Comerciante de Catia: "La policía no molesta porque sabe que tenemos que trabajar para comer" | El Cooperante
Conéctate con nosotros

Hola, ¿qué estás buscando?

Destacados

Comerciante de Catia: «La policía no molesta porque sabe que tenemos que trabajar para comer»

En Catia, los comerciantes formales e informales buscan la manera de evadir la cuarentena para mantener sus ingresos, y aunque la policía «molestaba» al inicio, dicen los vendedores, ya no les queda más remedio que permitir el comercio en el sector.

Anaisa Rodríguez/El Cooperante

Caracas / Foto Portada: Anaisa Rodríguez.- Comerciantes de Catia trabajan a media máquina para no perderlo todo por la cuarentena decretada por la COVID-19. Abastos, fruterías, carnicerías, bodegones, quincallerías, buhoneros y bachaqueros continúan operativos, pese a las restricciones y al patrullaje policial y militar.

Lea también: La cuarentena en Caracas se le desarma al Gobierno

Entre el sudor, gritos de vendedores, olores encontrados de verduras, carne y sardinas, transcurre el sábado en uno de los mercados más populares de Caracas. Cientos de asistentes desacatan la “sana distancia” que se supone debe haber para evitar el contagio de COVID-19, mientras la Administración de Maduro ha indicado que van más de 1 121 casos confirmados del letal virus en el país.

Hace 2 meses, el 24 de marzo,  el mercado de Catia amaneció totalmente cerrado y militarizado, debido a la “radicalización de la cuarentena” y la “restricción de la movilidad”.

Pero la realidad ha cambiado. Desde muy temprano, cientos de comerciantes salen al boulevard de Plaza Catia, Plaza Sucre y Pérez Bonalde para ofertar de todo: ropa, refrescos, chucherías, pescado, carne, pollo, verduras, frutas, harina, arroz, aceite, mantequilla y jabón, por citar algunos.

A un lado quedo la regulación de “solo farmacias” y “negocios que vendan artículos de primera necesidad”. El horario quedó establecido de 7: 00 a.m. a 11:00 a.m.

Rosa Rodríguez, encargada de un abasto en Pérez Bonalde, conversó con El Cooperante y explicó que al principio de la cuarentena todo fue muy estricto, pero los cuerpos de seguridad han tenido que relajar las medidas porque la gente “no puede morirse de hambre”.

“Ahorita son las 11 y pico y todavía no han empezado a molestar porque ellos saben que tenemos que vender y aún queda gente en el mercado. Además, todo se ha vuelto más tedioso, viene mucha gente buscando ofertas porque hay mercados que están cerrados. Antes atormentaban bastante, pero como que no les queda más remedio que hacerse los locos”, aseguró.

Aunque aclaró que ningún efectivo policial ha cobrado «vacuna» para permitir el funcionamiento del local, dijo no estar muy segura del procedimiento usado para con los vendedores informales.

“La ley es que abran los negocios, a nosotros nadie nos ha venido a cobrar, pero sí están pendiente de que todo esté en orden, que no haya mucha gente dentro del abasto, por eso tenemos la santa maría a medio abrir. Nos morimos de calor y no llega mucho la señal de ningún teléfono, pero hacemos lo que se puede. No te sé decir si a los buhoneros o a los demás les cobran, porque hace unas semanas no los permitían, pero sabes cómo es todo”, añadió.

Anuncio. Desplácese para continuar leyendo.
Catia 23 de mayo de 2020. Foto: Anaisa Rodríguez

“Ya ahorita me tengo que ir porque viene la policía”

El señor Gonzalo vende helados de vasito. Los carga en una cava con un mensaje: «Helados baratos y sabrosos en 20”.

De tez blanca, cabello lleno de canas y arrugas que le recorren la cara y las manos, contó que desde las 7:30 a.m. estaba sentado en un banquito esperando vender los 20 helados que hace él mismo en su casa.

“Hija, ya me voy, porque son más de las 11:00. Cómprame uno. Si no tienes lo veinte te lo dejó en diez. Ya me tengo que ir y mañana no abre el mercado”, le dice a una potencial compradora.

En la calle donde estaba sentado el señor Gonzalo, todos los negocios permanecían cerrados: solo quedaban buhoneros y en la esquina siguiente se encontraba una “perrera” de la Alcaldía de Caracas con al menos 20 personas que habían sido detenidas por no usar tapabocas o no tener cédula.

“Vendemos en el mercado pero no dejan abrir la tienda”

En la cuadra siguiente, justo frente al mercado que fue inaugurado en 1951, se encontraba un grupo de seis migrantes peruanos vendiendo shorts deportivos en 2 dólares. Todos tenían camisas, monos de algodón y franelillas en ganchos de ropa, productos no esenciales según el Estado de Alarma cuya vigencia se extendió hasta el 13 de junio.

“Hola, cuestan 2 dólares o al cambio en 400”,  dijo, mecánicamente, una joven al indicar el precio de un short gris con estampado Nike en color azul.

Tímidamente, explicó que ahora vende en la calle porque la tienda que sus papás alquilan dentro del mercado está cerrado desde el principio de la cuarentena.

“Por lo menos podemos estar acá, pero a veces tenemos que irnos porque vienen los tombos. No tenemos mucha libertad de vender. Aceptamos dólares, efectivo, euros y pago móvil”, dijo rápidamente.

El resto de los vendedores permanecían callados, con los pies sobre la pared.

Catia 23 de mayo de 2020. Foto: Anaisa Rodríguez

Regreso a casa

Aproximadamente a la 1:00 p.m. las calles se fueron quedando vacías y cientos regresaban a sus casas con lo poco o mucho para lo que les alcanzó el presupuesto.

Vendedores ambulantes remataban los productos para no tener mayores pérdidas, mientras un camión reproducía las medidas que deben tomar los ciudadanos para evitar contagio por COVID-19.

Anuncio. Desplácese para continuar leyendo.

«Mantenga la distancia de un metro, recuerda no salir de casa sino es necesario. Quédate en casa, usa mascarillas y tapabocas. Personas de tercera edad y niños deben permanecer en sus hogares…», decía la grabación que se repetía una y otra vez.

Maduro relajará la cuarentena

Nicolás Maduro dijo durante la noche de este martes, que ya tiene preparado un plan de flexibilización de la cuarentena para el sector económico y empresarial. Informó que dicho programa será aplicado a partir del lunes primero de junio.

«Estoy consciente de que es necesaria la flexibilización de la vida social y económica, pero de manera organizada. Ya tenemos el plan para una flexibilización organizada y disciplinada de sectores económicos importantes, comerciales, de la microeconomía. Pero, hace falta un conjunto de condiciones que está semana las vamos a crear», dijo.

Tras el último balance oficial, Venezuela registra 1 211 infectados por coronavirus, con diez fallecidos.

Catia 23 de mayo de 2020. Foto: Anaisa Rodríguez

Artículos relacionados

Nacionales

El mandatario aseguró que la pandemia por la COVID-19 no será impedimento para ir a votar

Vitrina

La revista TV Notas aseguró que "se cachetearon, se jalaron los cabellos y hubo una que otra patada", y tras la acusación, el hermano...

Nacionales

La cifra de contagios se elevó a 7693, con 2100 recuperados

Nacionales

Caracas/ Foto: @PresidencialVE. Nicolás Maduro anunció este martes en un acto de ascensos militares la ratificación de Vladimir Padrino López como ministro de Defensa...