article-thumb
   

Campeón sinvergüenza

Omar Estacio | 5 octubre, 2019

Caracas.- En mis manos, el índice WJP-El Imperio de la Ley, correspondiente a 2019. Importantísimo anuario sobre el funcionamiento de la casi totalidad de los sistemas de judiciales del Planeta.

Le puede interesar: La implosión de Pdvsa se acelera y el Gobierno no sabe frenarla

No hace falta ser muy zahorí para prefigurar, cuál de los 126 evaluados, resultó el peor de todos. Con el autoendilgado remoquete de Sistema Judicial “Bolivariano” para máximo ultraje al gentilicio.





120 mil entrevistas con la participación de 3.800 expertos se requirieron, para su elaboración. Morosidad o puntualidad judicial. Probidad contra corrupción terminal, con metástasis total, como es el caso del susodicho narcogobierno judicial. Obediencia perruna a los dictados del narcosátrapa, versus independencia de los magistrados, fueron algunos, de los 45 ítems usados para la medición.

Con todo, el informe WJP, presenta una omisión inexcusable: No le otorgó puntaje a la reacción de los protagonistas al ser notificados de las constataciones de tal veeduría internacional.

Escenario numero UNO. 2:00 de la madrugada. Repica el teléfono interministerial.





Señor, Presidente, disculpas por despertarlo. Es que según el WJP, nuestro Poder Judicial, incluido el patio de Monipodio de la esquina de Dos Pilitas -con sus contadas excepciones- es el más guisador, holgazán, cloacal, lacayo, impúdico, proxeneta…

¡Calumnias de, Donald Trump, Uribe, Guaidó! ¡La ultraderecha erótica se prepara para invadirnos! ¡Convoquemos rueda de prensa de urgencia, para denunciar el complot!

Del uno al diez, favor anotarle, doble cero, en el puntaje WJP.

Escenario DOS. La misma llamada, hora, lugar e idéntico mensaje.

¿Cómo? ¿El más guisador del Planeta? ¡Tranquilo! Llama a los muchachones del WJP y ofréceles su “vainita” pa’ que nos reubiquen.

Anotarle, cero al cubo, en el ranking WJP, al dar por sentado que todos los mortales somos venales, como semejante narcobribón.

Otra vez el teléfono. Escenario TRES:

¿Y?… – responde encogiéndose de hombros. Acto seguido, cuelga suavemente la bocina, se mesa ese bigotón, pintao, repugnante, impregnado de fluidos nasales, da media vuelta, abraza su Teddy Bear y sigue roncando como lo que es: Campeón Mundial Sinvergüenza. E invicto.

Comentarios

comentarios