article-thumb
   

Chantajean al electorado: El Gobierno apela a la intimidación como eje de campaña electoral

El Cooperante

Roberta Stabile.- “Porque el pueblo no se va a dejar quitar las misiones, las pensiones, la revolución (…) Si sucediera, el supuesto negado caso, de que la Asamblea Nacional cayera en manos de la MUD, ¿Qué creen que pasaría? Un caos, nuestro pueblo va a salir a las calles”, ha manifestado insistentemente el jefe de Estado, Nicolás Maduro Moros, en el marco de la precampaña electoral para los comicios del 6 de diciembre.

Tanto el verbo de Maduro, como el de Diosdado Cabello, máximos representantes del chavismo, dan claras señas de que, como en oportunidades anteriores, no hay propuestas para atraer al electorado, sino que por el contrarío insistirán en vender al adversario como quien viene a arrebatar los beneficios que sociales que estos se atribuyen.

En ese sentido el especialista en comunicaciones y redes, Luis Carlos Díaz, asegura que durante la campaña electoral, “ya no se discute de valores, de democracia, ni avances de la revolución, sino de subsistencia”.

En exclusiva para El Cooperante, Díaz plantea que el problema está en la “intimidación” presente en los mensajes del Gobierno hacia los ciudadanos, especialmente en aquellos que incluyen la pérdida de beneficios producto de una posición política a la hora de ejercer el sufragio.

Por su parte, el director de la organización no gubernamental, Espacio Público, Carlos Correa, expone que “el papel de víctima” de Maduro,  ha funcionado antes y de manera efectiva. “Una de las cosas que pasa en la perspectiva de la comunicación política en el país es que el Gobierno no es responsable de nada, siempre es un tercero que está haciéndole daño a él, ellos no tienen ninguna responsabilidad. Hay una guerra económica”, puntualiza.

Un Gobierno de “víctimas” con dualidad en sus funciones

luis_carlos_diaz_pollo_en_brasa_venezuela_1Díaz asegura que en el país se vive una especie de “secuestro del Estado” por parte del partido oficialista. “Que en medio de esta mezcla, un anuncio gubernamental se convierte también en un anuncio de campaña, en un acto partidista, en un propaganda electoral”.

Asimismo,  alerta que han construido “la mayor vulnerabilidad de los más pobres, que cada vez son más dependientes del Estado y eso ha sido una política pública desde hace bastante tiempo”. Todo esto con la finalidad de hacer más básico el nivel del discurso.

“A la gente ahora se le chantajea. Ya no con que no le van a bajar los recursos a los consejos comunales (…) sino que ahora es sencillamente con comida (…) ahora es que tengas o no accesos a los productos regulados”, indica el analista.

Correa explica que quienes están en el poder usan como política comunicacional la lógica reactiva y explica que la estrategia política de cara a los adversarios está centrada en la descalificación personal y utilizar los recursos del Estado con ese fin.

La maniobra puede no ser suficiente esta vez

correa_1Revela que los mensajes de intimidación tienen un impacto, pero no está seguro si van a calar en la sociedad de la misma forma que en años anteriores, en vista de que la situación económica de Venezuela se ha deteriorado progresivamente.

El comunicador asevera que lo saludable es que el gobierno maneje una campaña de propuestas.  “No sé si será suficiente una estrategia de responsabilizar al otro, por lo que dicen las encuestas, de hacer cosas efectistas que tienen un calado bastante corto”.

Pretenden “atemorizar” a la gente

Gloria Cuenca, ganadora del  Premio Nacional de Periodismo, coincide con los dos analistas en materia comunicacional en que las fuerzas del gobierno pretenden “atemorizar” a la gente.

“Es una vieja estrategia, que han usado, lo que llaman la pedagogía  del terror. Que fue usada por la KGB (Comité para la Seguridad del Estado, la agencia de inteligencia de la Unión Soviética)”. También plantea  que las inhabilitaciones y las persecuciones políticas forman parte de la “vieja pedagogía”.

Fracturas en el poder

gloria_cuenca_cortesia_el_carabobeno“Ellos se la pasan haciéndose ver como que están muy fuertes, como que no tienen ninguna crisis de división y realmente son un gobierno sumamente débil por la cantidad de fracturas internas que tienen, por la pérdida del respaldo popular”, apunta la comunicadora al ser consultada sobre porqué el chavismo siempre recurre al desencanto y la desesperanza.

 

Finalmente, Cuenca es fiel creyente de que una de las principales barreras comunicacionales del Gobierno es el “desastre”, la realidad económica y de inseguridad en el país.

 

Comentarios

comentarios