article-thumb
   

Cómo desmontar la última receta de Nicolás Maduro en una sola frase

Danny Leguízamo | 10 septiembre, 2019

Caracas.- Nicolás Maduro intentó una política monetaria severamente contractiva en 2019 para intentar abatir la hiperinflación y contener el crecimiento del dólar paralelo. La receta utilizada tenía tres ingredientes clave: el incremento del encaje legal y el encaje legal sobre reservas marginales; la despenalización en la compra y venta de divisas fuera del mercado oficial, y un salario mínimo casi invisible para detener la expansión monetaria. La receta funcionó por algunos meses. Pero la sangre ya regresó al río. Lo dijo Jesús Casique en una entrevista para El Cooperante: en una sola frase, el economista despachó la receta de Maduro. “Puede establecer una medida draconiana de encaje legal una vez, pero no dos veces”. 

Le puede interesar: Segundo round de Bachelet deja a Maduro como el tirano más incompetente del siglo XXI

La sangre regresó al río. Los datos de los últimos dos meses de la variación de precios de la economía suministrados por la Comisión Permanente de Finanzas de la Asamblea Nacional, dan cuenta de un retorno en la senda alcista de la hiperinflación. Se ha detenido la desaceleración de los primeros meses del año, provocada por la combinación del incremento del encaje legal (57%) y el encaje legal sobre reservas marginales (100%), la despenalización en la compra y venta de divisas, y la reducción del salario mínimo a niveles invisibles. Tan invisible resultó el salario mínimo, que un cartón de huevos ya supera los 80 000 bolívares.





La receta de Maduro trajo consecuencias inmediatas:

1) Hubo una crisis de liquidez en el sector bancario que terminó empujando la tasa overnight promedio por encima de los 128 puntos al cierre de agosto. Una crisis que no ha terminado.

2) Se anuló la función primordial de la banca, que no es otra que la intermediación financiera.





3) El crédito, en consecuencia, quedó reducido a la nada.

4) Sin créditos no hubo consumo en una economía ya de por sí altamente deprimida. Y el precio del dólar se mantuvo relativamente estable.

5)  Y también se desaceleró la hiperinflación durante varios meses, tal como reflejan los números de la Asamblea Nacional. Se desaceleró a costa del castigo al consumo y de más desempleo.

Pero el efecto de las medidas ha concluido. El dólar se ha corregido tras el pago a proveedores por parte del Gobierno, y es cuestión de días para que retome su senda alcista tras un retroceso producto del agotamiento de la disponibilidad de bolívares.

La receta de Maduro fue despachada por el economista Jesús Casique en una conversación telefónica con El Cooperante en una sola frase, sin ambages:

Maduro puede establecer una medida draconiana de encaje legal una vez, pero no dos veces. 

Comentarios

comentarios