article-thumb
   

Caraqueños peregrinan por el Nazareno: “Pido por la paz, aquí se matan entre hermanos”

Christhian Colina

Efe.- Miles de niños, ancianos, hombres y mujeres peregrinaron este miércoles para venerar al Nazareno de San Pablo, una procesión que se ha convertido en una de las tradiciones más antiguas de Venezuela y convertida en uno de los festejos religiosos más importantes del país durante la Semana Santa.

Lea también – “Flores llegaron graneaditas”: Orquídeas para decoración del Nazareno las venden en Bs. 300

La procesión que partió desde la Basílica de Santa Teresa, uno de los principales templos católicos de Venezuela, recorrió buena parte del centro de la capital, y debido al Año Santo del Jubileo de la Misericordia, decretado por el Papa Francisco, se hizo por primera vez a la luz del día y más larga de lo habitual.

Ya hace un año, para estas mismas fechas, que los creyentes hicieron sus promesas al Nazareno a cambio de favores, y durante la jornada como todos los “miércoles santos”, una vez que consideran que las peticiones fueron cumplidas, o que la resignación es el designio, acudieron nuevamente a cumplir y pedir por el auxilio de su santo para este nuevo año.

Caminando descalzos e incluso de rodillas y vestidos con túnicas violetas, los penitentes llegaron a lo largo del día a las puertas del templo para poco a poco formar el mar de personas que cargó la imagen de 1,60 metros de altura y casi 80 kilos de peso. Antonio Acardi, de unos 50 años, no ha faltado a ningún miércoles de Semana Santa durante los últimos 15 años para pedir, no solo por su salud, sino también “por la gente, por la humanidad”.

Su petición al santo este año es especialmente importante porque la gente “no está centrada, está fuera del contexto de la paz, y fuera del contexto de dios”, dice lamentando las muertes del atentado de Bruselas y “lo que pasa” en Venezuela donde, dice, “se matan entre hermanos”.

La imagen en madera policromada, por lo que también es conocido como “el Cristo negro”, está vestida con una túnica de color violeta bordada con hilos de oro, y con los símbolos de la pasión y muerte, el cáliz, clavos, una corona de espinas. El Jesús con una enorme cruz a cuestas es una representación de la séptima estación del víacrusis. La figura está enmarcada por un arco con miles de orquídeas violeta recolectadas desde el inicio de la Semana Santa.

Desde el comienzo de la procesión la imagen es cargada en hombros de los creyentes que se turnan por espacios de tiempo para cumplir con lo que no es un trabajo sino un honor para los miembros de la cofradía. La imagen fue traída de España aproximadamente a principios del siglo XVII y fue instalada inicialmente en la hoy desaparecida iglesia caraqueña de San Pablo, donde la tradición asegura que se produjo el primero de los “milagros” que se le atribuyen.

Comentarios

comentarios