article-thumb
   

Maduro sacrificó líder de colectivo para simular enfrentamiento con Óscar Pérez

El Cooperante | 19 enero, 2018

Caracas, 19 de enero.- Las autoridades venezolanas siguen sin despejar las dudas sobre la acción policial que acabó el lunes con la vida del inspector Óscar Pérez y otros seis integrantes del grupo de sublevados que lideraba, cuyas familias siguen reclamando los cuerpos y los resultados de las autopsias.

Lea también: Operación contra Óscar Pérez sigue con lagunas y esperanza de recuperar cuerpos

Antes de disparar el lanzacohetes contra el pintoresco chalé ubicado en El Junquito, y también antes de abrirse paso entre los escombros para rematar a los sobrevivientes del estallido, soldados y efectivos policiales habían dejado pasar a integrantes de un colectivo para que liquidara a tiros al grupo de insurgentes liderado por el otrora funcionario del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc).

Excepto que la vivienda a la que entraron era la casa equivocada, y que quienes terminaron siendo ejecutados fueron los jefes del grupo oficialista que debía servir de verdugos. Dos integrantes del colectivo del 23 de Enero conocido “Tres Raíces”, murieron durante la operación de asalto que estremeció al país la mañana del lunes al ser transmitida en tiempo real por el propio Pérez a través de las redes sociales.

Pero los dos chavistas fueron asesinados por otros hombres del régimen de Nicolás Maduro, en un intento por simular un enfrentamiento que justificara las muertes de Pérez y de su grupo, dijeron fuentes policiales al Nuevo Herald. “Los tiros fueron por la espalda. Ellos (integrantes del colectivo) fueron caminando hacia la casa donde les habían dicho que estaba Óscar Pérez, pero ni siquiera sabían donde estaba el grupo de acciones especiales que terminó disparando contra ellos”, dijo una fuente policial que habló bajo condición de anonimato.


Foto: Cortesía

Los testimonios de las fuentes policiales, así como los videos transmitidos por el propio Pérez el día de su muerte, esbozan un rudimentario complot orquestado por las fuerzas del régimen de Maduro para justificar la muerte del policía insurgente pese a que ya había manifestado su deseo de entregarse.

Pérez transmitió por las redes sociales videos de las conversaciones que sostuvo con el mayor de la Guardia Nacional para evitar un choque de fuerzas, mientras que personas que mantuvieron contacto telefónico con él durante esa mañana informaron a el Nuevo Herald que el policía también habló directamente con sus jefes dentro del Cicpc manifestando su deseo de evitar un enfrentamiento.

Las versiones recogidas por el Nuevo Herald apuntan a que Pérez y sus hombres fueron rodeados desde la madrugada del lunes por hombres de la Guardia Nacional. “Ellos comienzan a rodear la zona como a las 2:30 de la mañana, pero terminan ubicando la casa como a las 4:30, dos horas y pico después”, dijo una de las fuentes consultadas.

Viendo que no tenía ninguna posibilidad de escapar, Pérez procedió a negociar su entrega con las autoridades, propuesta que fue aceptada por el Mayor de la Guardia Nacional, Rafael Bastardo. Pero en algún momento en la mañana, aparentemente hubo un cambio de orden, y las fuerzas del régimen le notificaron que no habría negociación.

“La orden es matarte”, le habrían notificado, según testimonio de uno de los aliados de Pérez que se mantuvo en contacto telefónico con él a inicios de la mañana. Según las fuentes, las fuerzas del Maduro pudieron haber disparado el lanzacohetes en al menos dos ocasiones, y quizás tres. Pero el último disparo, el que aparece en el video, pudo haber sido realizado una vez que los ocupantes de la vivienda ya estaban muertos, con el fin de destruir evidencias.

“Lo que se cree es que, con el primer disparo, ellos quedaron totalmente aturdidos, y ahí entraron y los remataron”, dijo una de las fuentes consultadas. “Entró un grupo pequeño que procedió a dar tiros de gracia”, acotó. Para ese entonces, los colectivos ya habían sido asesinados, pero en otra vivienda. “Los matan en una casa equivocada. Ellos al principio no sabían exactamente dónde se encontraba Pérez, y cuando despachan a los colectivos, los mandan a la casa de al lado”, agregó la fuente.

Comentarios

comentarios