article-thumb
   

¿Coincidencias? Oficialistas tantean escenarios para eventual unificación cambiaria

Jose G Martinez

José Gregorio Martínez.- La crisis económica marcada por la caída de los precios del petróleo, la merma progresiva de las reservas internacionales, el ascenso indetenible de la inflación, la escasez de divisas y la consecuente escasez de productos obliga al Gobierno a replantearse una vez más el mecanismo cambiario. Aunque el Ejecutivo no ha realizado anuncios oficiales al respecto, diversos voceros del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) parecen estar tanteando los escenarios para una eventual unificación cambiaria asomando propuestas personales que coinciden.

Rodrigo Cabezas, diputado al Parlamento Latinoamericano (Parlatino), fue el primero en expresar su preocupación por el mal funcionamiento de la economía, reconociendo incluso que “el dólar barato actual es distorsionante”, refiriéndose a la tasa del Centro Nacional de Comercio Exterior (Cencoex) que se mantiene en 6,30 bolívares por dólar. En este sentido, recomendó simplificar el sistema cambiario.

No tardó en señalar el diputado a la Asamblea Nacional Jesús Faría que la simplificación del régimen cambiario impactará de manera positiva en la asignación de divisas a los actores económicos, lo cual se traducirá en una mejor distribución de los recursos.

Faría ahondó más en su propuesta al sugerir que se apliquen solo dos tasas de cambio para lograr estabilizar la economía. El parlamentario oficialista, quien es miembro de la Comisión de Finanzas,  habló de una tasa controlada y otra libre con intervención del Estado

Más recientemente, el también diputado a la AN por el PSUV, José Alfredo Ureña, repitió el término de “distorsión económica” que señalaba Cabezas y habló nuevamente de dos tasas cambiarias. “Nosotros estamos apoyando que eso se vaya flexibilizando y vayamos en las próximas semanas, próximos días,  disminuyendo la cantidad. No tener tres precios del dólar sino tener dos por ejemplo”.

No se la primera vez que el Gobierno apuesta por la “flexibilización” del sistema cambiario, eufemismo utilizado para aplicar devaluaciones como ocurrió con la creación del Sistema de Transacciones con Títulos en Moneda Extranjera (Sitme), el cual fue sustituid luego por el Sistema Complementario de Administración de Divisas (Sicad) I y II y más recientemente se oficializó una tasa a un valor que se acercaba un poco más al mercado paralelo que se denominó Sistema Marginal de Divisas (Simadi). Con cada uno de estos sistemas se prometió “pulverizar” el dólar negro pero este se aleja cada vez más y la se ubica en 640 bolívares por dólar.

 

 

Comentarios

comentarios