article-thumb
   

Despacho de Holguín exige a Maduro garantizar DDHH a colombianos deportados

El Cooperante
Pedro Eduardo Leal. – El Gobierno de Colombia ha fijado posición oficial este domingo sobre el cierre de la frontera y las posteriores deportaciones que en las primerias 48 horas suma cerca de 400 ciudadanos neogranadinos; reiterando su rechazo a la medida que supone “un problema social de gran dimensión debido a la cantidad de personas que viven y transitan en la zona legalmente”. 

Haciendo énfasis en su preocuación por los daños económicos que la posición de Nicolás Maduro deja para ambos países, desde el despacho de Maríangela Holguín sostienen la necesidad de buscar mecanismos conjuntos para solucionar la problemática que se vive en la frontera común, “pero minimizando el daño que esta medida produce para los hombres mujeres y niños de los dos países que viven, trabajan y estudian en la zona fronteriza”.

Asimismo la nación vecina exige al Ejecutivo venezolano que en el marco del Estado de Excepción se respete la integridad y los derechos humanos de los ciudadanos colombianos que sean objeto de detenciones, deportaciones y demás acciones adelantadas por las autoridades venezolanas, de conformidad a las normas internacionales vigentes.

“Exigimos que antes de aplicar las medias de deportación se analice en cada caso la situación familiar para garantizar la unión de padres e hijos”, se lee en el comunicado.

A continuación el comunicado completo: 
Comunicado de prensa del Ministerio de Relaciones Exteriores
Bogotá D.C.
23 Ago 2015

Ante las medidas anunciadas por el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, tras declarar el Estado de Excepción en la frontera con Colombia, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia informa:

El Gobierno de la República de Colombia reitera su voluntad de cooperación con el Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, a fin de profundizar la estrategia binacional de lucha contra el contrabando. Insistimos en nuestro rechazo por  el cierre de la frontera; este genera un problema social de gran dimensión debido a la cantidad de personas que viven y transitan en la zona legalmente, además de los daños económicos que sin duda dejan para los dos países. Debemos buscar mecanismos conjuntos para solucionar la problemática que se vive en la frontera común, pero minimizando el daño que esta medida produce para los hombres mujeres y niños de los dos países que viven, trabajan y estudian en la zona fronteriza.

El Gobierno de la República de Colombia solicita al Gobierno de la República Bolivariana de  Venezuela, que en el marco del Estado de Excepción anunciado, se respete la integridad y los derechos humanos de los ciudadanos colombianos que sean objeto de detenciones, deportaciones y demás acciones adelantadas por las autoridades venezolanas, de conformidad a las normas internacionales vigentes. Exigimos que antes de aplicar las medias de deportación se analice en cada caso la situación familiar para garantizar la unión de padres e hijos. Solicitamos también que las autoridades consulares colombianas continúen asistiendo a cada uno de los connacionales afectados por dichas medidas.

El Gobierno de Colombia ve con preocupación que personas malintencionadas estén haciendo circular en redes sociales imágenes y videos de situaciones que se han presentado en otros países como si fueran hechos ocurridos en nuestra frontera, buscando aumentar la tensión que ya se registra en la zona. Esto sólo genera sentimientos negativos  entre dos países que buscan avanzar a través del diálogo y el trabajo conjunto.

Esperamos que el próximo miércoles 26 en la reunión bilateral que se llevará a cabo, podamos avanzar hacia medidas conjuntas que beneficien a la zona fronteriza y a los habitantes de los dos países.

Comentarios

comentarios