Conéctate con nosotros

Hola, ¿qué estás buscando?

La Lupa

Collage vigésimo octavo sobre Rómulo Betancourt (Llegó la dictadura: la resistencia, el exilio –IV-)

Leonardo Ruiz Pineda cayó abatido días después de haber escrito el prólogo del libro "Venezuela bajo el signo del terror"

Caracas/ Por Carlos Canache Mata.- La ferocidad de la política represiva de la dictadura aumentó considerablemente durante el mes de octubre de 1951, llegándose a estimar que había más de dos mil (2.000) presos políticos en las cárceles del país. Una nueva modalidad, de inspiración nazi, de privación de la libertad -la de los campos de concentración- alzó su sombrío vuelo. En años anteriores, al comienzo de la Segunda Guerra Mundial, el penal de Guasina sirvió de centro de reclusión de extranjeros indeseables, el cual, a causa de “condiciones de insalubridad mortal”, había sido clausurado en 1943. Guasina es una de las islas del Delta del Orinoco, que se inunda con las crecidas del gran río y se convierte en una ciénaga-criadero de larvas al retirarse las aguas desbordadas, y con una temperatura ambiente que oscila entre los 38° y 40° C a la sombra. Es allí donde, en octubre de 1951, la dictadura reabre el penal y lo convierte en campo de concentración para confinar una porción de sus numerosas víctimas.

Lea también: Henrique Capriles: «No hay negociación entre Turquía y la oposición en Venezuela»

El primer lote de presos políticos, 446 venezolanos, llegó a Guasina el 8 de noviembre de 1951. Venían en el barco (vapor, como se decía entonces) ‘Guárico’, que había partido de La Guaira y recogió prisioneros de cárceles de varias ciudades del oriente del país. El segundo lote, que alcanzaba a 312 presos, procedentes de cárceles del occidente del país y del Estado Carabobo, arribó a la isla el 16 de abril de 1952 en el vapor ‘Guayana’. Y en el mismo vapor ‘Guayana’, llegó después el tercer y último lote con 134 presos, procedentes de Caracas. Los presos –estudiantes, obreros, periodistas, profesionales unniversitarios- eran sometidos a un régimen de trabajos forzados y los huesos de cuatro de ellos quedaron enterrados en la isla. El 18 de diciembre de 1952, los presos fueron trasladados a otra isla del río, Sacupana, donde había condiciones de insalubridad menos duras, sin variar el trato inhumano que recibían de sus carceleros. Pocos días después, el campo de concentración fue clausurado, y los presos llevados a la recién abierta cárcel nacional de Ciudad Bolívar.

Rómulo Betancourt lapidó la barbarie que significó Guasina como testimonio infame de la vesania dictatorial. En su obra “Venezuela, política y petróleo” (página 490), después de compararlo con Dachau, el campo de concentración hitleriano que alarmó a la gente civilizada, escribió: “Ese campo de concentración estaba localizado en las selvas del Orinoco, sobre una tierra donde Venezuela deja de ser nación para devenir geografía, inhollada por la planta del hombre. Se llamaba Guasina esa nueva Isla del Diablo”. Con la diferencia, comenta Betancourt, que de Cayena, la Isla del Diablo francesa, pudieron fugarse algunos prisioneors, pero que de Guasina eso era imposible porque, además de estar rodeada de una alambrada electrizada, está circunvalada por los caños del Orinoco, “poblados de una fauna acuática feroz”.

La dictadura pretendió culpar a Leonardo Ruiz Pineda, Secretario General de Acción Democrática en la clandestinidad y Jefe de la Resistencia, del incendio del Miércoles Santo en la Iglesia de Santa Teresa ocurrido en el mes de abril de 1952, con el lamentable resultado de muertos y heridos. Leonardo, ante la falaz acusación que públicamente había puesto a circular el régimen, le dirige, el 17 de abril, una carta a su padre, donde le dice: “…Me ha preocupado pensarlo agobiado por la natural angustia que hayan producido las noticias mentirosas recientemente publicadas para sorprender a desprevenidos e ingenuos…Usted y todos los míos me conocen y saben cuál es mi formación espiritual y cultural…No me he inquietado ni acobardado por la intención de nuestros enemigos…No voy a renunciar a mi gran deber…Tenga usted la seguridad de que haré honor a mis compromisos y no vacilaré ni un solo instante en mantenerme a la altura de la misión que me ha correspondido…Eso deben saberlo también nuestros enemigos, porque es necesario que ellos comprendan que a nosotros nos mueve el valor espiritual que sólo las causas justas imprimen al hombre de bien…Tenga usted esa seguridad, la de que yo no abandonaré mi puesto de combate y que permaneceré en mi trinchera hasta el triunfo definitivo” (1). Desde su exilio en San José de Costa Rica, Rómulo Betancourt se refirió al lamentable episodio, en estos términos: “Junto con Alberto Carnevali, otro de los dirigentes de AD, cuya estatura política se ha agigantado en los años de la persecución, Leonardo fue acusado por la policía dictatorial en abril de este año, de un diabólico plan terrorista, cuyo supuesto anticipo fue el pánico del Miércoles Santo en una iglesia caraqueña, con saldo de decenas de niños y ancianos aplastados por una multitud enloquecida. En carta íntima a su padre, testimonió, con acento de conmovedora sinceridad, cómo lo afectaba la idea de que se le creyese capaz de utilizar criminales arbitrios en la lucha que dirigía contra quienes oprimen y deshonran a Venezuela” (2).

