article-thumb
   

Cantó Salazar: PSUV añadió votos falsos para “robar elecciones” en 2013

Jose G Martinez

El Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) habría añadido votos falsos para robarle las elecciones a Henrique Capriles pasadas las 6.00 de la tarde del 14 de abril de 2013, según se revela en el libro “Bumerán Chávez. Los fraudes que llevaron al colapso de Venezuela”, que Emili J. Blasco editó con testimonios de testigo que se encuentran en Estados Unidos bajo el programa de protección de la Casa Blanca. El diario ABC de España publica parte de los testimonios de Leamsy Salazar, exjefe de seguridad de Diosdado Cabello.

Un extracto del texto señala: “A las 10.00 de la mañana, Diosdado Cabello se personó en la sede del Ayuntamiento de Caracas, en el municipio Libertador. El número dos del régimen acudió con su jefe de seguridad, Leamsy Salazar. Ambos subieron a la planta del despacho del alcalde y se encaminaron a una dependencia próxima. Allí se había instalado una sala de seguimiento informático electoral considerada «top secret». (…) Testigo ya de unos cuantos secretos del chavismo, Salazar se dio cuenta desde el primer instante de lo irregular de la situación: en las pantallas estaban apareciendo los votos que iban logrando Capriles y Maduro. Eso ni siquiera podía conocerlo el CNE, dado que las máquinas electrónicas de votación solo se conectaban en red al final para transmitir los resultados”.

En el libro que está a la venta de manera exclusiva en Amazon se citan algunas conversaciones en las que Salazar estuvo como testigo: «Maldita sea, ¿vamos a permitir que esta mierda de elecciones las gane este “marico” el coño de Capriles?», preguntó Cabello. Salazar cuenta que entonces los dirigentes del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) hicieron una reunión de urgencia, a la que luego se sumó el vicepresidente Jorge Arreaza. Hacia las 4.00 de la tarde Capriles seguía arriba, según nuestro testigo, por 220 mil votos.

Agrega el testigo que la caída de internet pasadas las 6.00 de la tarde fue provocada para descargar el tráfico en la red telefónica y así poder manejar con mayor garantía el complejo volumen de datos que alimentaba el sistema informático paralelo del PSUV. «Es cuando ese día se cayó el sistema de internet. Al poco salió en público Arreaza anunciando que había habido un problema con internet y que se estaba arreglando. Cuando se restituyó el servicio las pantallas de las computadoras comenzaron a revertir la situación: iban llegando más votos para Maduro».

El presunto robo de las elecciones fue confirmado confidencialmente a Estados Unidos por algunos dirigentes chavistas que huyeron al país norteamericano luego de la muerte de Hugo Chávez. Según las confesiones que se revelan en el libro se puede leer: «-Vale, es verdad. Añadimos 350 mil votos. Las estaciones uno, dos y tres de los centros electorales estaban operados por gente nuestra. -Capriles nos quitó 900 mil votos, y habrían llegado a ser dos millones si no llega a haber voto asistido y los demás procedimientos».

Con información de ABC

Comentarios

comentarios