article-thumb
   

Cierre fronterizo con Colombia ordenado por Maduro no frena el aumento del dólar negro

Admin

El Cooperante.- El cierre de la frontera entre Venezuela y Colombia por los estados Táchira, Zulia y Apure, ordenado por el presidente Nicolás Maduro, no ha detenido el aumento del dólar paralelo.

El pasado martes pasó la barrera de 800 bolívares por dólar, según publicaron los portales informativos del país. Pese a que algunas transacciones han dejado de hacerse en efectivo en casas de cambio de la frontera, los marcadores de la divisa (no oficial) sostienen que la tasa es determinada por las operaciones que se siguen haciendo mediante transferencias.

En ese sentido, el economista Elías Matta, miembro de la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional (AN) asegura que la razón es la falta de oferta de las divisas.

 “Es que en la actualidad no hay nadie que oferte la divisa. El Gobierno no lo está haciendo, pues el llamado dólar a 6,30 solo existe para un “grupito” que se está enriqueciendo, el dólar de 12 también es para otro grupo que también se enriquece, y el llamado dólar Simadi que está a un poquito menos de 200, tampoco existe porque ¿dónde está ese dólar? ¿Quién lo vende?”, precisó.

Matta añadió que el cierre de la frontera trajo un problema adicional, ya que desde Colombia se estaban importando bienes y servicios que se consumían en el país  y ahora estos bienes y servicios también escasean, por lo que hay que buscar dólares para comprarlos en otros sitios y hasta más caros.

“Siempre para finales de año la demanda de dólares aumenta porque la gente quiere traer mercancía para estas fechas y vender. Se genera una demanda adicional, y si no hay quien oferte dólares, simplemente el paralelo tiende a subir porque la gente compra la divisa a como dé lugar, y hay más especulación”, consideró el especialista en la materia.

Para el también economista Alberto Castellano “están generando una presión en el mercado, el dólar paralelo seguirá aumentando porque es especulativo y están presionando”.

A su juicio, ante la inactividad en Cúcuta y Maicao el negocio podría emigrar a otros departamentos (estados) de Colombia, como Bogotá, y sería aceptado rápidamente un nuevo marcador al no haber un mercado de divisas en Venezuela.

“Puede haber un desplazamiento del negocio, mientras siga teniendo rentabilidad y se mantenga la diferencia en los precios internos persistirá el negocio”, acentuó.

Los expertos aseguran que en caso de que se logre reducir el contrabando de bienes y de billetes, disminuiría aún más la demanda de bolívares y caería la oferta de efectivo en Cúcuta. Sin embargo, la oferta de bolívares por medio de transferencias hechas por vía electrónica continúa incrementándose, a medida que se expande la liquidez monetaria en Venezuela y se deteriora la situación política, económica y social.

Para el profesor universitario y economista, Miguel Díaz, el cierre de la frontera provoca una reducción de obtención de capital en los comercios entre ambas naciones y la economía venezolana presenta una debilidad que se intensificará con el decreto de Estado de Excepción, lo que ocasionaría un despegue del dólar paralelo.

 

Con información de Versión Final.

Comentarios

comentarios