Contra las infamias de la dictadura, el combate prosiguió. La disidencia espigaba también en el campo militar. El 29 de septiembre de ese año 1952 hubo un levantamiento en la base aérea de Boca del Río en Maracay, encabezado por los oficiales activos el capitán Wilfrido Omaña y el teniente Héctor Navarro Torres. El conato de rebelión fracasó, al no responder la Guarnición de Maracay y otras guarniciones comprometidas. El teniente Navarro fue apresado, no así el capitán Omaña, que logró escapar. También en ese mes de septiembre, numerosos grupos de campesinos armados atacaron en Turén y Villa Bruzual, Estado Portuguesa, el puesto de la Guardia Nacional y de la Prefectura Municipal. El comunicado oficial señala como autores intelectuales y materiales a Acción Democrática y al Partido Comunista y reporta que hay un apreciable saldo de muertos y heridos. Rómulo Betancourt, acota: “La represión fue sangrienta, implacable. Los aviones de bombardeo, los mismos comprados a Inglaterra y los Estados Unidos -¡para contribuir ‘a la defensa continental’!- ametrallaron a los amotinados. No se hicieron presos por las tropas enviadas a dominar ese levantamiento popular: los rendidos eran fusilados expiditivamente” (3). Días después, el 2 de octubre, estalló en el Cuartel ‘José Gregorio Monagas’ de Maturín, una rebelión liderada por el Capitán Juan Bautista Rojas, que contó con el apoyo civil del líder de Acción Democrática Jorge Yibirín. Ramón J. Velásquez, al relatar los hechos, apunta: “Los insurrectos dominaron momentáneamente el Cuartel y tomaron bajo su control la Policía Municipal y la sede de la seguridad nacional. El Jefe de la Guarnición, Coronel Roberto Casanova, recapturó el Cuartel y logró el respaldo de la oficialidad. En el episodio perdió la vida el Capitán Juan Bautista Rojas” (4). Seis días después, el valiente dirigente popular Cástor Nieves Ríos cae prisionero y es asesinado en los sótanos de la seguridad nacional.

En el mes de julio de 1952, Leonardo Ruiz Pineda escribió el prólogo del libro “Venezuela bajo el Signo del Terror”, mejor conocido como el “Libro Negro” de la dictadura, que comenzó a circular clandestinamente el 4 de octubre de ese año. Cuenta José Vicente Abreu que Leonardo, al tener en sus manos el libro, una verdadera hazaña editorial, exclamó: “¡Qué no podemos hacer ahora!”. Días después, el 21, cayó abatido por sus asesinos en la calle principal de San Agustín del Sur, en Caracas.

El mismo día del crimen, 21 de octubre de 1952, el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) de Acción Democrática, ya dirigido por Alberto Carnevali como nuevo Secretario General, emitió un comunicado, del cual reproduzco fragmentos: “…Con singular abnegación y riesgo diario de su vida, el compañero Ruiz Pineda ha ganado honrosamente la enhiesta cumbre de los héroes. Y como héroe nacional, su nombre ha pasado a tutelar a la ya interminable fila de vidas humanas que el pueblo ha ofrendado en la batalla por su liberación. El fulgurante ejemplo de su vida heroica nos señala un solo camino: combatir hasta triunfar…Todos los días, ahora mismo, hoy, mañana y cada vez que sea necesario, saldremos al encuentro de la barbarie envalentonada por el exclusivo respaldo de las armas, hasta verla derribada, hecha pedazos por las poderosas manos del pueblo…Por tí, Leonardo Ruiz Pineda, tu austero nombre de ejemplar ciudadano; por tí, Alfredo, tu preclaro nombre de combatiente clandestino, juramos serena y resueltamente que no desmayaremos en ningún momento hasta lograr el ideal revolucionario de la liberación de nuestro pueblo, por el cual rendiste tu vida en forma tan noble y gloriosa” (5).

