article-thumb
   

Cilia Flores armó un berrinche cuando a su comadre no le dejaron la Fiscalía

Jose G Martinez

El Cooperante.- No conforme con haber “enchunfado” a más de una docena de familiares en la Asamblea Nacional durante su gestión como presidenta del Parlamento, la primera combatiente Cilia Flores ha intentado en dos oportunidades poner donde hay a su comadre Miriam Morandy Mijares, pero ni por su relación sentimental con el Presidente le ha dado resultados. El nombre de Miriam Morandy acaparó titulares de la prensa luego que el sábado en la noche intentara viajar a Portugal en compñía de Richard José Cammarano, acusado de tráfico internacional de drogas.

Cilia Flores armó literalmente un berrinche cuando no logró imponer a Morandy como fiscal general de la República, al punto que se “automaleteó” de la residencia oficial La Viñeta, en Fuerte Tiuna, donde residía para el momento de la ratificación de Luisa Ortega Díaz en el cargo, y se mudó para una de las residencias alternas ubicada en la urbanización Montalbán.

La información hace referencia a que Nicolás Maduro no pudo complacer los caprichos de su “compañera de vida”, pues debió negociar con Diosdado Cabello y dejarle la cuota de poder que representa la figura de Ortega Díaz en el Ministerio Público. También habría estado metida la mano del exvicepresidente José Vicente Rangel. El premio de consolación para Cilia Flores fue dejarle imponer en la Contraloría a Manuel Galindo Ballesteros.

Lo mismo ocurrió en la Dirección Ejecutiva de la Magistratura (DEM). La primera dama promovió el año pasado a Morandy como sustituta de Argenis Chávez, en vista de que el hermano de Hugo Chávez estaría incurso en irregularidades administrativas, pero Diosdado Cabello y Pedro Carreño metieron la mano para garantizar que se mantuviera la cuota de poder que exigía la familia Chávez.

Comentarios

comentarios