article-thumb
   

¿Cómo afecta al ciudadano el aumento de la tasa para operaciones Repos que decretó el BCV?

Danny Leguízamo | 1 febrero, 2019

Caracas.- Dentro del marco del denominado “plan de recuperación económica”, el Banco Central de Venezuela decidió incrementar las tasas para Operaciones de Descuento, Redescuento, Reporto y Anticipos (Repos) a 41 puntos porcentuales, según informó el instituto emisor este jueves en su portal oficial. Pero: ¿Cuál es el trasfondo de la medida? ¿Cómo afecta al ciudadano común las medidas que ha adoptado el Gobierno con las operaciones Repos y el encaje legal? Los primeros afectados serán los usuarios de las tarjetas de crédito y las empresas que utilizan los préstamos como forma de financiamiento para adquirir activos o pagar la nómina.

Le puede interesar: La nueva medida del Gobierno para asfixiar al sistema bancario nacional

Las Operaciones de Descuento, Redescuento, Reporto y Anticipos son son operaciones de compra y venta de títulos valores con el acuerdo de recompararlos o revenderlos en un futuro. En estas operaciones se da una transferencia temporal de la propiedad de los títulos objeto de venta. Es decir, hay un intercambio temporal de dinero (cash) por un título.

Los Repos son un instrumento de política monetaria que utilizan los bancos centrales a menudo con el objeto ulterior de incrementar o disminuir la liquidez bancaria. A medida que la tasa de los Repos es mayor, por razones de teoría, se contrae la liquidez. A la inversa, cuando la tasa es menor, existirá un incremento de la liquidez. Con una tasa mayor, menores serán los incentivos para demandar los títulos. Con una tasa menor, mayor será el incentivo para la demanda.

El Banco Central de Venezuela (BCV) anunció en su página web que decidió “ubicar en 41% la tasa de interés aplicada a las operaciones de descuento, redescuento, reporto y anticipo. Esta medida entrará en vigencia a partir del 01 de febrero de 2019. La decisión sobre la referida tasa, se encuentra en el marco del conjunto amplio de acciones para acompañar al Ejecutivo Nacional, para seguir avanzado en generar condiciones para la estabilidad macroeconómica”.


Una peligrosa jugada del BCV y el Gobierno

El Gobierno se ha embarcado en una agresiva política para restringir la disponibilidad de liquidez en el mercado. Venezuela atraviesa una hiperinflación que en 2018 cerró con 1,7 millones por ciento, según cálculos de la Asamblea Nacional, y cerrará 2019 con una cifra que oscila entre 10 y 20 millones por ciento, según el Fondo Monetario Internacional (FMI) y firmas independientes.

Por otra parte, la política cambiaria del Gobierno ha girado, desde el año 2003, en torno a severos controles que han terminado en siderales focos de corrupción y la aparición del dólar negro, cuya tasa, hasta hace poco, rebasaba con creces a la oficial que se calcula a través del Dicom.

Nicolás Maduro ha prometido derrotar el dólar paralelo. Entre otros factores, funcionarios de su régimen atribuyen el crecimiento de la tasa paralela al hecho de que los empresarios utilizan los créditos ofrecidos por la banca para demandar divisas, toda vez que la tasa de interés activa apenas alcanza 29%, siendo altamente rentable endeudarse en bolívares para comprar dólares, en un contexto hiperinflacionario.

Con base en lo anterior, el Gobierno emprendió una serie de ajustes en el encaje legal tanto ordinario como marginal en un 57% y 100%, respectivamente. Esto significa que la banca tendrá que congelar el 100% de los incrementos adicionales en sus captaciones. En otros términos: no habrá expansión del cŕedito. El Gobierno pretende una política monetaria altamente contractiva.

Al respecto, el economista y diputado a la Asamblea Nacional, José Guerra, escribió este viernes en su cuenta Twitter que “el encaje de 57% más el marginal de 100% restringen peligrosamente la liquidez”.

También puede leer: La estrategia de Maduro para implantar de manera definitiva el comunismo en Venezuela

Con la liquidez restringida a niveles máximos, la banca pierde su razón de ser, pues su objeto principal es el de la intermediación a través de los créditos. Usuarios de tarjetas de cŕedito serán los primeros afectados por el conjunto de medidas, pues los bancos no podrán aumentar los límites de las mismas. También los empresarios verán anulada su capacidad para adquirir créditos, ya que con el constante incremento del salario mínimo y la situación macroeconómica en general, recurren a los cŕeditos como forma de financiamiento para la adquisición de activos y pago de nómina.

Comentarios

comentarios