article-thumb
   

Caracas, de “sucursal del cielo” a la segunda ciudad más peligrosa del Mundo

Admin

Lohena Reverón.- Los tiroteos que se viven a diario en Caracas, hicieron que “la sucursal del Cielo” se convirtiera en la segunda ciudad más peligrosa del mundo. Sus habitantes no pueden escapar a esta creciente realidad que ha impedido, año tras año , que los planes de seguridad implementados por el gobierno nacional, no den resultado. Ellos mismos lo reconocen, no pueden con el hampa.

Esta semana las detonaciones en diferentes sitios de la ciudad recrudecieron. El lunes hubo dos muertos y seis heridos en el barrio San José de Petare, cuando se desarrollaba una reunión familiar y dos bandas rivales coincidieron. Unos disparaban desde la parte alta del sector mientras que otros desde abajo, las víctimas quedaron en medio de sus verdugos sin opciones de poder resguardar sus vidas.

Una escena similar se vivió al día siguiente en el Unicentro de El Marqués, ahí una pareja de motorizados intentó asaltar a un supuesto funcionario de la Guardia Nacional Bolivariana que vestía de civil, para quitarle su arma de reglamento, se produjo un enfrentamiento, los fallecidos fueron un taxista que estaba en el lugar junto a su hijo, uno de los delincuentes y una mujer que acompañaba al agredido.

El miércoles en las inmediaciones del Centro Comercial Millenium también hubo detonaciones, que resultaron en muertos.

Palo Verde y su alarmante realidad 

En Palo Verde la situación es alarmante, y no solo para su habitantes sino para los funcionarios que tratan de resguardar las zonas rojas. Un intercambio de disparos registrado la noche de este jueves en la estación Palo Verde del Metro de Caracas dejó dos efectivos de la Guardia Nacional muertos, y dos civiles que pasaban por el lugar resultaron heridos.

Nadie se salVA, los sargentos fueron emboscados por delincuentes que les dispararon para robarles un fusil y una pistola Beretta 9 milímetros.

Este sector del municipio Sucre ha sido noticia en las últimas cuatro semanas y no por razones de alegría. Con el linchamiento de tres asaltantes, una muestra de los hastiados que están los ciudadanos de la delincuencia, comenzó la zozobra.

La semana siguiente fue asesinado un vecino, hubo protestas. Entonces reforzaron la seguridad, pero los sargentos Eberto Díaz (35) y Ronald Palomo Ramírez (28) terminaron siendo víctimas.

De manera extraoficial se conoció que los presuntos responsables de la muerte de los efectivos son menores de edad, tras los hechos se reportó un fuerte operativo policial, según reportaron los mismos habitantes del sector ubicado en el municipio Sucre.

Comentarios

comentarios