article-thumb
   

Cierre de frontera Aruba, Curazao y Bonaire: La medida que podría extenderse a otros países

El Cooperante | 24 enero, 2018

Caracas, 24 de enero.- El pasado 5 de enero, el presidente de la República, Nicolás Maduro, anunció el cese de comunicaciones con la frontera que separa a Venezuela de Aruba, Curazao y Bonaire, con el fin de “restablecer una reestructuración y una defensa de los intereses económicos de Venezuela (…) Aspiro que las autoridades de estas tres islas tomen medidas que hemos pedido durante más de dos años”. 

Lea también: Curazao y Aruba critican desinterés de Maduro para lograr acuerdo tras cierre de fronteras

Inicialmente, la medida fue aprobada por un lapso de 72 horas, no obstante, apenas 24 horas después, el Instituto Nacional de Aeronáutica Civil (INAC), emitió una notificación sobre la prohibición de las operaciones aviación comercial, transporte de pasajeros, carga y correo comercial/privada, con las islas representadas diplomáticamente por Holanda.

Días más tarde, el Gobierno anunció la extensión del cierre de fronteras y prohibió también cualquier intercambio comercial con las tres islas ubicadas en el mar Caribe. El INAC acompañó la extensión, informando que habría una habilitación de vuelos comerciales especiales, en los que únicamente podrían viajar los extranjeros que se hallaban en territorio venezolano, los residentes de las islas y los residentes de Estados Unidos, enmarcando así, que el cierre de la frontera es exclusivo para los nativos venezolanos.

La notificación, ha generado una oleada de problemáticas, principalmente por parte de quienes ya había adquirido sus boletos de vuelo hacia las islas, y quienes quedaron varados tras el anuncio del Ejecutivo que, hasta la fecha, no ha aclarado el tiempo de extensión de este cierre.


Una ilegalidad dentro de otra

Pero esta no es la primera vez que el Estado venezolano toma este tipo de acciones sin dar mayores detalles al respecto. De acuerdo con el abogado constitucional, Juan Berríos, desde el año 2015, cuando se decretaron los primeros estados de excepción, el Gobierno ha impuesto varios cierres de fronteras, como las de Colombia y Brasil.

Le puede interesar: Establecen que solo extranjeros y residentes podrán ir a Aruba, Curazao y Bonaire

“Esto se ha convertido en algo normal, a pesar de que su base jurídica es un estado de excepción que se ha prolongado indefinidamente por casi dos años, lo que desde el punto de vista constitucional, es ilegal“, refirió al respecto el profesional en materia.

Según Berríos, el cierre de las fronteras, a pesar de coartar el derecho del libre tránsito establecido en la Constitución, no es una acción ilegal como tal, sino más bien, legal y aceptada dentro de una estado de excepción, siempre y cuando, este cumpla con los parámetros establecidos en la ley, como su aprobación por la Asamblea Nacional (AN) y la duración de un lapso de 60 días, tal como establecen las normas venezolanas, lo que no ocurre en este caso.

“Básicamente lo que tenemos es un Gobierno por decreto que decide cerrar fronteras sin aclarar cuál será el tiempo de prolongación de dicha medida, ni sus condiciones, ni ver resultados positivos”, sostuvo el jurista, quien explicó que la novedad de este cese comercial y comunicacional, es que incluye el espacio marítimo y aéreo, mientras que con Colombia y Brasil, únicamente fue restringido el acceso terrestre, lo que eleva su gravedad aún más.

En este sentido, alertó sobre la posibilidad de que el Ejecutivo extienda este decreto a otras naciones que, no precisamente, guarden vínculos fronterizos con Venezuela.Eventualmente puede significar un cierre con países que están fuera de los límites, a los que solo acceden por vía aérea, como países de Europa o hacia Estados Unidos”, apuntó el abogado, a la vez que explicó que las razones que podría dar el Ejecutivo para llevar a cabo esta acción, son diversas.

Lea además: Gobierno extiende suspensión de tráfico comercial con Aruba, Curazao y Bonaire

Para Berríos, el Gobierno ha normalizado el cierre de fronteras, a pesar de estar dentro de un marco ilegal, por lo que no extrañaría que, más adelante, se continúe cercando el país a través de otras instancias, como la Asamblea Nacional Constituyente (ANC). “Los venezolanos estamos de manos atadas en ese caso. El Gobierno no se rige por la Constitución, no le importa”, advirtió el constitucionalista al respecto.

Comentarios

comentarios