La muerte de Leonardo lo convirtió en mártir. La prensa de América, Parlamentos, Instituciones políticas, sindicales, culturales, estudiantiles y escritores condenan el crimen. A los cuatro días de su sacrificio, en un acto realizado en México, Rómulo Gallegos dijo: “…Invito a mis compañeros a total presencia de ánimo, en alturas de serenidad responsable ante el destino de nuestro pueblo, a fin de que, sin que el agrio rencor nos tuerza la buena sustancia del dolor venezolano que aquí nos reúne, sea honrada siempre entre nosotros la memoria de nuestro compañero, mártir del ideal democrático. El de la fina valentía y gozosa audacia: Leonardo Ruiz Pineda. Vivo y perenne entre nosotros” (6).

Y Andrés Eloy Blanco, en tono elegíaco, expresó: “Los hijos de los que dispararon contra él lo nombran con respeto. Y ahora, lo más triste al parecer, para el verdugo de Leonardo, es pensar en el momento –que ha de llegar un día- en el que un hijo suyo, con rubor o sin él, bajando o alzando la cabeza descubierta, pronuncie con amor venezolano el nombre de Leonardo asesinado. Así está nuestro mártir, en una calle de San Agustín, en su sangre metida la frente luminosa. Los esbirros le miran, los verdugos le guardan y entre ellos tendido, Leonardo, puro, como el sueño de un niño en un prostíbulo”. Y, evocando su poema a Armando Zuloaga Blanco, repite su pregunta sin respuesta: “Coronel que lo asesinaste, ¿cómo harás para asesinarlo en el corazón de tu hijo?” (7). Desde San José de Costa Rica, Rómulo Betancourt envió un mensaje de adhesión al acto efectuado en México: “El cobarde asesinato de Leonardo Ruiz Pineda es una demostración de salvajismo de la dictadura militar de Venezuela…Los exilados de Acción Democrática compartimos el dolor de nuestros hermanos de la resistencia en el interior de Venezuela y rendimos el homenaje emocionado de nuestra devoción a la memoria inmortal de Ruiz Pineda…Seguiremos peleando con acrecida decisión, enfrentando todos los avatares, hasta el momento de ver a nuestra tierra libre de un régimen que es vergüenza y escarnio continental” (8).

Anuncio. Desplácese para continuar leyendo.

En el próximo collage, nos referiremos al fraude electoral realizado por la dictadura días después, el 30 de noviembre de 1952.

1-Homenaje. Leonardo Ruiz Pineda. Héroe y Mártir de la Resistencia Civil Venezolana. Editores e Impresores Beatriz de Silva. México D.F. 1953. Páginas 17-19.
2-Obra citada. Página 41.
3-Rómulo Betancourt. “Venezuela, política y petróleo”. Fondo de Cultura Económica. 1956. Página 552.
4-Ramón J. Velásquez. “Aspectos de la Evolución Política de Venezuela en el Último Medio Siglo”. Venezuela Moderna 1926-1976. Fundación Eugenio Mendoza. Caracas, 1976. Página 123.
5-Homenaje. Leonardo Ruiz Pineda. Obra citada. Página 16.
6-Homenaje. Leonardo Ruiz Pineda. Obra citada. Página 34.
7-Homenaje. Leonardo Ruiz Pineda. Obra citada. Página 60.
8- Homenaje. Leonardo Ruiz Pineda. Obra citada. Páginas 51-52.





Artículos relacionados

La Lupa

Con motivo de la II Cumbre de Soberanos, Jefes de Estado y de Gobierno de la OPEP, reunida en Caracas los días 27 y...

La Lupa

“Rómulo Resiste es una épica nunca antes contada, la de la génesis del sistema democrático sustentado en el acuerdo unitario y en el compromiso...

La Lupa

"En las sociedades democráticas las Fuerzas Armadas deben estar subordinadas al control civil. Al igual que a la sociedad civil no le corresponde la...

La Lupa

La fotografía de un soldado herido buscando protección en el sacerdote Luis María Padilla le dio la vuelta al mundo y ganó el Premio...