article-thumb
   

Ganancias de la CVG se diluyen como sal y agua

Christhian Colina

Christhian Colina.- El desfalco realizado por transnacionales y la existencia de mafias sindicales fueron algunas de las razones esgrimidas por el fallecido Hugo Chávez para comenzar en el año 2008 la nacionalización de las empresas básicas de Guayana, pero siete años después el conglomerado industrial sigue sin reportar ganancias.

“Además de bolívares, quiero que me entreguen dividendos en dólares“, fue la exigencia que le hizo el presidente Nicolás Maduro a los trabajadores de las Empresas Básicas de Guayana durante un encuentro del Consejo Presidencial de la Clase Obrera, en Caruachi. Afirmación que surgió luego de recibir un cheque por un monto de Bs. 467.819.167 por concepto del cierre anual de CVG. Sin embargo tales “ganancias” se diluyeron como las promesas de convertirse en el motor de la economía nacional, pues en el mismo acto Maduro aprobó la entrega de 600 millones para un fondo de jubilaciones que solventaría la “deuda social con la clase obrera de la industria.”

 Resultados sin ganancias

A finales del 2007 la Siderúrgica del Orinoco (SIDOR) aún gerenciada por el grupo de capital italo- argentino Ternium Techint reportó una producción de 4,3 millones de toneladas de acero, pero en la Memoria y Cuenta del año 2014 del Ministerio del Poder Popular para las Industrias, se observa que esta empresa socialista nacionalizada el 9 de abril de 2008, sólo produjo 1,1 millones de toneladas de acero, reportando una caída del 74% en siete años.

Lo mismo sucede con la empresa Bauxilum, que en el año 2010 reportó ganancias por un monto de 537 millones de bolívares, mientras que un año después registró pérdidas de 1,02 millardos de bolívares. La Industria Venezolana del Aluminio (VENALUM) logró producir en el 2010 la cantidad de 258 mil toneladas del metal, descendiendo en cuatro años 58%, al colocarse en 109 mil toneladas.

Perdidas sin control

Mientras que el diputado a la Asamblea Nacional Andrés Velásquez, se pronunció a través de la red social twitter, asegurando que el acto realizado por el presidente Maduro “era una farsa insultante”, pues a su juicio las empresas de Guayana no pueden generar ganancias si solo producen el 20% de su capacidad instalada.

Comentarios

comentarios