article-thumb
   

Colombianos marchan contra cierre de la frontera con Venezuela

Admin

 

EFE.- Centenares de personas se sumaron, este domingo, a una marcha por la dignidad y el respeto a los ciudadanos de Colombia, en respuesta a la decisión del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, de cerrar el principal paso fronterizo entre ambos países y a la deportación masiva de colombianos.

Vestidos de blanco y con las camisetas  amarillas de la selección colombiana de fútbol, los manifestantes, que llevaban banderas de Colombia, globos y pancartas, partieron desde el Templo Histórico de Villa del Rosario, al lado de Cúcuta, capital del departamento de Norte de Santander, ambas ciudades colindantes con las localidades  venezolanas de San Antonio y Ureña, en el estado de Táchira.
La multitud, encabezada por el gobernador de Norte de Santander, Édgar Díaz, inició la caminata detrás de una pancarta que dice “Por la dignidad y el respeto a los colombianos”.

Entre los manifestantes hay también venezolanos, como una mujer mayor que lleva una camiseta con la frase: “Soy Venezuela, soy Colombia”.

El presidente Maduro ordenó el pasado 19 de agosto el cierre de los puentes que comunican a Norte de Santander con Táchira, que constituyen el principal punto de unión de los 2.219 kilómetros de frontera de Colombia y Venezuela, como parte de una estrategia para combatir el contrabando y a supuestos paramilitares.

Además del cierre fronterizo, decisión que fue acompañada de un estado de excepción que ya abarca a varios municipios del Táchira, Venezuela deportó al menos a 1.355 colombianos que vivían en ese país y unos 15.000 más salieron por trochas y con sus enseres a cuestas por el temor a correr la misma suerte.

La llegada masiva de colombianos y de algunos venezolanos que integran familias mixtas obligó a las autoridades colombianas a acondicionar albergues en Cúcuta y Villa del Rosario, e iniciar un plan de ayudas económicas, laborales y sociales para los afectados y de retorno a sus lugares de origen.

El Gobierno colombiano ha calificado esta situación como una “crisis humanitaria” y le ha pedido al primer mandatario venezolano, que se respeten los derechos de sus ciudadanos en el vecino país.

Además solicitó la mediación de la comunidad internacional para detener las deportaciones y que se reabra la frontera, al tiempo que aboga por un diálogo directo con Caracas.

Comentarios

comentarios