article-thumb
   

Otro aumento que se volverá “sal y agua” en el bolsillo de los venezolanos

Christhian Colina

Christhian Colina. – El tan anunciado “revolcón económico”  fue más la bulla que la cabulla. Empleados públicos y privados manifestaban estar escépticos por el acostumbrado aumento de sueldos del Gobierno nacional con motivo al día del trabajador. Esperaban que el incremento no se lo comiera la inflación, pero el 30 por ciento al que llegará el salario mínimo el 1ero de julio podría ser apenas la mitad de la inflación que proyectan economistas para la fecha.

En un recorrido realizado por ElCooperante.com así se pudo constatar. Verónica Martínez, habitante del barrio San Blas de Petare, asegura que no espera el aumento de sueldo  con alegría. “Siempre se convierten en sal y agua (…) los aumentos siempre se gastan en pasaje y comida, tengo 3 años que no me compro un par de zapatos porque no me alcanza”, añade.

Por su parte, Juan Perdomo, herrero de una empresa del Estado, expresa que anhela que el aumento que anunciará el primer mandatario nacional permita que el sueldo llegue a los 10 mil bolívares, “para no tener que rebuscarme tanto en el mes”.  Mientras que Ana María Ballesteros, afirma que “el incremento debe ser para todos los venezolanos, yo no cobro sueldo mínimo, pero con el aumento posiblemente quede por debajo.”

“Maduro debe anunciar un aumento de sueldos de 50% pero debe acompañarlo de otras medidas, como el aumento del cesticket y el bono de salud que nos prometió a los pensionados y jubilados”, declara en este sentido María Angarita, vecina del Marqués.

Martha Zuniaga, habitante de La Urbina, señala que el “aumento de sueldos debe basarse en la inflación que diariamente nos come el bolsillo, un 100% es lo más ajustado a la realidad. También le pido al Presidente Maduro que nos otorgue un día semanal, para que podamos comprar en el mercado de acuerdo a nuestro número de cédula”.

Comentarios

comentarios