article-thumb
   

Comida en bolsitas: La manera de los venezolanos de enfrentar la escasez y altos costos

El Cooperante | 24 enero, 2018

Caracas,  24 de enero.- La crisis económica en Venezuela y la escasez alimentaria ha llevado a los venezolanos a comer cada vez menos.  Desde hace más de un año, el Gobierno distribuye una deficiente caja de alimentos que no llega ni siquiera a los 4 millones de venezolanos, el CLAP.  Aunado a esto, la poca producción, los operativos incesantes de la Superintendencia de Precios Justos contra supermercados  y otros conflictos más, aumentan la problemática.

Lea también: ¡Gracias, Nicolás! Canasta Alimentaria se ubicó en más de 16 millones de bolívares

Según el presidente Nicolás Maduro, la pobreza extrema en el país se mantuvo en el 4,4% en 2017, igual que en 2016, mientras que el índice de desempleo, indicó, bajó al 6%, frente al 7,5% del año anterior. Sin embargo, el año pasado la pobreza alcanzaba el 80% y para este año se espera igual o más que ello.

Twitter Yosmar Poleo‏.

Y es que  el fracaso gubernamental ha sido rotundo. Venezuela entró por primera vez en hiperinflación, técnicamente definida como un alza de precios mayor a 50% mensualmente. La falta de confianza en la moneda nacional, el incremento récord de la liquidez monetaria y una baja producción llevaron a los precios a topes nunca vistos y el proceso aún no se detiene.

Según el índice de precios de la Asamblea Nacional (el gobierno no emite cifras desde 2015) en 2017 la inflación fue de 2.616%, refiere Banca y Negocios. Asimismo, el Producto Interno Bruto (PIB) se contrajo 29% en solo dos años, principalmente por el derrumbe en 2016, cuando la economía cayó 16,5%, según los datos proporcionados por el gobierno a la SEC. Mientras tanto, en  dos años donde el Ejecutivo decretó una Emergencia Económica,   el dólar paralelo subió más de 19.836,7%.


Algunos venezolanos, para paliar la crisis, optan por las bolsitas de comida que ni siquiera llegan a los 100 gramos. Son las llamadas “teticas”. De café, azúcar, leche, harina  y ahora carne. Van desde los 30 mil bolívares y sin garantía de conocer su calidad. Muchas denuncias han surgido en torno a este negocio. Ciudadanos han asegurado que los “bachaqueros” de Petare estafan con los productos. A la harina, algunas veces según denuncias, las venden adulteradas o mezcladas con otro producto.   El café que venden es un “recolado”.

Le puede interesar: “En deterioro”: Conindustria dice que 34% de las empresas del país están trabajando

Por su parte, la carne también es vendida en bolsas pequeñas, esto ante la alza del alimento por la poca escasez que originó un operativo de la Sundde donde obligó a las carnicerías a vender a precios de remate. Actualmente un kilo de carne tiene un costo de 350 a 410 mil bolívares el kilo en Caracas, un imposible para quienes perciben un sueldo mínimo de más de 700 mil bolívares.   “Para mí es mejor comprar así. No puedo comprar un kilo de carne, esto lo compro y pues lo cocino a mi hija dos veces por semana, algo es algo”, dijo a El Cooperante una de las compradoras. “Claro que es una opción, por lo menos los niños tienen que consumir carne, sino puede darle anemia, se enferman, ellos tienen que alimentarse”, agregó.

Esta catástrofe económica ha obligado a los venezolanos a alimentarse menos de tres veces al día. Incluso, Cáritas de Venezuela estimó que 280 mil niños podrían morir a causa de la desnutrición.

El Centro de Documentación y Análisis de la Federación Venezolana de Maestros (Cendas), informó que la Canasta Alimentaria de diciembre de 2017 se ubicó en  16.501.362,78 bolívares, aumentando Bs. 9.311.203,80, 52.5 salarios mínimos, 129,5% con respecto al mes de noviembre de 2017 y 2.927,8% entre diciembre de 2016 y diciembre de 2017. Según el informe, todos los rubros aumentaron de precio:   granos, 228,6%; leche, quesos y huevos, 180,9%; salsa y mayonesa, 168,1%; carnes y sus preparados, 141,5%; cereales y productos derivados, 132,8; pescados y mariscos,103,7%; café, 100,6%; frutas y hortalizas, 90,7%; azúcar y sal, 78,7%; raíces, tubérculos y otros, 69,2% y grasas y aceites, 56,9%.

La diferencia entre los precios controlados y los precios de mercado es de 140.433,4%. En tal sentido, al menos 18 productos   presentaron problemas de escasez: leche en polvo, pollo, carne de res, margarina, avena, azúcar, aceite de maíz, arvejas, lentejas, arroz, harina de trigo, pastas alimenticias, salsa de tomate, harina de maíz, café, mayonesa, pan, queso amarillo: el 31,03% de los 58 productos que contiene la canasta.

Comentarios

comentarios