article-thumb
   

Calumnias contra Juan Guaidó y la AN solamente le hacen un favor a la dictadura

Editorial | 8 mayo, 2019

Caracas.- Nuevamente la dictadura comunista de Nicolás Maduro ha decidido emprender una veloz carrera para perseguir, amedrentar y sacar de circulación a diputados de la Asamblea Nacional. Tras la “sentencia” del Tribunal Supremo de Justicia en la que acusan de “traición a la patria” a Henry Ramos, Américo De Grazia, Edgar Zambrano, Mariela Magallanes, Richard Blanco y Luis Florido, la única y la mejor estrategia posible para la oposición, es jugar a la férrea unidad de todos sus factores.

Le puede interesar: Américo De Grazia dice que Mariela Magallanes “está en buen resguardo”

La insurrección del 30 de abril no prosperó porque a lo interno de la Fuerza Armada, en los cuadros medios y bajos, sigue imperando el terror y el control de los servicios cubanos de inteligencia. Es por esto que la oposición enfrenta serios desafíos para las semanas que están por venir, pues la dictadura continuará -es la estrategia- debilitando el entorno de Juan Guaidó, en vista de que no hay bríos suficientes para detener al presidente interino, síntoma evidente de que la cúpula no goza de la buena salud que dicen mantener. 





De manera tal que el país, en medio de una feroz crisis económica y la peor etapa de su historia republicana, puede tener plena certeza de que los días que están por venir serán tan dramáticos como definitorios para la democracia: las tiranías, cuando están más débiles, tienden a multiplicar los abusos y las violaciones a los derechos humanos.

Entonces no son el denuedo, ni la calumnia ni los mensajes viscerales contra la dirigencia opositora una receta para salir de la dictadura. Quien ataque a Guaidó y a los diputados de la Asamblea Nacional no solamente no ayuda a la oposición, sino que dicho sea de paso, le termina haciendo el más grande de todos los favores a la dictadura.





Comentarios

comentarios