article-thumb
   

Carta de una “limpia pocetas” a Maduro: “El trabajo que realizamos siempre dignificará”

El Cooperante | 5 abril, 2018

Caracas, 5 de abril.- El pasado martes el presidente Nicolás Maduro desató la ira en las redes sociales tras realizar comentarios hacia los venezolanos que se han ido del país, al asegurar que no se iría de Venezuela a “limpiar pocetas”. Ante ello una venezolana radicada en el exterior le respondió indicándole que llegó a Estados Unidos con una gran maleta de incertidumbre y debió dedicarse al aseso doméstico.

Lea también: “Maduro no sabe lo que cuesta limpiar pocetas”

“Me siento muy orgullosa de ser venezolana y ademas de una venezolana que con títulos universitarios y con mucho ahínco, serenidad, elegancia, humildad y más, he limpiado y sigo limpiando pocetas en este país bendito que me ha dado la oportunidad de seguir viviendo con dignidad”, dice parte de la carta escrita por Pilar Otaiza.

A continuación el texto integro publicado en su página de Facebook:

CARTA ABIERTA DE UNA LIMPIADORA DE POCETAS VENEZOLANA


Sr Presidente de Venezuela!!!

Me tome mi tiempo para responderle como venezolana en el exilio, como ser humana,hija,hermana, tía, amiga y más. Llegué a USA con una gran maleta de incertidumbres. LIMPIAR POCETAS fue y es una de las formas que esas incertidumbres fueron bajando. Hoy más que nunca bendigo el cepillo,los químicos, mis guantes y todos los implementos que utilizo para hacerlo.

¿Usted dirá por que? Pues sencillo porque con cada POCETA que he limpiado he podido ayudar a mi familia en mi Venezuela Bendita caray.
He apoyado para que puedan tener eventualmente un plato de comida digno. O para que una amiga se pueda operar o enviar una caja de verduras a una familia para alegrar sus vidas.

Me siento muy orgullosa de ser venezolana y ademas de una venezolana que con títulos universitarios y con mucho ahínco, serenidad,elegancia,humildad y mas, he limpiado y sigo limpiando pocetas en este país bendito que me ha dado la oportunidad de seguir viviendo con dignidad.

Limpiar POCETA Sr. Presidente de Venezuela me ha servido también para colocar en ese cepillo la rabia e impotencia de ver a los niños trasplantado o con cáncer morir. Ese cepillo me ha servido para limpiar a su vez con mis lagrimas el dolor que me produjo el saber las condiciones en las cuales están los enfermos venezolanos entre ellos, mi padre en sus últimos días de existencia. Han sido muchas horas de limpieza Sr Presidente que me han conectado con mi dignidad y perseverancia.

Después de muchos años pude ir a Tijuana, México, a dictar una conferencia y recuerdo bien clarito que mis primeras palabras fueron:
Soy orgullosamente venezolana, resido en el otro lado de la frontera y me he ganado la vida limpiando “POCETAS”. Así que soy como cualquiera de ustedes….Y no sabe usted como esa presentación me abrió muchas puertas hasta la de los medios de comunicación de ese otro gran país.

Sr. Presidente de Venezuela hoy me gano la vida de otra manera, ejerciendo profesionalmente,haciendo aquello por lo que siento pasión: servir a los demás y ser guía de almas. Pero aun así me siento muy orgullosa de limpiar la POCETA personalmente que usan las participantes del Grupo Triangulando con Pilar Otaiza cada jueves. Cocinar para ellas y limpiar el piso por donde caminan. Pues eso me recuerda de donde vengo y es siempre un cable a tierra. Así que limpiar POCETA hasta terapéutico es.

Sabe usted Sr Presidente de Venezuela por que? Sencillo, en un hogar venezolano aprendí que el trabajo que realizamos siempre nos dignificará…y mi Vieja querida siempre me dijo sin sospechar ni un segundo los giros que daría la historia de Venezuela:
“PILAR CELINA SI VAS A SER BARRENDERA ASEGURATE ESTAR ENTRE LAS MEJORES….”

HOY MUCHOS PAÍSES DEL MUNDO TIENEN GRANDES LIMPIADORES DE POCETAS ALTAMENTE CALIFICADOS, PORQUE SE FORMARON EN LAS UNIVERSIDADES VENEZOLANAS. Me despido desde esta otra parte del mundo Sr Presidente de Venezuela. No podre hacerlo dejándole un abrazo que le arrope el alma porque usted por no limpiar Pocetas la perdió…

Pilar C Otaiza M
Palabras del Alma

Comentarios

comentarios