de Lula y los suyos, no sería de extrañar que en cualquier momento saltara la liebre y finalmente se supiera quiénes y cómo se beneficiaron de esos acuerdos comerciales y, por otra parte, qué tipo de alianza política intentaba establecer Jaua sin que el gobierno de Brasil se enterara.

Con Bolsonaro en el poder, no solo la izquierda retrocede en América Latina sino que a cada paso en reversa, va quedando desnuda .

Comentarios

comentarios