article-thumb
   

Casarse en Venezuela: el dolor de cabeza que causan los precios de la ropa nupcial

El Cooperante

Caracas, 12 de noviembre.- El matrimonio es uno de los sacramentos en la religión católica, en el cual dos personas se unen libremente para toda la vida con el fin de ayudarse mutuamente, procrear y educar a los hijos. Esta decisión es una de las cosas más importantes para la pareja, por lo que al tomarla se desea celebrar esta felicidad junto a seres queridos y amigos y, a partir de ese momento, comienza la ardua tarea de preparar este evento.

Leer también: ¡Adiós estrenos! Comprar ropa usada: la tendencia en auge que ni el sueldo cubre

La mayoría de las mujeres sueñan con casarse y llegar al altar con un hermoso vestido blanco. A los hombres también les causa emoción esta ocasión, aunque ellos lo disimulan más. Sin embargo, en un país en el que la economía va en decrecimiento y la inflación se consume los ingresos de los venezolanos, los novios tienen que limitarse a hacer celebraciones “sencillas” e “íntimas”.

El vestido de novia es una de las prendas más importantes en una boda y el color blanco, que simboliza la pureza del alma, sigue siendo tendencia, aunque hay quienes optan por usar tonos pasteles o marfil. Su costo supera los Bs. 2.500.000, el más sencillo, mientras que los más llamativos y más elaborados pueden tener un precio entre Bs. 15.000.000 y Bs. 20.000.000. A esto hay que sumarle los Bs. 700.000 y Bs. 1.500.000 de las sandalias o zapatillas, más los Bs. 130.000 y hasta Bs. 1.500.000 de la tiara o tocado.

En el caso de los hombres, el atuendo a lucir en este día tan importante no es tan costoso como el de las novias. Un traje, económico, se puede conseguir en Bs. 500.000, mientras que otros cuestan un poco más de Bs. 750.000. Sin embargo, esto solo incluye el saco y el pantalón, la camisa es adicional y tienen un precio superior de Bs. 300.000, mientras que el un par de zapatos se pueden adquirir desde Bs. 650.000

Solo en gasto de vestuario, una mujer necesita, como mínimo, 3 millones 350 mil bolívares y un hombre requiere un millón 450 mil bolívares, para hacer un total de gastos de cuatro millones 800 mil bolívares. Adicionalmente, hay que sumarle los 24 millones 500 mil bolívares de los anillos matrimoniales.

Juliana Pérez trabaja como modista en una reconocida tienda de venta de vestidos de novias en el centro de Caracas y asegura que, a pesar de la crisis, las parejas continúan casándose y las ventas se han mantenido. Señaló que anteriormente se tenían que vender muchos vestidos para obtener buenas comisiones, mientras que en la actualidad con una sola venta ya la hacen.

A pesar de la difícil situación del país, las personas se siguen casando y gracias a eso el negocio se ha mantenido, porque de lo contrario ya hubiéramos cerrado hace tiempo”, dijo a El Cooperante.

Comentarios

comentarios