article-thumb
   

Brasil respalda lucha contra el terrorismo y se ofrece para aliviar tensión en Medio Oriente

Reinaldo Villanueva | 4 enero, 2020

Caracas.- Tras la acción militar de Estados Unidos que resultó en la muerte del comandante Iraní, Qasem Soleimaní, el Gobierno de brasil apoyó este viernes la lucha contra el “el flagelo del terrorismo”, y demás, se ofreció como mediador para tratar de evitar “una escalada de conflictos” en Oriente Medio.

Le puede interesar: Cancillería lamentó la muerte de Qasem Soleimani y envió mensaje de solidaridad

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil, en su primera manifestación oficial, condenó enfáticamente el ataque a la Embajada de EE. UU. en Bagdad durante los últimos días, sin embargo, no lamentó la muerte de Soleimaní, ocasionado por un ataque aéreo en Irak ordenado por el presidente Donald Trump, refirió la agencia de noticias Efe.





“El Gobierno brasileño manifiesta su apoyo a la lucha contra el flagelo del terrorismo y reitera que esa lucha requiere la cooperación de toda la comunidad internacional sin buscar ninguna justificación o relativización para el terrorismo”, indicó el comunicado gubernamental.

Desde la nación dirigida por Jair Bolsonaro manifestaron la disposición para “participar en los esfuerzos internacionales que contribuyan a evitar una escalada de conflictos en este momento”.

Subrayaron que el terrorismo “no puede ser considerado un problema exclusivo de Oriente Medio y los países desarrollados” y, en este sentido, afirmó que “Brasil no puede permanecer indiferente ante esa amenaza, que afecta incluso a Suramérica”.





“Brasil acompaña con atención los desdoblamientos de la acción en Irak, incluso su impacto sobre los precios del petróleo, y apela una vez más a la unidad de todas las naciones contra el terrorismo en todas sus formas”, destacó.

También pidió el respeto a la Convención de Viena tras el asalto a la embajada estadounidense en Bagdad y a la “integridad de los agentes diplomáticos norteamericanos reconocidos por el Gobierno de Irak presentes en aquel país”.

Antes de conocerse la posición de la Cancillería de Brasil, Bolsonaro dijo este viernes en una entrevista a TV Band que su Gobierno es “favorable a cualquier medida que combata el terrorismo por el mundo”.

El mandatario, líder de la derecha en Brasil, apostó por una línea diplomática “pacífica” y espera que los ánimos se calmen en Oriente Medio.

Además, consideró “muy difícil” que Irán tome represalias contra Estados Unidos tras la muerte de Soleimaní.

“Difícilmente habrá represalias, puede hasta haber, pero sería una operación prácticamente suicida por su parte”, expresó el jefe de Estado brasileño, que el pasado 1 de enero cumplió su primer año en el poder.

La principal preocupación de Brasil sobre este conflicto es que se produzca una subida fuerte de los precios internacionales del petróleo, en un momento en el que el país suramericano se recupera económicamente de una forma muy lenta y gradual.

Bolsonaro afirmó previamente a los periodistas que el Gobierno tomará medidas en caso de que la escalada de tensión continúe, aunque sin interferir en la política de precios de la petrolera estatal Petrobras, que la marca el mercado.

Comentarios

comentarios