¿Cambiando de revolución? Escotet apuesta a la banca cubana seducido por la apertura

Jose G Martinez

José Gregorio Martínez.- Acostumbrado a estar con Dios y con el diablo, Juan Carlos Escotet, presidente de Banesco y segundo multimillonario del país, según la revista Forbes,  ha demostrado nuevamente que su ambición no distingue entre capitalismo y socialismo, pero ahora está apuntando al más tradicional comunismo cubano.

Escotet, quien también tiene mayoría accionaria en el banco gallego Abanca, del que además es vicepresidente, manifestó que pretende adquirir a través de Abanca la participación de 60% en la Corporación Financiera Habana (CFH) que tiene la entidad española Bankia en el país gobernado desde hace casi 50 años por los hermanos Castro.

La entidad gallega dirigida por el banquero venezolano acudirá a Cuba a un proceso de subasta competitivo abierto por Bankia que cierra a finales de este mes y en el que participan más de 30 interesados.

El presidente de Banesco ha escalado posiciones con una postura ideológica flexible y conveniente. Comenzó su carrera en el mundo de los negocios de la mano del magnate de la cuarta República, Orlando Castro Llanes, desempeñando cargos ejecutivos en el Banco de Venezuela y llegando a ser presidente del Banco República con apenas 30 años.

En las elecciones de 1998, Escotet apoyó la campaña de Hugo Chávez y en 2002, su socio, Ignacio Salvatierra, firmó el decreto de Pedro Carmona Estanga, mientras que él propuso que la banca se sumara al paro nacional de ese mismo año contra el Gobierno de Chávez. En 2008 financió la campaña de Henrique Capriles para la Gobernación de Miranda y cuatro años después para la Presidencia.

El acercamiento entre Cuba y Estados Unidos dio un vuelco nuevamente a su postura. Al anunciar desde México su intención de incursionar en el sector financiero cubano, destacó el “proceso de apertura de Cuba”, al que calificó como “irreversible”.

Comentarios

comentarios