article-thumb
   

Cómo el apoyo de Cuba al régimen chavista desencadena la disidencia militar en Venezuela

El Cooperante | 23 agosto, 2019

Caracas.- Luego de la derrota del fallecido Hugo Chávez en 2007 cuando la mayoría de los venezolanos rechazaron la reelección indefinida en el país, el líder de izquierda acudió a Fidel Castro, su mentor y confidente y quien lo guiaba años antes de ser presidente. Ex asesores del Gobierno castrista relataron a Reuters para un reporte especial cómo en ese momento Casto estaba ansioso por ayudar a Chávez a mantenerse en el poder.

Le puede interesar: Tarek Wiliam Saab anuncia extradición del asesino de Orlando Figuera

¿El único consejo a Castro para ese momento?: garantizar el control absoluto de los militares. Aunque el ejército de Venezuela tenía un historial de levantamientos que a veces condujeron a golpes de Estado como el que Chávez organizó en 1992; si mantenía “los pasos correctos”, podría aguantar tanto tiempo como Castro, dijeron los asesores.





Loa datos a los que accede la agencia de noticias indican que en cuestión de meses, Fidel y Chávez elaboraron dos acuerdos que dieron a Cuba un vasto acceso al sector militar de Venezuela y amplia libertad para espiarlo y reformarlo.

Los acuerdos, firmados en mayo de 2008, permitieron a las fuerzas armadas de Cuba entrenar a soldados en Venezuela, revisar y reestructurar partes del ejército venezolano, entrenar agentes de inteligencia venezolanos en La Habana. La de más peso: cambiar la misión del servicio de inteligencia de espiar a rivales extranjeros a la de vigilar a los propios soldados, oficiales e incluso comandantes de alto rango.

Once años después de su firma, los acuerdos militares han demostrado ser cruciales para la supervivencia de Maduro como presidente, según expertos en seguridad  y políticos de oposición.





Señalamientos basados en decenas de entrevistas con militares retirados cubanos y personas familiarizadas con la relación entre Caracas y La Habana han hecho público qué tan funcional ha sido la ayuda de Castro al régimen en Venezuela.

La Dgcim de uniforme negro

Una vez que Cuba comenzó a capacitar a su personal, los agentes fueron introducidos en la Dgcim, a menudo vestidos con uniforme negro, dentro de las barracas. Allí, compilarían informes sobre los uniformados percibidos como alborotadores e informarían sobre cualquier señal de deslealtad.

Bajo la asesoría de militares cubanos, Venezuela reformuló la unidad de inteligencia en un servicio que espía a sus propias fuerzas armadas, infundiendo miedo y aplastando a la disidencia.

Hoy este cuerpo es conocido por sus tácticas represivas, acusado por militares, diputados y organizaciones que defienden los derechos humanos y muchos gobiernos del mundo, incluyendo Estados Unidos, nación que emitió sanciones contra este cuerpo, luego del deceso del capitán Rafael Acosta Arévalo, quien murió bajo custodia de funcionarios de la Dgcim con fuertes signos de tortura.

Con la ayuda y el entrenamiento de Cuba, el ejército ha apoyado a Maduro y lo ha ayudado a navegar la crisis económica, el hambre y el crimen generalizado, así como la migración en los últimos años de más de 4 millones de personas, cerca de 10% de la población de Venezuela.

 

 

Comentarios

comentarios